LA VOZ LIBRE

El Papa defiende en Nazaret la indisolubilidad del matrimonio

Fue recibido bajo el grito de ¡viva el Papa!

Efe
2009-05-14 11:23:58

Nazaret (Israel).- Unas 40.000 personas han asistido en el Monte del Precipicio, en Nazaret, a la misa que oficia Benedicto XVI y con la que se concluye el Año de la Familia convocado por la Iglesia Católica en Tierra Santa.

El Papa ofició sobre un gran altar, levantado sobre una estructura tipo velas de barco, en horizontal, con los colores amarillo y blanco del Vaticano.

La celebración eucarística siguió según el rito latino. Los rezos y los cantos son en latín, griego,árabe e inglés.

El Obispo de Roma, que llegó en el "papamóvil", fue acogido con alegres cantos en árabe, música popular e ininterrumpidos "viva el Papa" y "Benedicto, Benedicto, bienvenido a Nazaret".

INDISOLUBILIDAD DEL MATRIMONIO

Benedicto XVI defendió la indisolubilidad del matrimonio y pidió a los Gobiernos que apoyen a la familia, como "pilar básico de la sociedad" en su misión educadora y para que pueda "vivir y florecer en condiciones de dignidad".

El Papa exigió también que se reconozca y respete la dignidad de la mujer, "así como su carisma y talento", en la misa que celebró en el Monte del Precipicio, en las afueras de Nazaret, ante unas 40.000 personas procedentes de toda Tierra Santa, así como de España, Italia, Filipinas, Polonia y otros países.

Tras expresar su satisfacción por estar en la ciudad de María, José y Jesús, el Papa abogó para que, siguiendo el ejemplo de la Sagrada Familia, se llegue a apreciar cada vez más la santidad de la familia, "que se basa en la fidelidad para toda la vida de un hombre y una mujer, consagrada en el pacto conyugal y abierta al don de la vida".

"¡Que necesario es que los hombres y mujeres de nuestro tiempo se vuelvan a apropiar de esta verdad fundamental (la familia), que es la base de la sociedad, y que importante es que las parejas casadas den testimonio para construir la sociedad del amor!", afirmó el Pontífice.

Benedicto XVI aseguró que la familia es la primera escuela de la sabiduría, "que educa a sus miembros en aquellas virtudes que llevan a la felicidad auténtica y a una duradera satisfacción" y dijo que la misión de los padres es garantizar a sus hijos una formación humana y espiritual completa.

"La familia es el primer ladrillo de una sociedad bien ordenada y acogedora. El Estado está llamado a protegerla y a apoyarla en su misión educadora, a garantizarle sus derechos y lograr que en todas las familias puedan vivir en condiciones de dignidad", manifestó.

El anciano Pontífice manifestó que estando en la ciudad de la Anunciación, su pensamiento estaba en María y que Nazaret recuerda el "deber de reconocer y respetar la dignidad y labor de la mujer, así como su carisma y talento".

Para el Papa, la mujer tanto como madre de familia como en la vida laboral de la sociedad o dedicada al Señor (religiosas), "tiene un papel indispensable para crear el ambiente que el mundo necesita urgentemente, un ambiente en el que los niños aprendan a amar y a apreciar a los otros y a ser honrados y respetuosos con todos y a practicar la virtud de la misericordia y el perdón".

El Papa también se refirió a los jóvenes, a los que pidió, siguiendo el ejemplo de Jesús, que respeten y ayuden a sus padres.

Nazaret fue escenario de graves choques entre cristianos y musulmanes cuando éstos propusieron levantar una mezquita al lado de la Basílica de la Anunciación, en un terreno municipal que consideraban propiedad del Islam.

El Papa exhortó hoy a las dos comunidades a "reparar el daño causado y encontrar los modos de una pacífica convivencia".

"Que cada uno rechace el poder destructivo del odio y del prejuicio, que matan el alma antes que el cuerpo", dijo el Papa, que insistió en abatir los muros y potenciar el diálogo, la reconciliación y la solidaridad.

El Monte del Precipicio, o del Salto es el lugar que la tradición cristiana identifica como el lugar narrado por el evangelista Lucas, que cuenta que Jesús fue conducido aquí para ser asesinado, arrojándole por el abismo.

Benedicto XVI llegó en el "papamóvil" y fue acogido con alegres cantos en árabe e ininterrumpidos "viva el Papa" y "Benedicto, Benedicto, bienvenido a Nazaret".
El obispo greco melquita (católicos de rito oriental) de Nazaret, Elias Chacour, le dio una calurosa bienvenida y le expresó su "angustia" por el éxodo de cristianos, "que muestra un panorama poco alentador".

En esta jornada dedicada a Galilea, el Papa visitará la Gruta de la Anunciación, en lugar donde según la tradición cristiana el arcángel Gabriel anunció a María que sería la madre de Jesús.

Después se reunirá con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y celebrará las vísperas con los obispos, sacerdotes y movimientos eclesiales de Galilea.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook