Wednesday, 18 October 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Un espacio para lo frikie

El pavo, Rodolfo y la gallina han dejado huella

Ana Villalta
Sunday, 10 de May de 2009, 23:41

Madrid.- Desde que se creó el Festival de Eurovisión (1956) hasta ahora han pasado muchas cosas que no queremos dejar en el olvido. No ha sido siempre un camino de rosas, también ha estado rodeado de acontecimientos inesperados que han sucedido a lo largo de estos 53 años.

De un experimento televisivo pasó a convertirse en el programa más duradero dentro de la televisión, el cual se ha transmitido de manera ininterrumpida desde su primera edición. Hasta 37 naciones se han presentado a concurso. En total, se han interpretado 900 canciones, en la voz de 800 cantantes.

Cuando Massiel y su ‘Lalala’ conquistaron el festival (1968), la mayoría de los países europeos daban como ganador a Cliff Richards con su canción ‘Congratulations’. A pesar de no haber sido el vencedor, el representante de Gran Bretaña batió record de ventas gracias a esta canción. A propósito de la victoria española, la BBC, que aún no se creía la derrota de Richards, difundió montajes en vídeo, falsos documentos y testimonios para hacer creer que Franco había comprado los votos de Portugal, Alemania e Italia, países de los que obtuvo la máxima puntuación. La Comisión Europea de Radiodifusión realizó una investigación en la que fue descartada la tesis británica.

FIESTAS, ALIANZAS Y RAREZAS

Desde 1970 Grecia y Chipre se han otorgado siempre los 12 puntos, debido a una cuestión de patriotismo. Una de las dos comunidades que habitan en Chipre es helénica, por lo que los chipriotas prefieren apoyar a sus compatriotas griegos.

En 1977, la BBC propuso dar una fiesta en homenaje a los participantes, para recoger imágenes que posteriormente se emitirían en la gala. Sin embargo, esta iniciativa nunca pudo llevarse a cabo, ya que en la primera fiesta los artistas se volcaron a la barra libre y fue imposible captar las imágenes.

Muchas de las canciones presentadas a concurso se han caracterizado por tener nombres que no tienen sentido alguno. Es así como al ‘Lalala’ se suman el ‘Voi-voi’ de Noruega (1960), ‘Sing sang song’ de Alemania (1970), ‘Pump-pump’ de Finlandia (1976), ‘Diri diri’ de Grecia (1974) y más recientemente, el ‘Sanomí’ de Bélgica (2003), que hasta fue interpretada con un lenguaje inventado por el grupo Urban Trad.

Pero sin duda, la edición del año pasado fue una de las más frikies en la historia de este festival, en la cual intervino un pavo que canta, una gallina corista y por supuesto, Rodolfo Chiquilicuatre y su ‘Chiqui-chiqui’. Y fue justo este fenómeno de ‘fenómenos participantes’ lo que llevó a los organizadores a replantearse las reglas de juego, así como la selección de los artistas en cada país.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook