LA VOZ LIBRE

El Parlament era una feria

Jesús Royo Arpón
2010-03-10 10:33:10

El espectáculo que nos da el Parlament de Cataluña es sencillamente magnífico. Lejos de los debates sin sustancia de los políticos, que se repiten más que 'Verano Azul'. Es una polémica más sobre la tauromaquia, de si es tolerable o no, de si es arte o no, de si es un patrimonio a conservar o una barbaridad a erradicar. Este debate del Parlament tiene sus características propias, y quizá las más evidentes son las que no se dicen. Lo que no se dice, pero lo domina todo -y todo lo corrompe- es que es una fiesta española: luego, no es catalana. Pero señores, los toros son tan catalanes como Sant Jordi, quien mató a la fiera para liberar a la dama, como un torero a su maja. La palabra faena es un catalanismo, ¿lo sabían? Este tema es puro prejuicio, y no vamos a perder ni un minuto en ello.

Que los toros son arte, no hay lugar a dudas. Y no sólo arte, sino fiesta y ritual, o sea puesta en escena de una serie de valores sociales relacionados con la sociedad agraria: el ciclo de la vida, la sangre necesaria, la fundación de la ciudad. Que son crueles, también es una evidencia; hay sangre, gemidos, agonía. Y que son de alto riesgo, también está claro: todos los toreros llevan en su piel el mapa de sus percances. Las opiniones que niegan que los toros sean arte -'sólo tortura'-, que sean crueles -'el toro no sufre'- y que sean arriesgados -'todo es comedia'- son posturas insostenibles, y también me las voy a saltar.

El debate interesante es sobre la crueldad, si es tolerable o no. Hay quien dice que no, absolutamente. Lo cruel es inhumano, y si de ello se hace un espectáculo, entonces ya es degradante. Tenemos un deber de solidaridad con los animales, que nos impide hacerles sufrir para obtener un placer prescindible, como es el estético. Puede que los toros sean arte, igual que hay arte en una película de criminales, pero sería inmoral llevar a cabo un asesinato para filmar una película. Ésa es, en síntesis, la posición de los antitaurinos. Proponen la abolición de los toros por motivos éticos, por la dignidad de la especie humana: el día que se logre será un día memorable.

Otros, entre los que me cuento, creemos que la crueldad en los toros sí está justificada. Hay que situarla junto a otras crueldades con seres vivos, que quizá no advertimos: el exterminio de animales y plantas competidores -plagas-, la explotación o modificación genética de especies útiles, la experimentación científica, la caza y la pesca, la cocina. La crueldad está en todas las facetas de la vida. Para alimentarnos debemos matar siempre, sean animales o vegetales: todo lo que comemos, excepto el agua y la sal, antes ha estado en el cuerpo de otro ser vivo. Podemos curar nuestras enfermedades porque antes se las hemos inoculado a inocentes animales para probar fármacos en ellos. Y para gozar de un cierto nivel de confort, no dudamos en diseminar venenos químicos en poblaciones de moscas, cucarachas y ratas. Por cierto, las ratas son parientes nuestros mucho más cercanos que los toros. Pues bien, todas esa operaciones son mucho más crueles que la lidia del toro. ¿Lo insoportable es que se vea sangre? ¿O que sea un animal grandote? ¿O que, si se me permite el abuso, recuerde al Oso Yogui? En el repudio a la crueldad a veces se advierte una visión buenista de la naturaleza, una negación de la dureza de la vida, una ignorancia deliberada de la muerte como algo cotidiano.

Si la crueldad es justificable en algunos casos, habrá que ver por qué la de los toros no. Según los abolicionistas, es crueldad gratuita, sin objeto, o sólo como espectáculo morboso. Pero entonces la carga de la prueba recae sobre ellos: ellos tienen que demostrar que la emoción de los taurinos no es artística, y que todos los espectadores son sádicos. Los taurinos, por su parte, han de justificar que el arte que se obtiene, la belleza, compensa la crueldad del proceso. Igual que el conocimiento obtenido en la experimentación científica. O el provecho culinario, o la utilidad de una siesta sin moscas, en otros procesos crueles.

Está claro que no cualquier beneficio justifica la crueldad. La crueldad sobre seres humanos es totalmente inaceptable: por eso prohibimos los castigos físicos, las mutilaciones de toda índole, los duelos, los gladiadores y la pena capital. Aún falta por prohibir la guerra, la madre de todas las crueldades. En el trato al animal, parece inaceptable la crueldad de las peleas de gallos o de perros, sólo para cruzar apuestas. Y aún discutiríamos si se justifica la hipertrofia del hígado del pato para obtener la delicia del foie.

Pero a mi entender, es difícil dudar de la nobleza de la lidia del toro bravo. Se trata de un sacrificio, heredero de los antiguos ritos de fecundación de la tierra con la sangre derramada. El toro debe morir, como todos los toros, pero en vez de ir al matadero, aprovechamos para darle a su muerte un contexto de pelea, acorde con su instinto, una lidia. No es un simulacro, no se trata de dilatar la muerte del toro para darle ocasión a que crea que se defiende. No. A cambio de la muerte del toro en lidia, el torero pone también su vida en juego. Ahí está el dramatismo, que no se trata de un ballet, sino de una realidad en crudo: los cuernos son verdaderos, como las femorales del maestro. El juego de citar al toro y burlar la embestida mediante un trapo es un acto artístico de primer orden, es la celebración primordial de la cultura: artificio frente a la naturaleza. Es una fiesta llena de símbolos: el chivo expiatorio, el crimen originario de la sociedad, el laberinto del Minotauro... Nada de bárbara: según decía García Lorca es la fiesta más culta del mundo. Quién sabe.

Comentarios

Dice ser Egarense
2010-03-17 09:44:51
Supongo que lo de la manipulación nacional-católica-fascista es la versión moderna del contubernio judeo-masónico-comunista. Me conmueve oír a estos nazionalistas que se enternecen con los animales y luego gritan: pim, pam, pum.

Dice ser Euskadi
2010-03-16 19:31:28
Como se le ve el plumero, a estos asesinos de animales, por cierto más racionales que el Royo este sin duda. Para este español de mierda los toros son arte, matar es un arte, el sufrimiento de los animales es un arte. Y no le da vergüenza de decirlo. No se como los catalanes aguantais a un fulano fascista así, que siempre os insulta y os ridiculiza. Su falta de respeto por el resto de las naciones es aberrante. Dice que el Parlament era una feria... Imaginar como debe de ser su casa: como una casa de putas...

Dice ser Anónimo
2010-03-15 19:45:05
Parece mentira al grado de desinformación y manipulación al que llegáis. A NADIE LE GUSTA EL ABORTO. La ley lo único que hace es despenalizar una serie de supuestos para que la desgraciada no vaya a la cárcel por cometer esta barbaridad con su propio cuerpo. Los correbous no tienen nada de sanguinarios, como las carreras de galgos, de pulgas o de caballos , o los concursos de belleza canina. Egarense por tus desnortadas respuestas veo que eres otro producto enfermizo de la manipulación nacional-católica-fascista

Dice ser Egarense
2010-03-15 18:24:01
Me alegro de que no te guste el aborto, pero a Icv sí que le gusta y también al psC y a Erc, el mayor partido antitaurino de Catalunya,. Los correbous son tan criticables como la corrida. Que no se mate al animal no significa que el animal quiera estar allí siendo el objeto del divertimento popular, lo que ocurre es que la corrida no encaja en los clichés nazionalistas y el correbous sí, pero el debate ético es tan válido en un caso como en otro. Si los animales tienen derechos, los tienen siempre, no cuando a vosotros os conviene.

Dice ser Anónimo
2010-03-12 14:01:45
En los correbous, desinformado egarense, no se les tortura, no se les clavan banderillas, no se les mata, no se les humilla. ¿Por qué estáis obstinados en comparar? No tiene nada que ver. Los correobous vien e a ser como los rodeos americanos, no hay daño para el animal. El espectador va a disfrutar pero no a regodearse con el arte macabro del sufrimiento de la propia bestia. No manipuléis comparando el aborto con esto. A mi no me gusta el aborto y nunca lo he practicado. La inmensa mayoría de catalanes no abortamos a nuestros bebes. Y aquí los unicos nazionalista que hay sois los de la rojigualda. Los demás solo tratamos de desprendernos de vosotros, simplemente. Es una aspiración legítima.

Dice ser Egarense
2010-03-12 10:36:55
Siempre es útil ver a los nazionalistas regodearse en sus propias contradicciones: el correbous no cuenta, no es relevante, no procede, no tiene lugar en este debate; tampoco el aborto que es una crueldad aún más grave perpetrada contra un feto. Eso tampoco cuenta porque no conviene que cuente. Los que vierten lágrimas de cocodrilo por los toros (pero no por los bous) siempre tienen dos varas de medir: la que usan para disculpar sur prejuicios ideológicos y la que aplican sobre los demás. Es más, cuando se les acaba la vara, siempre tiran por el camino más corto y acaban volviendo al principio: los toros son un cutrez española. Da igual que en Ceret (en lo que llaman la Catalunya Nord) haya la estatua de un torero en la entrada del pueblo y también da lo mismo que antes de las corridas toquen Els Segadors y también da los mismo que para los catalanes de Francia los toros y el rugby sean factores de identidad (eso que tanto os pone): los toros son una españolada y sus defensores también. Punto. Luego id a Perpignan a hablar de los Països Catalans. Se van a reír mucho.

Dice ser Annimo2
2010-03-11 22:31:50
En buena parte tiene razón el anónimo que me precede. Prueba de ello es que hace años el Parlamento canario adoptó medidas similares y nadie dijo nada. Pero Cataluña....

Dice ser Anónimo
2010-03-11 18:05:43
Una etnia o pueblo que tiene como principal rasgo identificatorio el rechazo sistemático a otro pueblo demuestra una pobreza infinita. El nacionalismo español se articula básicamente en torno al rechazo sistemático a todo lo catalán, hasta su extinción. Después hay otros trazos característicos como la defensa a ultranza de la salvajada taurina , ahora con doble motivo ya que los catalanes se han marcado como objetivo erradicar esta primitiva y deleznable españolidad de su territorio.

Dice ser Anónimo
2010-03-11 10:53:51
Hoy toros, mañana aborto.Los cansinos de siempre tienen obviamente una bola de cristal para saber que los antitaurinos (todos) son abortistas. me niego a entrar en la añagaza demagógica. Por lo demás, las consideraciones estéticas y antropológicas de todo a cien a) servirían para justificar, por ejemplo, el rito del ahorcamiento de los galgos o ya puestos la tradición celta de los sacrificios humanos. Dos hechos (objetivos ¿eh?, nada de lírica de perra gorda): el hopotético toro de lidia no existe, no está descrito científicamente como raza específica, es un producto de cruces heterogéneos buscando una agresividad de la que naturalmente carece un herbívoro de natural pacífico, que tiende a huir y que no tiene en absoluto NINGUNA POSIBILIDAD frente a un torero con técnica, cuando después de la oscuridad y la sed sale al ruido, la luz y el ataque. ¿Nobleza? VENTAJISMO innoble. Así que menos pamplinas de ballet y minotauros: se trata de la cumbre de lo hortera, sangre y cagarros, orines y moscas, sufrimiento y miedo... un anacronismo caduco y de cartón piedra donde lo único vivo es el toro. La cuestión es evidentemente de carácter ético, la tortura y sacificio rituales de un animal lsuperior que siente el dolor entendidos como espectáculo. Si hay alguien a quien el sufrimiento del animal no le invalida automáticamente el disfrute, tiene un serio PROBLEMA MORAL. Todos los demás mareos de perdiz, incluídos aborto, correbous, seudoprogres... utilizados por el mismo, demagogia suprema para convencernos que el culo tiene que ver con las témporas, que antitaurino equivale a antiespañol, y que la tortura es pregresista y no lo más retrógrado de La España Negra.

Dice ser Egarense
2010-03-11 10:34:23
¿Se puede estar a favor del aborto y en contra de los toros, apelando al sufrimiento del toro? ¿Acaso un feto no sufre cuando es extirpado, a base de bisturí y raspado, del vientre de la madre? ¿Por qué se afirma que el correbous sí es permisible y la lidia no? ¿Acaso hostigar, marear, enloquecer a un animal durante varias horas es una tradición mejor que la lidia a muerte? Como de costumbre los nacionalistas y los pseudo-progres sólo ven lo que quieren ver.

Dice ser Mguel
2010-03-10 21:03:00
"El juego de citar al toro y burlar la embestida mediante un trapo es un acto artístico! El juego de citar al toro y burlar la embestida mediante un trapo es un acto de ENGAÑO. Todo es un juego de engaño ,al animal llamado toro . ¿Porque no llevan los toreros un trapo blanco ,en vez de rojo? Pues sencillamente por que el rojo molesta más a los ojos del toro y lo que hace el toro , es intentar sacarse esa molestia ocular y eso lo aprovecha el torero para engañarlo.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook