Tuesday, 17 October 2017 | 
LA VOZ LIBRE

"Un hombre valiente"

Tuesday, 26 de May de 2009, 08:50

Madrid.- Ya sé que hoy toca escribir sobre el debate del Estado de la Nación, del duelo entre entre Zapatero y Rajoy, o de la tragicomedia de enredo protagonizada por la Audiencia Nacional, la Fiscalía, el Ministerio de Defensa, el de Exteriores a cuenta de unos piratas somalíes detenidos por un barco de nuestra Armada pero al que un juez de la Audiencia Nacional se empeña en liberar, o acaso debería de escribir del caso Gürtel, o de la irrupción de Aznar haciendo declaraciones asegurando sin ningún rubor que él lo haría muy bien si fuera presidente de Gobierno. En fin que hay muchos asuntos de la actualidad política sobre los que debería escribir pero que me parece que empalidecen frente al gesto, o mejor dicho hazaña de un valiente, Juan Pablo Urtizberea.

Juan Pablo Urtizberea está en el hospital luchando por recuperarse de las heridas que le infligió otro hombre, Enrique San Clemente. En la madrugada del pasado sábado el tal Enrique San Clemente perseguía con el coche a su pareja Yasmín Rodríguez a la que terminó rematando a puñaladas. Y en ese momento pasaba por allí Juan Pablo Urtizberea que sin pensárselo dos veces decidió ayudar a Yasmín lo que le valió que San Clemente también le apuñalara.

Desgraciadamente Yasmín no pudo salvar la vida pasando a engrosar la lista interminable de víctimas de la violencia machista. A mí me han conmovido especialmente las lagrimas de la hija de Yasmín pero también las de Conchi, la esposa de Juan Pablo Urtizberea. Lagrimas de dos mujeres víctimas de la sinrazón de un energúmeno, de un asesino.

La valentía de Juan Pablo Urtizberea es similar a la mostrada por el profesor Neira, y hay que decir alto y claro que gracias a hombres como ellos le será mucho más fácil a la sociedad el poder derrotar la violencia machista.

Urtizberea, lo mismo que Neira, se jugó la vida por ayudar a una mujer, a una persona en apuros, mientras que otras muchas personas que pasaban por allí miraban hacia otro lado temerosos de meterse en problemas.

No se puede pedir a nadie que sea un héroe, que se juegue la vida, porque es verdad que cuando alguien se enfrenta a un machista enfurecido puede terminar malherido, por eso tiene especial valor y hay que alabar que haya hombres capaces de dar un paso al frente y defender a las víctimas aunque terminen convirtiéndose ellos también en víctimas. Porque víctimas de la violencia machista no son sólo las mujeres, lo son los hijos, y lo son los valientes que se atreven a intervenir.

Me parece que al igual que el profesor Neira Juan Pablo Urtizberea es un héroe que merece el reconocimiento de la sociedad.

 

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
La Voz Libre on Facebook
        

La Voz Libre en tu correo