LA VOZ LIBRE

El Grupo Hospital de Madrid organiza la I Jornada de la Unidad de Cirugía Endocrina

Con el título 'Diagnóstico y Tratamiento del Nódulo Tiroideo', difundirá que la Biología Molecular será fundamental en el pronóstico del cáncer de tiroides

LVL
2010-06-02 17:27:55

Madrid.- ”El papel que está empezando a desempeñar la Biología Molecular en el pronóstico del cáncer de tiroides es importantísimo”, destaca el doctor Domingo Rodríguez Peña, jefe de la Unidad de Cirugía Endocrina del Hospital Universitario de Madrid, del Grupo Hospital de Madrid, y uno de los coordinadores de la primera jornada de este servicio, que ha tratado la patología tiroidea desde el punto de vista del diagnóstico y tratamiento del nódulo tiroideo.

Por otro lado, “el establecimiento de equipos multidisciplinares compuestos por endocrinos, radiólogos, médicos nucleares y cirujanos es fundamental para lograr el correcto abordaje de la patología tiroidea, que puede ir desde un simple nódulo benigno hasta el cáncer de tiroides, pasando por el bocio hiperfuncionante y los tiroides multinodulares”, añade.

“Una vez detectado el nódulo tiroideo, es imprescindible analizar su comportamiento a través de la gammagrafía, que mide la distribución de las hormonas en la sangre, y descartar que se trate de un cáncer”, comenta el experto. En general, un nódulo “caliente” puede ser un indicador de hipertiroidismo, una situación en la que se produce una cantidad excesiva de hormonas tiroideas circulantes debido a que la glándula tiroidea funciona más de lo debido. “Es como llevar un motor a 180 kilómetros por hora de manera constante”, explica.

Generalmente, esta disfunción produce un desgaste intenso y numerosos problemas. “Suele tratarse con fármacos antitiroideos, yodo radiactivo y/o cirugía (extirpación de la glándula tiroides)”, señala el doctor Rodríguez Peña. Por su parte, un nódulo “frío” suele indicar inflamación tiroidea, lo que comprende un amplio conjunto de enfermedades bajo la denominación de tiroiditis.

CÁNCER DE TIROIDES

En caso de que se sospeche un cáncer de tiroides, el diagnóstico precoz es clave para la supervivencia del paciente. “Los carcinomas diferenciados suelen responder al tratamiento en casi el cien por cien de los casos, si éste se inicia pronto”, apunta el experto. En el lado opuesto, la mortalidad de los carcinomas indiferenciados al cabo de seis meses oscila entre el 90 y el 95 por ciento.

“El tratamiento estándar del cáncer de tiroides se compone de la administración de yodo radioactivo (I-131) más cirugía (extirpación de total de la glándula)”, afirma el doctor Rodríguez Peña. Previamente se suele dejar a estos pacientes en situación de hipotiroidismo (producción insuficiente de hormonas tiroideas circulantes) con el objetivo de optimizar al máximo la función del yodo. “Los problemas que dicha situación conlleva para el paciente pueden verse solventados gracias al uso de la TSH recombinante”.

El cáncer de tiroides no presenta síntomas destacados, razón por la cual se suele acudir al médico en estadios muy avanzados, sobre todo en zonas rurales. “Uno mismo tiene que estar alerta ante cualquier bulto que aparezca en la zona del cuello, y muy especialmente en aquellos casos en los que haya habido algún antecedente familiar”, explica el experto. Asimismo -continua-, los centros “deben contar con profesionales experimentados, empezando por los radiólogos que hacen las ecografías”.

La ecografía y la citología por punción aspirativa con aguja fina (PAAF) son las dos pruebas que suelen confirmar la enfermedad tras la exploración manual del endocrino. También se pueden realizar otras pruebas complementarias, como la resonancia magnética y el PET.

UNIDAD MULTIDISCIPLINAR

La Unidad de Cirugía Endocrina del Hospital Universitario de Madrid “responde a la necesidad de contar con una organización lógica tras la detección del nódulo tiroideo”, tanto de etiología maligna como benigna, según el doctor Rodríguez Peña. Empezó a funcionar hace dos años y está formada por especialistas de diversos tipos.

“En muchos de los casos que se atienden en nuestra unidad se requiere la extirpación total de la glándula tiroides, una cirugía especialmente difícil”, añade. Dicho esto, las posibles complicaciones que puedan aparecer durante esta intervención quirúrgica tienen que estar previstas por el equipo: desde la lesión del nervio recurrente laríngeo hasta alteraciones respiratorias o del habla, pasando por la extirpación accidental de las glándulas paratiroides. “No hay que olvidar que en el cuello hay muchas estructuras que resultan vitales para el individuo”, concluye el experto.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook