Saturday, 18 November 2017 | 
LA VOZ LIBRE

RELIGIÓN-ESPAÑA

La Iglesia rechazó el nazismo para evitar el protestantismo, según un académico

Efe
Friday, 13 de November de 2009, 20:29

Santiago de Compostela.- La Iglesia católica en España se opuso abiertamente al nazismo, en parte por temor a que pudiera aumentar la "influencia del protestantismo", indicó hoy uno de los participantes en una reunión de expertos sobre la postura adoptada por las diversas religiones durante la Guerra Civil.

Investigadores del Reino Unido, Irlanda, Bélgica, Suiza, Francia y España participan en el "III Coloquio internacional Compostela: religiones y Guerra Civil española en Europa", organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que se celebra hoy y mañana en la capital gallega.

En una entrevista con Efe, el historiador José Andrés Gallego señaló que la jerarquía eclesiástica española "se opuso claramente al nazismo por el temor a la influencia protestante o del paganismo" que sospechaba que se albergaba detrás de esa ideología, inducido además por el "totalitarismo" dominante del régimen dictatorial de Francisco Franco, que "controlaba todos los aspectos de la vida".

Andrés Gallego, profesor del CSIC en el Instituto de Historia de Madrid y que ha llevado a cabo un riguroso estudio sobre "todos los casos de los obispos españoles" ante el nazismo y el antisemitismo, subrayó que "todos ellos, sin excepción, son contrarios, no hay ninguno favorable al nazismo".

Precisó que pese a que en principio el nazismo no tenía nada que ver con el protestantismo, la jerarquía católica desconfiaba en España de que tras de sí pudiera penetrar el protestantismo, y además veía una forma de paganismo en su "exaltación del cuerpo".

El experto del CSIC comentó que cuando en 1937 el entonces cardenal Eugenio Pacelli, que posteriormente se convertiría en el Papa Pío XII, preguntó a la cúpula eclesiástica española si la encíclica contra el nazismo había sido suficientemente difundida, el cardenal Isidro Gomá respondió que la había traducido y distribuido.

Añadió que entre los obispos sólo hubo uno, el de León, que en 1939 mostró una clara actitud antisemita, pero apuntó que el caso contrario es el del obispo de Calahorra, Fidel García, que en 1941, "en el momento en que parecía que Hitler ganaba la guerra, escribió una texto de obligada lectura los domingos en todas las diócesis".

En el documento, el obispo indicaba "dos males" que afectaban en ese momento a la sociedad: "El imperialismo de la materia, es decir el comunismo, y el imperialismo de la raza" aria, en alusión al hitlerismo, dijo el historiador.

Precisó que este obispo se preocupó personalmente de ayudar a los judíos que llegaban a España huyendo de la persecución, aunque fue posteriormente acusado de haber tenido relaciones con una menor, de lo que no se defendió por considerarlo una "calumnia", por lo que se retiró a obras de ayuda social con los jesuitas, y afirmó que la historia ha probado que efectivamente fue un "montaje" contra él.

"Entre los católicos españoles está claro que había antisemitismo", dijo el historiador, quien destacó, sin embargo, que en ese momento "apenas había judíos" en España.

Otro de los participantes en el coloquio, el investigador Tom Buchanan de la Universidad de Oxford, indicó a Efe que los católicos británicos "mostraron un mayoritario apoyo a Franco", mientras que los anglicanos se mostraron a favor de los republicanos.

Sin embargo, señaló que hubo contradicciones entre un sector de los católicos británicos, especialmente los vinculados al partido laborista, ya que ideológicamente esa formación respaldaba el bando republicano, lo que suscitó una "crisis de conciencia" entre ellos.

Por su parte, el profesor Sébastien Farré de la Universidad de Ginebra afirmó a Efe que debido a que Suiza adoptó una actitud de "neutralidad", las diferentes confesiones se vieron obligadas a mantener su reserva.

"Suiza defendió la neutralidad y las iglesias se vieron atrapadas en ese marco", de manera que, si bien "querían apoyar abiertamente uno u otro lado", no podían ejercer su solidaridad debido a la postura del Gobierno federal.

Farré apuntó que mientras los católicos suizos mantenían una postura en favor de Franco, los calvinistas y demás protestantes abogaban por el bando republicano, aunque ninguno lo expresó de manera abierta, debido a las restricciones impuestas.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook