LA VOZ LIBRE

NIGERIA-PRESIDENTE

La muerte del presidente de Nigeria deja a su sucesor un país necesitado de un férreo liderazgo

Efe
2010-05-06 09:08:00

Lagos.- La muerte del presidente de Nigeria, Umaru Yar'Adua, fallecido tras una larga enfermedad, deja a su sucesor, Goodluck Jonathan, un país necesitado de un férreo liderazgo para afrontar los problemas de la violencia y la corrupción, además de los conflictos religiosos y étnicos.

Yar'Adua, un musulmán de 58 años, fue enterrado hoy mismo, como prescribe el Islám, en su estado natal de Katsina, en el norte del país, tras su fallecimiento anoche en la Residencia Presidencial de Abuya, después de que Jonathan jurara el cargo de jefe del Estado y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

Dentro de los siete días de luto nacional declarados por el Gobierno, miles de personas de la región musulmana septentrional se concentraron en el estadio de Katsina para dar el último adiós al presidente, cuyo féretro fue trasladado en un avión militar a su ciudad natal, situada al borde del desierto del Sahara.

A la ceremonia, oficiada por el imán de la ciudad, Mohammed Aliu, acudieron varios ministros, gobernadores y otros altos cargos de la administración, además de dos ex gobernantes militares -Muhamadu Buhari e Ibrahim Babangida- y el ex vicepresidente Atiku Abubakar.

El féretro, cubierto con la bandera nacional, fue llevado a hombros hasta unos seis kilómetros del estadio, al cementerio de Dan Marna, uno de los principales de la ciudad antigua de Katsina, donde fue inhumado.

Tras acceder a la Presidencia el 29 de mayo de 2007, Yar'Adua empezó a padecer problemas renales y su estado de salud se agravó a finales del año pasado, por lo que el 23 de noviembre tuvo que ser trasladado a Arabia Saudí para tratarle una pericarditis aguda y, aunque regresó el 24 de febrero, no volvió a comparecer en público.

Jonathan, que el pasado 9 de marzo fue designado presidente en funciones por el Parlamento, juró hoy, doce horas después de la muerte de Yar'Adua, el cargo de Jefe del Estado titular en una ceremonia en la Residencia Presidencial, ante el juez Alloysius Katsina-Alu, jefe del Poder Judicial nigeriano.

Tras la ceremonia y después de manifestar su dolor por la pérdida de su antecesor, Jonathan aseguró que mantendrá "un compromiso total con el buen gobierno, la reforma electoral y la lucha contra la corrupción".

Para asegurar estos objetivos, Jonathan, un cristiano de 52 años originario de la región petrolera del sur del país y de la etnia ijaw, ya ha empezado a dar los primeros pasos y, el pasado 17 de marzo, disolvió el gabinete de Yar'Adua para designar uno propio.

Once días después, el 28 de abril, Jonathan relevó del cargo al presidente de la Comisión Electoral, Maurice Iwu, acusado de propiciar unas elecciones fraudulentas en 2007 y considerado el mayor obstáculo para realizar unos comicios limpios en 2011.

La corrupción, contra la que Yar'Adua actuó y procesó a un buen número de gobernadores y altos cargos, no podrá dejarla de lado Jonathan, en el país más poblado de África, con 150 millones de habitantes, donde la gran riqueza petrolera se pierde en manos de la administración y gran parte de la población permanece en la miseria.

Al tiempo que despeja el panorama político de cara a los comicios, si quiere cumplir sus compromisos, Jonathan tendrá que enfrentarse a la violencia religiosa en el centro del país, donde el conflicto entre pastores trashumantes musulmanes y los campesinos cristianos ha dejado miles de víctimas en la última década.

También deberá afrontar los compromisos de regeneración social y desarrollo adquiridos con los grupos rebeldes desarmados en la zona petrolera del sur, su región natal, para evitar un aumento de la delincuencia y en especial de los secuestros en esa zona.

La estabilidad de la región petrolera meridional es esencial para Nigeria, tradicionalmente el mayor productor de crudo de África, que supone el principal ingreso del Estado.

El nuevo gobernante se enfrenta a una de las tradiciones no escritas de la política nigeriana: La alternancia de presidentes musulmanes y cristianos en el cargo.

Al ser Yar'Adua musulmán, en los próximos comicios correspondería la elección de un presidente cristiano, pero al haber accedido Jonathan al cargo muchos consideran ya hecho el relevo y piden otro musulmán, lo que los otros no admiten.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook