Monday, 21 August 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Selecciones Catalanas: dos inmigrantes formaron la selección cubana de vóley playa que venció a Cataluña

La Plataforma Pro Selecciones cuenta con el apoyo de la Generalitat y una subvención de 1,2 millones de euros

LVL
Wednesday, 17 de June de 2009, 19:31

> Josep-Lluís Carod-Rovira, con Anna Pruna, asisten al partido de vóley playa. El equipo cubano lo formaban Yamil Yanes y Juan M. Rosell Milanés.

Mataró (Barcelona).- ¿Quiere usted enfrentarse deportivamente a un equipo internacional o a un combinado mundial? Le basta con recurrir a algunos de los seis millones de residentes extranjeros en España y proponerles que vistan las camisetas con los colores nacionales de sus países. A no ser que usted mismo se las confeccione, como ha hecho la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, que ha recurrido a dos cubanos establecidos en Barcelona para convertirlos en un equipo de la patria de Fidel Castro. Todo ello para que se enfrentaran a Cataluña y poder mostrar al mundo su presencia deportiva global.

La Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas celebró el pasado fin de semana en Mataró (Barcelona) seis encuentros ‘internacionales’ entre Cataluña y otras ‘naciones’ del mundo. El evento contó con escasa presencia de público (de los 500 espectadores en el partido de balonmano a los 30 del encuentro de voléy playa presidido por Carod-Rovira). En la página web de la plataforma organizadora se eleva la cifra a 37.000 espectadores entre encuentros deportivos, exhibiciones de trial y otras actividades lúdicas.

En la disciplina de vóley playa, los dos jugadores catalanes -Gerard Cabanes y Lluís de Senespleda- se enfrentaron al combinado cubano, formado por Yamil Yanes Rodríguez y Juan Miguel Rosell Milanés. Lo sorprendente es que ninguno de estos últimos reside en Cuba. Viven en Barcelona. Yamil, incluso, ha competido en varias ocasiones vistiendo la camiseta de España, como en el torneo oficial ‘Swatch FIVB’ de hace un año, una prueba organizada por la Federación Internacional de Vóley.

No en vano, el ‘cubano’ Yamil Yanes está inscrito en la Federación Española de Voleibol. Ésta tiene como requisito, desde la presente temporada, ser de nacionalidad española. De hecho, Yanes lleva en nuestro país más de ocho años y actualmente ocupa el puesto 47 del ránking de la Federación Española, con 328 puntos. Es profesor de vóley en el Colegio Sagrado Corazón, perteneciente a la Diputación de Barcelona. También pertenece a la Asociación Icariana de Vóley y se ha enfrentado anteriormente -como español- a Gerard Cabanes y a Lluís Senespleda, sus contrincantes catalanes de este fin de semana en Mataró, la capital del Maresme.

Por su parte, Juan Miguel Rosell Milanés participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996) y Atenas (2004) representando a Cuba. La ausencia de su país lo inhabilita para seguir jugando con el combinado cubano. Lleva un año en España y, como su compañero, es profesor de vóley. Aunque, como él mismo señala, “hay que hacer lo que sea para ganarse la vida” y está “muy agradecido” a cómo le han acogido en Cataluña.

La Federación Española de Vóley desconocía la celebración en Mataró de estos encuentros ‘internacionales’. Para que un partido de estas características esté reconocido, debe contar con la autorización de sus correspondientes federaciones. En este caso, no sólo la Federación Española carecía del dato de su celebración, algo normal tratándose de la segregación orgánica de una de sus partes, tampoco la Embajada cubana tenía constancia de este enfrentamiento deportivo.

El encuentro en Mataró, que acabaron ganando Yamil Yanes y Juan M. Rosell por 2-1, contó con himno y banderas de Cataluña y de Cuba, además de la presidencia de Josep-Lluís Carod-Rovira, vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, de quien depende la Dirección General de Proyección Internacional de Organizaciones Catalanas, al frente de la que está Ignasi Doñate, especialista en el fomento de equipos ‘nacionales’ y ‘selecciones olímpicas’ catalanas. Este organismo es el principal respaldo económico y logístico de la Plataforma, que cuenta con una subvención anual de 1,2 millones de euros, además del apoyo de infraestructuras de ayuntamientos y otros organismos dependientes de la Generalitat. La Plataforma ha realizado polémicos anuncios en los que, por ejemplo, España aparecía representada por un niño de piel morena que impedía que otro -rubio y catalán- pudiera jugar al fútbol. Esta organización también fue responsable del reparto de 5.000 silbatos entre el público del estadio de Mestalla (Valencia) para boicotear la audición del himno español en la final de la Copa del Rey 2009.

RECONOCIMIENTOS INTERNACIONALES FANTASMAS

Ignasi Doñate estuvo presente en el encuentro de waterpolo entre Cataluña y Australia (12-9), celebrado poco antes del de vóley playa. Acompañó a Carod-Rovira, pero no siguió el periplo de éste por la playa de Mataró. Sí lo hizo la secretaria general de Deportes, Anna Pruna, que luego se marchó a ver cómo Cataluña vencía a Egipto por 34 a 29 en un partido de balonmano retransmitido por TV3. Presenció el encuentro junto a Ernest Benach, presidente del Parlamento de Cataluña, y Xavier Vinyals, máximo responsable de la Plataforma Pro Selecciones Catalanas.

Otra de las selecciones sospechosas de no contar con reconocimiento internacional es la de icestock, un deporte muy minoritario, consistente en el lanzamiento de bolos sobre hielo, que se deslizan hasta acercarse a un punto preestablecido. La página web de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas señala que esta disciplina ha sido reconocida por la Federación Internacional, pese a que las actas de la misma recogen que fue rechazada por 93 votos contra 26. Los jugadores de Cataluña, entre ellos Albert Mollet y Jordi Carrés, los dos federativos españoles que trataron de que Cataluña ocupara el puesto de España en la Federación Internacional de Icestock (IFI), perdieron frente a Colombia por 10-16. Entre los jugadores colombianos se encontraba Antonio Martínez, el federativo que intentó agrupar los votos de los países suramericanos para darle el ‘navajazo trapero’ a España. Martínez reside en Austria e hizo todo lo posible para conseguir que Cataluña se enfrentara a un combinado de ese país, sin gran éxito.

Como en el caso del vóley playa, la IFI desconocía estos encuentros ‘mundiales’, lo que ha dejado un mal sabor de boca en el organismo presidido por Manfred Schäfer. Los manejos políticos, aprovechando las débiles estructuras organizativas de deportes minoritarios, ya han puesto en tela de juicio la moralidad y la legalidad con las que algunas instituciones dependientes de la Generalitat tratan de separar el deporte catalán del español.

> En la imagen superior, Josep-Lluís Carod-Rovira, acompañado por Anna Pruna, secretaria general de Deportes de la Generalitat. Abajo, la comitiva ante el cartel del partido de waterpolo Cataluña-Australia.

Noticias relacionadas

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook