Monday, 16 October 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Un 1 de mayo contagiado por la 'gripe del paro y de la crisis'

Los sindicatos amenazan con una huelga general

LVL/Agencias
Friday, 01 de May de 2009, 19:38

Madrid.- Miles de personas, unas 65.000 según los convocantes y 6.000 según la Policía Nacional, recorrieron hoy las calles de Madrid convocados por CC.OO. y UGT para exigir soluciones contra la crisis, defender el empleo y reclamar más protección social ante el alza del paro.

En un ambiente soleado y con más afluencia de gente que en otros 1º de mayo, la manifestación, con los secretarios generales de CC.OO. y UGT a la cabeza, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, arrancó desde la Plaza de Cibeles hacia las 12.30 horas y concluyó en la desembocadura de la calle Alcalá con la Puerta del Sol unos 50 minutos más tarde.

Durante los discursos que pronunciaron tras la manifestación, salpicados por constantes llamamientos a la huelga general por parte de algunos manifestantes, Toxo y Méndez pidieron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que aproveche el Debate sobre el Estado de la Nación para ponerse al lado de los trabajadores, expresar su rechazo a las demandas empresariales e impulsar el diálogo social para buscar soluciones a la crisis.

Los dirigentes sindicales se mostraron muy críticos con la actitud de la CEOE, a la que acusaron de haberse comportado con "deslealtad y oportunismo" al obviar el diálogo social y recurrir a los Grupos Parlamentarios para que incluyan sus propuestas anticrisis en el proyecto de ley de medidas urgentes contra el paro.

En este sentido, Toxo advirtió de que, por este camino, "al único lugar al que se llega es al conflicto, a la movilización, a la huelga y a la crispación de la sociedad española". Su homólogo de UGT criticó además que la patronal quiera "sacar tajada" de la crisis más grave que ha conocido la humanidad desde la de 1929, abanderando propuestas que sólo traerían más precariedad laboral, "impondrían el despido a la americana y condenarían a la juventud a una ausencia total de futuro".

LLAMAMIENTOS A LA HUELGA

Durante la marcha, que se desarrolló bajo el lema 'Frente a la crisis: empleo, inversión pública y protección social', globos y pancartas con los tradicionales colores rojo y blanco de las organizaciones sindicales se mezclaron con algunas banderas republicanas al son de tambores, pitos y bastantes gritos a favor de la huelga general.

Pero estos llamientos a la huelga no se produjeron sólo a viva voz. Una hora antes de que arrancara la manifestación ya se podía ver una pancarta de la Federación Alimentaria de CC.OO. Madrid en la que se leía 'Frente a la destrucción de empleo ¡Protección Social!. Frente al abuso empresarial ¡Huelga general!'.

Más tarde, se sumaron a este mensaje miembros del partido comunista y otros colectivos que abanderaban banderas republicanas. Los más 'llamativos', sin embargo, fueron unos manifestantes ocultos tras unas máscaras que ralentizaron por unos momentos la marcha al representar en plena calle una obra de teatro, con la banca, las empresas, el Gobierno y sindicatos como personajes, en la que estos últimos aparecían como unos títeres del Ejecutivo.

La concentración contó con la presencia no sólo de los líderes sindicales, sino también del coordinador general de IU, Cayo Lara; el número uno de las listas socialistas para las próximas elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, o la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín.

EL G-8 SINDICAL TRIUNFA EN PARÍS

Los ocho grandes sindicatos franceses se han unido, por primera vez en la historia, en el llamado 'G-8 sindical para celebrar el Día del Trabajo con una multitudinaria protesta en París contra la política del Gobierno y los empresarios que se aprovechan de la crisis.

Cogidos del brazo, los líderes de las grandes centrales sindicales se situaron a la cabeza de la marcha de la capital francesa, mucho más numerosa que las de años anteriores en esta misma fecha pero menos que las de las dos jornadas de huelga celebradas en marzo y enero pasados.

El recuento de los sindicatos lo confirma ya que, según ellos, la manifestación de París cuenta con unos 160.000 participantes, frente a los 30.000 correspondientes al Primero de Mayo del año pasado, y los 350.000 de la huelga del pasado 19 de marzo.

La Policía cifra, sin embargo, en 65.000 los asistentes a la protesta de hoy en la capital francesa, frente a los 15.000 que calculó el 1 de mayo de 2008 y los 85.000 del 19 de marzo.

La razón de que las protestas de las dos huelgas recientes -19 de marzo y 29 de enero- fueran mucho más numerosas está en que se celebraron en días laborales y no en un puente festivo como el que comienza este viernes.
 

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook