LA VOZ LIBRE

Sarkozy promete mano dura en la lucha contra ETA

Francia asegura que los terroristas serán "rápidamente detenidos, llevados ante la justicia y severamente castigados"

Efe
2010-03-18 08:16:47

París.- El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el Gobierno galo prometieron un castigo severo para los miembros de la organización terrorista ETA responsables de la primera muerte de un agente de las fuerzas de seguridad francesas a manos de la banda.

Sarkozy aseguró que los miembros de un comando que disparó el martes por la noche contra un policía en la localidad de Dammarie-les-Lys, al sureste de París, serán "rápidamente detenidos, llevados ante la justicia y severamente castigados".

Poco antes de que se hiciera pública la declaración del Elíseo, el primer ministro francés, François Fillon, había condenado la muerte del policía, que, según sus palabras, fue "fríamente asesinado por un grupo terrorista".

Esta primera muerte de un agente del orden francés a manos de la organización terrorista -un episodio que ya investiga el Tribunal de París, competente en materia de terrorismo- llevó a ETA a las portadas de los diarios y a los informativos de medios audiovisuales, lo que no es habitual.

El vespertino 'Le Monde' aseguró que entre 50 y 80 miembros de ETA están instalados en territorio francés y que viven "con total discreción", en lugares generalmente aislados y "cada vez más alejados de la frontera española".

La policía cree que el comando al que se atribuye la autoría del asesinato del brigada Jean-Serge Nérin no necesariamente tenía su base en la región, sino que, "cuando preparan un golpe, esta gente se mueve mucho", señaló un agente galo en declaraciones al periódico.

Se recordó el dato de que, en los últimos diez años, las fuerzas de seguridad francesas detuvieron a más de 500 etarras y localizaron numerosos zulos o escondites de armas y explosivos de la organización terrorista.

Las autoridades galas mantienen un amplio dispositivo de seguridad alrededor de Dammarie-les-Lys, a algo más de 50 kilómetros de la capital y donde el agente y otros policías interceptaron en un control a varios miembros de ETA que habían robado vehículos en un concesionario de automóviles y que, al parecer, estaban repostando gasolina.

Las fuerzas de seguridad francesas interrogaron a una persona que puede haber sido testigo del tiroteo y también al único detenido en relación con este caso, Joseba Fernández Aspurz, alias 'El Guindi', buscado en España por actos relacionados con violencia callejera.

Las "investigaciones técnicas" sobre lo ocurrido se centran, según fuentes de la investigación, en el concesionario de automóviles donde los etarras habían robado varios coches.

Allí y en la zona circundante es donde se desplegó un amplio dispositivo de búsqueda de las "entre siete y ocho personas" que integran el comando autor del primer crimen de un agente francés por parte de la banda terrorista, según las fuentes.

También se hizo la autopsia al cadáver del brigada, que murió, pese a llevar chaleco antibalas, tras recibir un disparo en una axila.

Las fuentes desmintieron que un segundo agente resultara herido en el tiroteo, tal y como informaron algunos medios de comunicación.

El suceso ocurrió el martes hacia las 19.00 hora local (18.00 GMT), cuando dos personas entraron en un concesionario de automóviles de ese lugar y amenazaron a un empleado, al que maniataron y tomaron como rehén.

Posteriormente abandonaron el lugar en un vehículo que robaron en el concesionario y circularon con él hasta que, a aproximadamente un kilómetro del establecimiento, fueron sorprendidos por una patrulla de policía que intentó identificarles.

En ese momento, otro vehículo se aproximó a la patrulla policial y desde él se disparó contra el agente que, pese a llevar chaleco antibalas, falleció poco después como consecuencia de una de las balas que le alcanzó en una axila.

Sus compañeros de la comisaría más cercana al lugar del suceso convocaron esta tarde una concentración espontánea, que fue secundada por unas 200 personas.

Los controles se han extendido por la zona donde los expertos consideran que es difícil localizar a alguien, debido a que está rodeada por numerosas autopistas y vías de acceso a la capital francesa.

No es la primera vez que se produce un tiroteo entre agentes galos y ETA, ni tampoco el primer atentado de la banda armada en territorio francés después del de Capbreton, en el que murieron dos agentes de la Guardia Civil española.

Sí se trata, sin embargo, del primer asesinato de un policía de esa nacionalidad, lo que para algunos medios galos representa una clara señal de la radicalización de la banda armada.

Sarkozy se desplazará mañana al departamento de Seine-et-Marne, donde se reunirá con la familia de Nérin y los policías del lugar para "manifestarles la solidaridad de la nación".

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook