lunes, 21 agosto 2017 | 
LA VOZ LIBRE

BÉISBOL-GRANDES LIGAS

Los Filis vuelven al Yankee Stadium como campeones defensores

Efe
martes, 03 de noviembre de 2009, 11:38

Filadelfia (EEUU).- Los Yanquis de Nueva York están a un triunfo de conseguir el título de la Serie Mundial, pero serán los Filis de Filadelfia los que después de ganar en el quinto partido por 8-6 vuelvan al Yankee Stadium como campeones defensores.

Quitarles la corona no será misión fácil para los Yanquis que ya vieron como en su propio campo perdieron el primer partido de la Serie Mundial y la manera como perdieron en el quinto es motivo de reflexión.

"Seguimos vivos y con muchas ganas de pelear hasta el final", declaró el abridor Cole Hamels. "Esta victoria nos da gran motivación. Mientras sigamos jugando con agresividad, este equipo tiene la calidad para lograrlo y además nadie, ni jugadores, ni fanáticos de los Filis se dan por vencidos".

Los comentarios de Hamels llegaron en el momento más oportuno para su imagen ante los fanáticos que lo acusaron de querer que los Filis perdiesen la Serie Mundial después que su trabajo en el montículo no fue bueno durante el tercer periodo y cayeron derrotados por 8-5.

"Hay veces que digo cosas que no son las mejores, pero todos dentro del equipo saben cuales son mis verdaderos pensamientos para estar siempre listo a luchar y jamás darme por vencido", señaló Hamels, la gran decepción esta temporada para los Filis, incluido en lo que va de la fase final.

Sin embargo, cuando la serie se reanude el miércoles, los Filis tendrán puestas sus esperanzas en el brazo derecho del dominicano Pedro Martínez para poder empatar la serie y entonces ir al decisivo séptimo partido.

Todos dentro del equipo confían en la clase, experiencia y convencimiento de hacer bien las cosas que mostró Martínez en el segundo partido, aunque lo perdió.

"Hice una gran labor, la diferencia fue que Burnett estuvo un poco mejor y recibió el bateo oportuno de su equipo", comentó Martínez, de 37 años al concluir el segundo partido. "No fue culpa de nadie la derrota, ellos lo hicieron mejor".

Los compañeros de Martínez están convencidos que es la situación ideal, que le gusta al veterano lanzador dominicano, cuando hay que controlar la presión y saber hacer bien las cosas.

El compañero que estará más cerca de Martínez será el receptor panameño Carlos Ruiz, quien dijo que está listo para hacer su trabajo y seguro que el derecho dominicano se crecerá.

"Se puede esperar lo mejor de él", declaró Ruiz al concluir el quinto partido. "Ha estado en esa situación anteriormente. Son los juegos que le gustan".

Martínez fue el abridor del segundo juego. Aunque cargó con la derrota, lo hizo a un gran nivel al permitir tres carreras y seis hits en seis entradas de trabajo, incluyendo ocho ponches. Fue víctima de un par de jonrones solitarios.

Su compromiso es tan grande con los Filis, que Martínez no quiso hacer comentarios al concluir el quinto partido y una vez más dejó que sean sus lanzamientos los que establezcan todas las ganas que posee para darle la victoria al equipo.

Martínez no es el lanzador de la recta de humo que destrozaba a los bateadores cuando ganó tres premios de Cy Young, pero su repertorio y el control que posee es único y ganador.

"Pedro está preparado", subrayó el manejador de los Filis, Charlie Manuel. "¿Qué se puede esperar de él? Diría que algo similar a lo de la noche pasada. Creo que es capaz de seis y siete episodios, quizás más. Todo dependerá de cuántos lanzamientos haga temprano en el juego".

Los Filis son conscientes que tienen un gran desafío que superar, ganar por segunda vez consecutiva a los Yanquis y en su campo, algo que no ha sido lo normal para el equipo de los Bombarderos del Bronx.

Los Yanquis solamente han perdido en una ocasión dos juegos seguidos en casa, y eso ocurrió el pasado junio.

Además tampoco las estadísticas los ayudan, sólo seis de los 43 equipos que se vieron 3-1 abajo en la serie lograron darle la vuelta para consagrarse campeones.

El último que lo consiguió fueron nada menos que los Reales de Kansas City cuando ganaron los Cardenales de San Luis, en las Serie Mundiales de 1985.

Los elementos objetivos están a su favor, llegan con la inercia del triunfo de su lado, los abridores que van a utilizar los Yanquis en el caso que se diese el séptimo partido no han descansado más de tres días, algo muy duro para un lanzador si quiere hacer bien las cosas.

Los zurdos Andy Pettitte y C.C.Sabathia cargaran con esa responsabilidad, y ni ellos mismos saben como pueden reaccionar en el montículo.

La experiencia de lo sucedido con A.J.Burnett le va a quitar al manejador de los Yanquis, Joe Girardi, algunas horas de sueño.

Mientras que el bateo de los Filis ha despertado en el momento oportuno y llegan listos para "encender" el nuevo Yankee Stadium, con Chase Utley y Raúl Ibáñez encargados de prender la mecha de los batazos de largometraje, como los tres que le pegaron a Burnett para hacerle la noche más larga de su carrera profesional.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook