LA VOZ LIBRE

MUSEO MODERNISMO

Obras de Rusiñol, Casas, Llimona o Gaudí, en el Museo del Modernismo Catalán

Efe
2010-03-16 16:20:00

Barcelona.- Pinturas de Santiago Rusiñol y Ramon Casas, esculturas de Josep Llimona, piezas de Antoni Gaudí o mobiliario de Puig i Cadafalch son algunas de las obras que podrán verse a partir del sábado 20 en el nuevo museo del Modernismo Catalán, una iniciativa privada de los anticuarios barceloneses Fernando Pinós y María Guirao.

Acompañados por sus hijos, los artífices del nuevo equipamiento, ubicado en pleno centro de la capital catalana, han presentado hoy en rueda de prensa su colección de arte modernista, de los autores más representativos del movimiento, y que han ido reuniendo a lo largo de sus más de cuarenta años de actividad profesional, treinta de ellos al frente de la galería Gothsland.

El público podrá ver expuestas parte de las 350 obras de la colección de una cuarentena de artistas como Eusebi Arnau, Miquel Blay, Joan Brull, Gaspar Camps, Lambert Escaler, Pablo Gargallo, Joaquim Mir, Alexandre de Riquer, Modest Urgell, Anglada-Camarasa o Antoni Utrillo.

El museo, cuyas entradas tendrán un coste de diez euros, se ubica en la calle Balmes, en un edificio modernista proyectado por Enric Sagnier a principios del siglo XX, y dispone de unos 1.000 metros cuadrados de lo que inicialmente fue un almacén de distribución de la empresa textil Fabra & Coats.

Pinós y Guirao adquirieron el local hace unos veinticinco años para utilizarlo como almacén de su galería de arte y ahora, tras considerar hace un lustro la posibilidad de abrirlo como un museo, se ha recuperado y restaurado las vueltas catalanas y se ha conservado el pavimento original de la planta inferior.

El anticuario ha avanzado hoy que su intención es poder ir mostrando todo el fondo artístico que posee la familia, puesto que por cuestiones de espacio ahora sólo se podrá dar a conocer una parte.

Pinós ha rememorado que el inicio de su colección se remonta a muchos años atrás, "como una atracción y un sentimiento" hacia el arte catalán, que todavía no ha acabado, "porque un coleccionista no para nunca".

Aunque la intención es que el museo sea visitado por todos los ciudadanos catalanes que lo deseen, el coleccionista no ha escondido que "Barcelona es una ciudad visitada por miles de extranjeros, personas que vienen a seguir una ruta del modernismo y fuera del Museo Nacional de Arte de Cataluña, hasta ahora, no tenían ninguna otra opción de ver muebles, escultura o pintura de esa época".

Preguntado sobre si ha pedido ayuda a las instituciones públicas para poder ejecutar su proyecto, Fernando Pinós ha aseverado: "como ya teníamos un espacio y una colección, creímos que a las instituciones había que dejarlas tranquilas".

En cuanto a las piezas más importantes que se exponen, los impulsores del museo han argumentado que "todas lo son, porque todas significan alguna cosa y tienen una historia detrás".

A pesar de ello, hay una copa de mármol de grandes dimensiones, de Eusebi Arnau, que presidía la Casa Garriga Nogués y que la fallecida concejal de Cultura Maria Aurelia Capmany les quiso comprar hace unas décadas, que "nunca" quisieron vender y que se ha convertido en una señal de identidad de su galería.

Está previsto que se edite un catálogo comentado con todas las piezas del museo y que éste forme parte de la Ruta del Modernismo barcelonés.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook