Thursday, 17 August 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Michael Jackson y sus últimas horas: drogas y horror en la cama

'The Mirror' reconstruye los momentos previos al fallecimiento del cantante

LVL
Wednesday, 29 de July de 2009, 13:04

Londres.- Las últimas horas de Michael Jackson fueron un tormento de drogas y horror en la cama. “A Michael se le puso a dormir con un gotero de Propofol que en la mañana se apagaba para despertarle, como un reloj de alarma”, asegura el periódico británico 'The Mirror', que reconstruye las últimas horas del 'rey del pop'.

Para Michael Jackson era un día como otro cualquiera. Los niños estaban metidos en la cama, él había terminado sus ensayos y quería desconectar. Pero el insomnio crónico que padecía no le dejaba quedarse dormido fácilmente (tuvieron que ponerlo literalmente a dormir).

'Jacko' mandó llamar a su doctor y le pidió que le conectaran un gotero de su droga favorita, Propofol. La había usado por las noches durante dos años, surtiéndose a sí mismo de ella cuando quería dormir.

También usaba su particular despertador, al pedirle a su doctor que le quitase el gotero a la hora señalada, cuando quería levantarse. Pero como todo el mundo sabe, el 25 de junio el 'rey del pop' nunca llegó a despertarse.

Su doctor, Conrad Murray, le dio Propofol un poco antes de medianoche, como había hecho en numerosas ocasiones. Pero algo fue terriblemente mal y se produjo la conmoción por la muerte de Jackson.

Lo que sucedió exactamente es un misterio, que el departamento de policía de Los Ángeles está tratando de solucionar desesperadamente.

Uno de los principales detectives en el caso ha confirmado que el doctor Murray ya había admitido darle la droga a Jacko.

Una teoría en la que están trabajando es la de que el doctor se quedó dormido y en el momento en el que intentó despertar a Michael Jackson éste ya estaba muerto.

El dormitorio de la estrella carecía del equipo considerado vital para administrar Propofol, algo que era crucial. Ese equipamiento podría haberle salvado la vida.

Supuestamente, el doctor no usaba una máquina EKG que da la alarma cuando el pulso del paciente es demasiado bajo. Según informa el diario, Murray tampoco tenía un medidor de oxígeno para detectar cuándo la respiración empieza a ser débil y se sitúa en un nivel peligroso.

Si, como se sospecha, el doctor se quedó dormido después de haber abierto una vía en el brazo de Jacko, estas alarmas le habrían avisado de que había problemas.

Trágicamente, la primera vez que se dio cuenta de que algo no iba bien, fue cuando vio el cuerpo sin vida de 'Jacko' tumbado en su cama. La asistencia médica sospecha que aunque la superestrella ya estaba muerta, el doctor trató de hacerle reanimación cardiopulmonar de todas formas.

No había nadie más en la casa que fuera consciente de los hechos. Murray primero intentó reanimarle en la cama y como 'Jacko' no respondía, le movió al suelo y continuó haciendo el masaje cardiaco. Después de treinta minutos, el doctor gritó a uno de los 'chefs' del cantante para que llamase a una ambulancia.

El doctor ha afirmado que las líneas de teléfono estaban cortadas por motivos de seguridad. También dijo que no quería llamar desde su móvil porque no conocía la dirección completa.

El guardaespaldas de Michael, Alberto Álvarez, oyó las súplicas de Murray y tomó el control tranquilamente. Le dijo al operador del 911 que “un caballero necesitaba ayuda y no estaba respirando”.

Su empleado no le traicionó ni una sola vez revelando su nombre.

Los paramédicos se dirigieron al 100 de la calle North Carolwood y encontraron al cantante en el suelo de su habitación.

Inmediatamente se dieron cuenta de que estaba muerto, pero el doctor, de mayor categoría y autoridad, les dijo que siguieran intentando la reanimación.

Durante todo el drama, los hijos de Jackson, Prince, Paris y Blanket, se mantenían alejados de su padre.

Finalmente llevaron al hospital a Micahel Jackson en la ambulancia, en camilla y con una mascarilla de oxígeno. En menos de una hora, con sus seres queridos a su lado, un doctor lo declaró formalmente muerto.

Como con cualquier muerte inexplicable, la policía fue notificada y unos detectives fueron a la casa de Jackson.

Nada podría haber preparado a los ocho detectives del departamento de policía de Los Ángeles.

La primera cosa que les llamó la atención fue el calor opresor que hacía dentro de la mansión. Jackson se quejaba constantemente de tener frío.

A su personal se le había dado orden de mantener el sistema calefactor y las chimeneas de gas encendidas todo el tiempo. Había unas condiciones insoportables, pero que mantenían a 'Jacko' feliz.

Noticias relacionadas

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook