Thursday, 17 August 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Primicia informativa de 'La Voz Libre'

Leo Messi: “Mi hermanita volvió a Argentina porque en la escuela le hablaban catalán y lloraba”

Vive separado de su madre, que se marchó con la niña a Rosario

MANUEL ROMERO
Tuesday, 12 de May de 2009, 07:09

Madrid.- Leo Messi, estrella del FC Barcelona, fue víctima en el pasado de las consecuencias de la política lingüística de la Generalitat de Cataluña. Su madre y su hermana menor abandonaron Barcelona y se marcharon a Argentina porque no pudieron encontrar un colegio en el que se impartieran las clases en español.

La familia de Messi vive separada desde entonces. Celia, madre del delantero del Barça, reside en la ciudad argentina de Rosario cuidando a Marisol, que actualmente cuenta 14 años. Jorge Messi, el padre, vive junto al '10' en la localidad de Castelldefels (Barcelona).

El motivo por el que la madre de Messi y parte de la familia se marcharon de Cataluña se debió a que Marisol, la menor de los cuatro hermanos, fue incapaz de adaptarse a la enseñanza en catalán y por inexistencia de un centro en el que estudiar en español, su lengua materna.

Aunque es el idioma oficial de España, Argentina y otros 19 países, con casi 500 millones de hablantes en el mundo, el castellano está excluido en Cataluña del sistema de enseñanza tanto público como privado. La legislación tampoco permite la fundación por parte de los padres o de empresas privadas de colegios en español, aunque sí existen centros trilingües franceses, ingleses o alemanes, combinados con el catalán y escasamente con la asignatura de Lengua Castellana, en los que están matriculados los hijos de las clases acomodas de Barcelona, incluidas las hijas de José Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña. Éstas acuden al Colegio Alemán, mientras que los hijos de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín lo hacen al Liceo Francés, que cuenta con 2.700 alumnos. Los Messi, en el año 2000, difícilmente llegaban a final de mes, por lo que les resultaba imposible pagar 3.000 euros trimestrales de gastos de enseñanza de la niña, aparte de que ésta sólo hablaba castellano y ninguna de las lenguas extranjeras dominantes en esos centros.

Los siete millones de habitantes de Cataluña hablan español y lo usan de forma habitual. Para más de la mitad de la población es su lengua materna. Sin embargo, la Generalitat de Cataluña no lo considera válido como idioma administrativo o de enseñanza, manteniéndolo excluido de la vida oficial y cultural desde hace más de dos décadas.

HACE 9 AÑOS

Leo Messi, de 21 años, llegó a Barcelona hace 9 con un problema –una enfermedad hormonal que afectaba a su crecimiento- y una ilusión –superar una prueba infantil en el FC Barcelona. Ambos retos tuvieron un feliz desenlace y comenzaron a resolverse la tarde en la que el técnico del Barça, Carles Rexach, decidió contratarlo. El club comenzó a pagar los 1.800 dólares mensuales que costaba la cura y que sus padres no podían afrontar.

Sus padres y sus tres hermanos, Rodrigo, Matías, y Marisol, que entonces tenían 20, 18 y 6 años de edad, respectivamente, se trasladaron a Barcelona. Pero seis meses después, la familia tuvo que dividirse.

“Cuando mi hermanita María Sol iba a la escuela, le hablaban en catalán, lloraba y no le gustaba. Entonces mi vieja decidió volver a Rosario con ella y mis hermanos, Matías y Rodrigo, para que siguiera la escuela allá”. El relato de aquella adversidad se divulgó en medios como 'Clarín', 'Para ti' y la revista de la compañía Aerolíneas Argentinas. Paradójicamente, no en España.

El presidente del Barça, Joan Laporta, acostumbra a arengar a su plantilla enardeciendo el sentimiento hacia lo catalán: “Os exigimos respetar la identidad catalana del club y os pedimos que habléis y escribáis en catalán”.

Leo Messi, sin embargo, no habla catalán. Su timidez y compromiso con el Barça no le ha impedido transmitir a su entorno en Argentina el desagrado que le produce esta presión, que había tenido su precedente el día anterior a la intervención de Joan Laporta.

"QUE MESSI SEA EL EMBAJADOR DEL CATALÁN"

El consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, se había reunido con el responsable del departamento de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, para proponerle que el gremio de hostelería debía completar cursos de catalán. El político socialista se quejó de que los camareros no entendieran cuando se les pedía un plato en catalán. Como nuevo impulso al plan de inmersión lingüística, explicó que las aulas de acogida de las escuelas públicas enseñaban catalán a inmigrantes que "después no pueden aplicarlo en las calles", reconociendo que la sociedad catalana continuaba usando preferentemente el español. Maragall afirmó: “Voy a hablar con el presidente del Barça, Joan Laporta, para que destacados miembros del equipo, como Leo Messi e Iniesta, apoyen el catalán. Leo Messi puede hacer que los argentinos hablen catalán”.

El chico, que tuvo más fácil encontrar en Barcelona la ayuda económica para su enfermedad y el reconocimiento deportivo que un colegio en español para su hermana, era propuesto públicamente y sin previo aviso como promotor del catalán. La propuesta no ha obtenido resultado. Messi sigue expresándose en su lengua materna, el español.

Con la selección argentina sub 20, Messi se convirtió en campeón del mundo en 2005 y con el combinado olímpico se colgó la medalla de oro en Pekín. Con el FC Barcelona fue campeón de Liga y de la Champions en 2006, y le une un contrato hasta 2014 con una cláusula de rescisión de 150 millones de euros. Desde hace 3 años, Leo Messi disfruta de nacionalidad española, que comparte con la argentina.

Hoy la familia Messi sigue dividida. El jugador de fútbol vive en Castelldefels junto a su padre y a su hermano mayor, Rodrigo, que actualmente cuenta 24 años. El hermano mediano, Matías, que ha tenido problemas con la policía por cuatro delitos –robo, lesiones amenazas y posesión ilegal de un revolverse reparte entre España y Argentina. Su madre, Celia, permanece cuidando a su hermana pequeña en Rosario (Santa Fé, Argentina). Residen en el barrio de San Martín, en una vivienda humilde, la misma que habitaban cuando el padre era obrero de la fábrica metalúrgica Acindar y cuya fundación ayudó inicialmente a curar la enfermedad de Messi. El jugador ha adquirido varios inmuebles en Rosario y sus alrededores. Cuando el calendario futbolístico se lo permite, vuela a Rosario y desde allí se traslada a Arroyo Seco, de 20.000 habitantes, donde dispone de un chalé. Con su familia, disfruta lejos del acoso de los aficionados.

ME LO CONTARÁS TRES VECES 

Leo Messi concedió tres entrevistas a lo largo de 2005 y 2006 a reputados periodistas, de medios de prestigio.

• Leo Messi, en la entrevista con Norberto Dupesso, de la revista de Aerolíneas Argentinas (junio 2006).
- ¿Ahora vivís sólo con tu papá en Castelldefels (región de Cataluña) Barcelona?
- Sí, porque cuando mi hermanita María Sol iba a la escuela, le hablaban en catalán, lloraba y no le gustaba. Entonces mi vieja (Celia) decidió volver a Rosario con ella y mis hermanos Matías y Rodrigo, para que siga la escuela allá; tenía seis años, ahora tiene once.

• Leo Messi, al periodista Andrés Burgo, para el suplemento Viva, del diario bonaerense Clarín (mayo 2006).
“Mi mamá, que se nos había unido con el resto de la familia, volvió a Argentina con mi hermano Matías y con mi hermanita Marisol, que no se adaptaba a la escuela ni al catalán”.

• Leo Messi, a los periodistas Agustín Gallardo y María Fernanda Sanguinetti, en la revista argentina 'Para ti' (julio 2005).
- Pero la familia está separada, en Barcelona y Rosario…
- En el año 2000 toda mi familia viajó a Barcelona. Pero seis meses después mi mamá se volvió con mi hermano Matías y con mi hermanita, Marisol, que extrañaba mucho. Ella no se adaptaba ni a la escuela ni al catalán. […]

Noticias relacionadas

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook