LA VOZ LIBRE

Daniel J. González: "Intento paliar la falta de vocabulario castellano de mis hijos"

Dentista argentino residente en Mahón (Menorca)

LVL
2009-06-16 18:38:02

Mahón (Menorca).- Daniel J. González es argentino y reside en Mahón. Tiene tres hijos, un niño de cuatro años y dos niñas de seis y trece. Cursan Preescolar, 1º de Primaria y 2º de ESO, respectivamente. Los tres estudian en el colegio concertado San José. A Daniel le preocupa dónde estudiará su hija el Bachillerato. "Tenemos esa duda, ya que los institutos son cien por cien en catalán".

- Sus hijos son de matrimonios diferentes. ¿Cuál es su lengua materna?

- Yo soy argentino, al igual que la madre de mi hija mayor, mientras que mi mujer actual, madre de los niños de cuatro y seis años, es italiana. Los tres tienen el castellano como lengua materna, aunque mis dos hijos pequeños lo combinan con el italiano. Pese a que muchas veces hay similitud entre el italiano y el catalán, los niños se encuentran mucho mejor con el castellano.

- ¿En qué centro estudiará su hija mayor el Bachillerato?

- Tenemos esa duda, ya que los institutos son cien por cien en catalán.

- ¿Cómo lo afrontan?

- Lo estamos viendo venir. Los niños tienen asumida la cultura catalana. La han aceptado como parte de su norma de vida, por lo que no tienen ningún tipo de problema. Sin embargo, muchas veces mi hija mayor se queja, ya que le preocupa si se va a estudiar a otro sitio.

- ¿Qué carreras se plantea estudiar?

- Derecho o Periodismo. Además, está pensando en seguir la carrera diplomática. Yo no estoy en contra del catalán, pero a día de hoy tenemos que ser prácticos. Si decide estudiar esto último, ¿qué ventajas le podría traer tener catalán hablado y escrito?

- Usted es argentino y vino a España a trabajar. ¿Se integró fácilmente?

- Sí. Antes de llegar a Menorca estuve viviendo un año en Oviedo. Es cierto que era otra época, pero nunca tuve ningún problema. Tres o cuatro meses después de llegar a Mahón tuve un par de experiencias positivas y negativas. En esa época yo no hablaba prácticamente nada de catalán. Recuerdo que estaba inscrito en un curso y la persona que lo impartía comenzó a hablar en catalán. Yo no entendía casi nada, así que le pregunté si podría hablar en castellano y sin ningún problema lo hizo. 

- ¿Cuál fue el polo opuesto en su experiencia?

- Fue el de una paciente que vino a mi consulta. La señora me hablaba exclusivamente en catalán y como yo acababa de llegar a Menorca no entendía casi nada de lo que me decía. Le pregunté varias veces si podía hablarme en castellano, pero ella no lo hacía. Llegó un momento en que le tuve que hacer una radiografía y en cuanto tuve los resultados pasé a explicárselos de forma totalmente técnica. La señora no podía comprender lo que le estaba explicando. Entonces se dirigió a mí en castellano y me preguntó si le podía decir qué es lo que tenía. Le respondí que eso era precisamente lo que me había ocurrido a mí con ella, que no la entendía. Le expliqué que si yo le había pedido que me hablara en castellano era para que llegáramos a entendernos. La lengua es precisamente una herramienta de comprensión y no de distanciamiento.

- ¿Qué piensa del conflicto lingüístico?

- Me da la impresión de está empezando poco a poco, pero que a largo plazo la intención es separar y discriminar a la gente. No le veo ningún sentido. España es un país que alberga a muchas personas, en el que convivimos razas y culturas diferentes. A mi modo de ver lo importante sería mantener esas culturas y que no predominaran unas sobre otras. Yo, por ejemplo, cuando estaba en Argentina daba clases en la universidad. Nunca obligué a mis alumnos a que asistieran a clase. Lo único que deseaba era que estudiaran. Si no se presentaban a las clases, no había ningún problema, pero el examen lo tenían que hacer.

- ¿Qué opina del sistema educativo español?

- Creo que la pedagogía es lo más importante. ¿Por qué hay mucho fracaso escolar? Porque las asignaturas deberían ser mucho más amenas de lo que son, a lo que hay que sumarle que un niño pueda tener problemas para entender el idioma. Un día, mi hija mayor tenía que hacer un examen de Ciencias Naturales y le dije que la iba a ayudar. Le pregunté por la tundra y la taiga y se me echó a reír. Me dijo que no se decía taiga, sino 'taigá'. Como yo no conocía el término en catalán, la niña se moría de la risa. Por lo tanto, si mi propia hija se ríe de mí porque no hablo un idioma, a saber la cantidad de problemas que ella puede tener el día de mañana.

- ¿Cree que sus hijos pueden sufrir una falta de vocabulario?

- Sí, por eso intento paliarlo. Hago que lean, intento que escuchen música en castellano, que busquen las palabras que no entiendan en diccionarios… Hay un abismo entre lo que nos enseñaron a nosotros en Argentina y lo que se enseña aquí ahora. En estos momentos los sistemas educativos de Argentina y España no tienen tanta diferencia, pero con respecto a mi época las cosas no tienen nada que ver, tanto a nivel primario como secundario y universitario. Nuestra formación era mucho más completa. Me acuerdo cómo en segundo o en tercer año de secundaria conocíamos todas las capitales de EE.UU., sabíamos qué exportaban países como Finlandia o España, conocíamos las autonomías españolas… La cultura que nosotros poseíamos no la veo ahora en mis hijos. Y me sabe mal porque veo que son cosas que podrían mejorarse, pero que no se hace.

- ¿Qué opina de la posibilidad de llevar a cabo una reforma educativa?

- Es necesaria y debería realizarse de acuerdo a unos valores predeterminados. La educación es fundamental para que el día de mañana la persona que se forma se pueda mover e integrar y, además, posea unos conocimientos básicos. En mi caso, si viene alguien y me dice algo en catalán, yo a la fuerza tengo que creerle. Quizás me está engañando, pero como no entiendo exactamente todo, no puedo llegar a saberlo.

- ¿Cree que existe una imposición del catalán en Baleares?

- Sí, y no puedo llegar a entenderlo. Considero necesario que se mantenga viva la cultura local. Creo que es imprescindible que se preserve la identidad cultural de cada territorio, pero siempre dentro de un conglomerado mayor llamado España. ¿Qué ocurrirá si el día de mañana somos cincuenta millones y, de esos cincuenta, diez hablan catalán, cuatro gallego y tres vasco? A mi modo de ver, cada comunidad debe tener su propia identidad pero sin pasar por encima del castellano. 

> En la fotografía, Daniel J. González, padre de tres hijos.

Comentarios

Dice ser menorqun
2009-06-17 12:49:04
este tipo pretende venir a una tierra donde se habla otro idioma y que sean todos los demás los que tengan que adaptarse a él. Su actitud no me parece ni justa ni lógica. Este falso victimismo lo único que pretende es privar a unos de sus derechos, para que solo los tengan los monolingües castellanohablantes. No hay derecho.

Dice ser Silas
2009-06-16 22:10:31
Defender o idioma castelán na Galiza, País Vasco, País Valenciano ou na Cataluña é un acto de covardía e colonial. Defender a cultura e os idiomas nativos debaixo da represión estatal son actos de Heroísmo.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook