LA VOZ LIBRE

El crimen que conmocionó a Francia: la historia del banquero millonario Edouard Stern y la vendedora Cécile Brossard

Ella le inició en el sadomasoquismo y le exigió un millón de dólares como prueba de amor

LVL
2009-06-10 00:16:49

> Edouard Stern, banquero francés asesinado por Cécile Brossard. A la derecha, libro 'Mort d'un banquier' ('Muerte de un banquero').

Madrid.- La muerte del banquero Edouard Stern, la trigésimo octava fortuna de Francia, conmocionó al país galo y a Suiza, donde fue asesinado en marzo de 2005. Su cuerpo, desnudo y envuelto en látex, apareció perforado con cuatro disparos. Ahora, cuatro años después, el miércoles 10 de junio, se abre el proceso contra su asesina, Cécile Brossard, la mujer que por entonces era su compañera sentimental.

La historia del banquero cuadragenario y la vendedora treintañera es el relato de una dependencia mortal. Se conocieron en una cena de amigos. Ella, una chica con una infancia difícil, agredida sexualmente de adolescente y con una familia rota de la que huyó para perderse en las noches de París. Él, un millonario, proveniente de una de las mejores y más pudientes familias aristócratas francesas.

“Es un coñazo el banquero”, le dijo Brossard al amigo común de ambos nada más conocer a Stern. El día después de la cena, el banquero la llamó para tener una cita.

Al poco de comenzar a salir juntos, Cécile se convirtió en su ama sexual y le inició en las prácticas sadomasoquistas. Edouard cambió, dejó de salir para quedarse en su casa de Ginebra con la mujer que le había hecho perder la cabeza.

Pasión y destrucción eran los dos ingredientes de esta relación dominada por Cécile, quien le lanzó un órdago a su novio para seguir con él. Exigió que se casaran y recibir un millón de dólares. Él confesó a un amigo que no quería perderla y, por eso, le pagaría lo que fuera.

Las discusiones desaparecieron, la pareja disfrutaba de su etapa de mayor felicidad. Sin embargo, el millón prometido no llegaba a la cuenta de la ambiciosa Cécile. Ella le prometió compensarle por su “prueba de amor”. Finalmente él accedió y ella se escapó con el dinero.

Edouard le escribió: “Sólo eres una ladrona. Veo tu juego. Sólo te interesa el dinero”. Le pidió que se vieran, pero ella lo rechazó una vez tras otra. Abatido por la traición, optó por inmovilizar la cantidad y le envió un billete de avión para que regresara a Ginebra y arreglaran todo.

El día que volvió Cécile durmieron juntos. Dos días más tarde cenaron en un restaurante. Y esa misma noche, pocas horas después, empezaron a discutir por el tema del millón de dólares. Se calmaron y se acostaron. Edouard quería tener relaciones sexuales con Cécile y se puso su traje de látex. Ella le ató los pies y las manos y también se vistió, con una malla agrietada y botas negras. Comenzó a azotarle con el látigo de cuero. En medio de la excitación, él la miró y le dijo: “Un millón de dólares es muy caro para una puta”. Ella corrió a por una pistola escondida en un cajón y le descerrajó cuatro tiros.

Así puso Cécile fin a una historia tormentosa, de numerosas rupturas, en la que él igual la llamaba “conejito” que “puta”. La humillaba diciéndole que sus hijos la encontraban “muy estúpida” y que él no estaba dispuesto a pasar su vida con ella. Cécile era consciente de la dependencia enfermiza de Stern e intentó sacarle el mayor dinero posible.

Ahora, Cécile se enfrenta a una condena de prisión de, al menos, diez años, según dicta el código penal suizo.

Comentarios

Dice ser Daniel
2012-12-19 19:47:48
Que lo pario!. Moños!.

Dice ser deMadrid
2009-06-10 21:14:39
MENUDA HISTORIA, CON RAZÓN DICEN QUE LA REALIDAD SUPERA MUCHAS VECES A LA FICCIÓN.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook