LA VOZ LIBRE

EEUU-REFORMA FINANCIERA

Los congresistas confían en que enviarán la reforma a Obama antes del 4 de julio

Efe
2010-05-21 22:34:00

Washington.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió hoy con los principales promotores en el Congreso de la mayor reforma financiera desde la Gran Depresión, quienes le comunicaron que preven enviarle el texto final antes del receso del próximo 4 de julio.

La aprobación de la reforma financiera, cuyo objetivo es evitar otra crisis financiera como la iniciada en 2008, constituye la segunda victoria política de Obama este año, tras la promulgación en marzo pasado de la reforma de salud.

La versión de la reforma aprobada anoche por el Senado, con 59 votos a favor y 39 en contra, tiene que ser armonizada con la que aprobó la Cámara de Representantes en diciembre del año pasado.

Al salir de la reunión con Obama, tanto el senador demócrata Christopher Dodd, presidente del Comité de la Banca del Senado, como el legislador Barney Frank, presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, expresaron confianza en que el texto final estaría listo para la votación definitiva antes de la festividad del 4 de julio.

"Tuvimos una reunión muy buena con el presidente... no hay una gran diferencia entre los dos proyectos y tenemos que tomar lo mejor de los dos, armonizarlos... y presentar el producto final", dijo Dodd a los periodistas.

Por su parte, Frank consideró que el proceso de armonización no debería tomar "más de un mes", y aventuró que Obama "podrá firmar esta ley antes de que nos marchemos... para el receso del 4 de julio".

Dodd aseguró que la versión del Senado incorpora "muchas ideas" ofrecidas por demócratas y republicanos "durante un proceso que tomó muchos meses".

Ambos legisladores rechazaron las críticas que hoy mismo lanzó la Cámara de Comercio de EE.UU., en el sentido de que la reforma que debatió el Congreso perjudicará a la pequeña empresa, restringirá el crédito y conducirá a la eliminación de empleos.

Dodd replicó que lo intolerable es la situación actual: la pérdida de 8,5 millones de empleos y la ejecución hipotecaria de millones de hogares por culpa de "lo que hicieron o dejaron de hacer" las instituciones bancarias del país.

"Es una declaración arrogante la de la Cámara de Comercio sobre las repercusiones de esta ley, tomando en cuenta el resultado de lo que hicieron o dejaron de hacer (las empresas) durante mucho tiempo", enfatizó Dodd.

La legislación del Senado impone un mecanismo para que, en casos extremos, el Gobierno pueda liquidar a grandes instituciones financieras que afronten problemas de solvencia; establece un consejo de reguladores para vigilar de cerca los "riesgos" y amenazas a la economía, y estipula restricciones al mercado de derivados.

La regulación del mercado de derivados y la creación de una nueva agencia de protección a los consumidores de bienes y servicios financieros fueron dos de los puntos de discordia entre demócratas y republicanos.

En el proceso de armonización bicameral, los legisladores tendrán que acercar posiciones respecto a asuntos como la autoridad del Gobierno para intervenir las empresas insolventes.

La versión de la Cámara de Representantes establece un fondo de 150.000 millones de dólares, financiado por las grandes empresas, para ayudar a la disolución de tales empresas. El objetivo es impedir más rescates financieros con fondos de los contribuyentes.

Sus detractores temen que ese fondo se utilice para "rescatar" a las empresas. En cambio, la versión del Senado impone criterios para la liquidación de la compañía, que sería financiada por una especie de "impuesto" a las grandes instituciones financieras.

Durante su acostumbrada rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó que la reforma contiene fuertes protecciones para los consumidores.

"Muchas familias en este país participan en el sistema financiero a través de muchas de las actividades que (esta agencia) regularía, como los préstamos para la compra de vehículos o de una casa, y para obtener tarjetas de crédito", explicó Gibbs.

"Es precisamente el tipo de protecciones que más necesita el pueblo estadounidense", agregó.

Gibbs corroboró la idea expresada por los congresistas de que "tanto ellos como el presidente creen que podemos lograr algo para el 4 de julio".

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook