LA VOZ LIBRE

IRAN-NUCLEAR

El Congreso de EE.UU. aprueba una ley que impone más sanciones a Irán

Efe
2010-06-25 02:32:00

Washington.- El Congreso de EE.UU. aprobó hoy una serie de sanciones unilaterales significativas contra Irán, dirigidas en particular a su sector energético, y cuyo objetivo es que Teherán abandone sus presuntas ambiciones nucleares.

La Cámara de Representantes aprobó la legislación, por 408 votos frente a 8, después de que el Senado hiciera lo mismo, con 99 votos a favor y ninguno en contra.

La medida, que busca frenar el presunto programa nuclear de Irán al impedir las importaciones de gasolina, será enviada al Despacho Oval para que la firme el presidente Barack Obama.

La Casa Blanca considera que esta medida reforzará la estrategia multilateral de aislamiento de Irán.

La legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen afirmó que, si esas sanciones se aplican con rigor, conformarían "una acción decisiva para obligar al régimen iraní a poner fin a su búsqueda de armas nucleares, su programa de misiles y armas químicas y biológicas, y a su patrocinio del 'jihad' (guerra santa) global".

El senador republicano John McCain dijo que ahora las compañías extranjeras "tendrán que escoger entre hacer negocios con Irán o con Estados Unidos".

Por su parte, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry, dijo en un comunicado que la aprobación de la medida es un "paso firme e importante" para responder a la amenaza de un Irán con armas nucleares.

"Un Irán con armas nucleares supondría una amenaza intolerable para nuestro aliado, Israel, provocaría una carrera armamentística en la que ya es una de las regiones más peligrosas del mundo, y socavaría nuestro esfuerzo global para impedir la propagación de armas nucleares", dijo Kerry.

El grupo de presión judío "AIPAC" aseguró que la medida en cuestión "tiene dientes" y ofrece "la mejor esperanza de que, a través de medidas políticas y económicas se pueda persuadir a Irán a que ponga fin a su programa nuclear ilícito antes de que sea demasiado tarde".

Entre otros elementos, la iniciativa amplía las sanciones aprobadas hace dos semanas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y por la Unión Europea, mientras continúa la búsqueda de una solución diplomática con Teherán.

Sanciona a negocios que suministren petróleo refinado a Irán u ofrezcan apoyo a su programa nuclear o a la Guardia Revolucionaria.

Irán depende en gran medida de las importaciones de gasolina debido a su deficiente capacidad para refinar el crudo.

También amplía la Ley de Sanciones contra ese país, que se aplicarían "a compañías extranjeras, incluyendo los sectores de seguros, finanzas y de envío de cargamentos, que venden a Irán bienes y servicios" o que dan asistencia técnica para desarrollar el sector energético de ese país.

Además, prohíbe la concesión de contratos federales a firmas extranjeras que exporten a Irán tecnología que, a su vez, sea utilizada para restringir la libertad de expresión y el libre flujo de información.

También niega el acceso al sistema financiero estadounidense a bancos extranjeros que hagan negocio con ciertas entidades en la "lista negra" de EE.UU., incluyendo la Guardia Revolucionaria y varios bancos iraníes.

La semana pasada, el Departamento del Tesoro agregó una treintena de individuos y empresas a esa lista por sus presuntos vínculos con el programa nuclear iraní o porque, a juicio de Washington, han ayudado a Irán a evadir las sanciones.

La iniciativa establece mecanismos para negar contratos federales a compañías que ayuden a potenciar, de forma directa o indirecta, el programa nuclear iraní.

El Gobierno de EE.UU. levantaría las sanciones cuando el Ejecutivo certifique ante el Congreso que Irán puede salir de la lista de presuntos patrocinadores del terrorismo, y ha abandonado sus esfuerzos para desarrollar o adquirir armas de destrucción masiva y misiles balísticas y tecnología para lanzarlos.

Si bien este paquete de sanciones es el más enérgico hasta ahora, no está claro que tenga el efecto de asfixia que busca Washington, tomando en cuenta que Teherán venía preparándose para estas medidas punitivas de Occidente.

Según el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, William Burns, Irán ha reducido su dependencia de las importaciones de productos de petróleo refinado del 40 por ciento al 25 por ciento.

Algunos expertos señalan que el Gobierno iraní piensa recortar aún más esa dependencia mediante el uso de combustibles alternativos y una reducción del consumo.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook