LA VOZ LIBRE

URUGUAY-ELECCIONES

Toque de atención para la izquierda uruguaya en los comicios locales

Efe
2010-05-10 14:31:00

Montevideo.- Las elecciones del domingo en Uruguay suponen un toque de atención para el oficialismo de izquierdas, que perdió fuelle en Montevideo, su principal bastión, y cedió al menos tres departamentos, pero no son motivo de alarma para el Gobierno del presidente José Mujica, coincidieron hoy varios analistas.

"Hay un retroceso del Frente Amplio (FA), cuando todos esperaban que mantuviera las intendencias que tenía y que quizás ganará una más", afirmó a Efe Juan Carlos Doyenart, director de la empresa de análisis político Interconsult.

Según los primeros datos oficiales difundidos hoy por la Corte Electoral, el FA ganó en Montevideo, donde residen 1,3 de los 3,3 millones de habitantes del país, Canelones y Maldonado, los otros dos mayores departamentos en volumen de población, y Artigas y Rocha, mucho menores en importancia.

Sin embargo, perdió Salto a manos del Partido Colorado, Treinta y Tres y Paysandú en favor del Partido Nacional, y pelea voto a voto Florida.

A la espera de lo que suceda en esa zona, el Partido Nacional terminó con el mayor número de departamentos, al lograr también Cerro Largo, Colonia, Durazno, Flores, Lavalleja, Río Negro, San José, Soriano y Tacuarembó, mientras que el Colorado, además de coronarse en Salto, mantuvo el poder en Rivera.

César Aguiar, de la empresa encuestadora Equipos Mori, recuerda que "es el segundo retroceso consecutivo del Frente Amplio" tras el registrado en las elecciones nacionales de octubre, cuando "por muy pocos votos logró la mayoría en el Parlamento" y tuvo que esperar a la segunda vuelta para amarrar el triunfo de José Mujica.

Además, "en términos de votos, en estas elecciones departamentales cayó entre un 7 y un 10 por ciento respecto a las del año 2005", remarcó Aguiar en entrevista con Efe.

Otro politólogo, Adolfo Garcé, del Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad de la República, dijo a la prensa local que el descenso del apoyo al bloque oficialista, que llegó por primera vez al poder en el país hace cinco años, "es una señal de alerta" para la izquierda por ser el segundo al hilo.

Tomando en cuenta que el interior es un feudo histórico de los partidos tradicionales, el caso más significativo fue Montevideo, donde por primera vez en los últimos 25 años el FA sufrió un retroceso en el voto, de cerca de 10 puntos, hasta colocarse con un porcentaje inferior al 50 por ciento.

Doyenart atribuye este fenómeno a que "las dos últimas gestiones del Frente Amplio en la capital han sido gestiones malas, con muchos problemas", sobre todo en el transporte público y la recolección la basura.

"La segunda razón es que la gente estaba molesta porque no le gustó la forma en que se impuso Ana Olivera", la candidata seleccionada por el bloque oficialista.

Olivera, que será la primera mujer en presidir la intendencia montevideana, fue elegida en detrimento del senador Daniel Martínez, que ni siquiera fue postulado por el partido pese al apoyo de un sector de la agrupación oficialista y que otros grupos presentaron a varios candidatos.

Las malas gestiones precedentes y esa elección interna, en opinión de Doyenart, pueden explicar también el porcentaje de votos en blanco registrados en Montevideo, de más del 10 por ciento, una aparente reacción del electorado de izquierda, que prefiere votar así antes que apoyar a los partidos tradicionales.

Un castigo que podría ser resultado también del rechazo a la otra votación que tuvo lugar el domingo de forma simultánea a la departamental: la elección, por primera vez en la historia, de un tercer nivel de gobierno, las alcaldías, que tienen su origen en las juntas vecinales.

Ese último sufragio estuvo marcado por la desinformación y cuestionado por su supuesta falta de sentido en lugares como Montevideo o Canelones, no así en el interior, donde tuvo más éxito y donde los partidos Nacional y Colorado obtuvieron fuertes apoyos.

Pese a todo, Doyenart considera que los datos de los comicios no parecen tener "una relación directa con la gestión de Mujica", porque en los comicios locales el elector "razona y vota distinto".

En ocasiones se decanta más por su afinidad personal con el candidato que por el partido, y en otras pesa demasiado la influencia de una agrupación política en una región, explicó.

Por su parte, Aguiar sostiene que el retroceso del FA "no es alarmante" para el actual Gobierno "porque hay cinco años por delante sin elecciones, mucho tiempo para recomponerse".

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook