LA VOZ LIBRE

Más sobre el velo islámico

Jesús Royo Arpón
2010-07-06 09:22:13

Que no. Que nos confundimos. Que no se trata de si nos gusta o no nos gusta el velo islámico. A mí el velo me parece fatal, un insulto al cuerpo humano, la expresión de la desconfianza hacia la mujer, ser maléfico y turbador, y una verdadera tortura, porque los colores oscuros –y el negro creo que lo es- retienen el calor: fatal para estas latitudes. Prefiero el homenaje al cuerpo de nuestra cultura clásica, la desnudez, el vestido desenfadado y ceñido, el juego insinuante de los pliegues mojados sobre el cuerpo. Eso es lo que yo prefiero: pero eso no me autoriza a despreciar, y menos a prohibir a quien no sienta como yo. Puestos a despreciar o a prohibir, lo único que hay que despreciar es al que desprecia, los único que hay que prohibir es la prohibición. Sí, como en aquel grafiti del París del 68. Sólo hay que prohibir lo que dañe a los demás, lo que les impida ir a su aire sin limitaciones. Y a partir de ahí, allá cada cual con sus manías. ¿Que no quieres comer cerdo, como los musulmanes y los judíos? ¿Que no harás ni un rasguño a una vaca, como los hindúes? ¿Que no soportas comer carne, como los vegetarianos? ¿Que tienes prohibidas las habas, como los pitagóricos? ¿Que te morirías antes de hacerte una transfusión de sangre, como los testigos de Jehová? ¿Que abominas de toda representación del cuerpo humano, como los iconoclastas? Pues muy bien: allá películas, hay muchas maneras de cazar moscas, y cada cual en su casa y Dios en la de todos, que diría Sancho Panza, modelo de referencia en tantas cosas.

Hay una variante de la prohibición, y dice que el velo islámico está muy bien en su país, pero no aquí: aquí mandamos nosotros, ellos son extranjeros y extraños, y o se adaptan o largo. La gente suele aceptar con facilidad este tipo de planteamientos, porque resulta tranquilizador, cada costumbre en su país, cada gente en su tierra, sin mezclarse. Y el que cambia de país, que se adapte: allá donde fueres, haz lo que vieres. Pero el refrán debería continuar: "...si quieres". Es decir, adáptate, si te da la gana: no por obligación. Precisamente los occidentales somos expertos en no adaptarnos: al contrario, exportamos costumbres, vestidos, fiestas, quizá por una irritante conciencia de superioridad.

Tan sabio podría ser el refrán contrario: "allá donde fueres, sigue siendo como eres", o sea, no disimules, ofrece a los demás tu perfil original, no ocultes tus creencias. La integración obligatoria, por ley, es señal de integrismo, de incapacidad para gestionar lo diverso. Si el velo fuera malo, lo sería igual aquí que en Afganistán, digo yo: no puede ser malo aquí y bueno en Afganistán. Por lo tanto, lo malo no es el velo, sino la prohibición, de ir sin él en Afganistán, o con él en Lleida.

Por último, a los incautos de izquierda que se prestan a prohibir el velo "porque ofende la dignidad de la mujer". ¿No os dais cuenta de que es una trampa, un anzuelo envenenado? El morbo del velo no es por ser velo, sino por ser islámico. Se trata –una vez más- de "pararles los pies a los moros", que nos invaden. El síndrome de Don Pelayo, el Santiago y cierra España, la derecha más cutre.

Comentarios

Dice ser Juan
2010-07-16 21:07:41
El velo: "insulto al cuerpo humano", "verdadera tortura". No es esto violencia contra la mujer? No va esto en contra del punto 1º de la Declaracion sobre la Eliminacion de la Violencia contra la Mujer? Un pais soberano puede prohibir o aceptar lo que quiera. Dependera de lo que haga que sera visto de una manera u otra. Desde luego una nacion que acepte cualquier cosa es merecedora de un babuchazo en la cara. Si quiere respeto de los demas tiene que respetarse a si misma. "Alla donde fueres, sigue siendo como eres", digaselo a un integrista y ya vera cuanto tiempo dura nuestra "no integracion". Ser buenista queda muy liberal pero mas que nada es ser tonto.

Dice ser Reverendo
2010-07-10 10:29:44
Un apunte.- Si no hubiera sido por Don Pelayo, tu no estarías aquí escribiendo este royo progre e infantil de "oh, que buenos somos todos""oh, que se acaben las guerras del mundo mundial" "oh, oh y más oh" .- Estarías en la edad media, con una chilaba y orando a Alá. Frente a la derecha más cutre se opone la izquierda más ignorante, o mejor dicho,más interesada, como siempre, capaz de aliarse con el mismo diablo con tal de arañar un poco de poder

Dice ser jmc
2010-07-07 11:50:26
Excelente articulo cuyo criterio comparto al cien por cien. Sólo los criterios de seguridad y facilidad de identificacion en lugares publicos (escuelas, oficinas, ayuntamientos, etc) justifica la prohibicion ,no del burka, sino de cubrirse el rostro, con casco, con pasamontañas, con antifaz o con lo que sea. Ya sé que los criterios de la Bibiana pretenden proteger la dignidad de mujer (que define ella) y la libertad religiosa ( que tambien define ella). Por otra parte todos estos criterios no impiden subvencionar mezquitas, cocinar menús diferentes para los alumnos musulmanes ( no sé si para los alumnos judios) etc.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook