Thursday, 19 October 2017 | 
LA VOZ LIBRE
Thursday, 14 de May de 2009, 13:42
La lengua no va con la tierra

Un autor “nostrat” decía hace años que “en Cataluña siempre se hablará catalán. Cuando el catalán desaparezca, de aquí a miles de años, quizá todos hablaremos chino, pero el chino de Cataluña tenderá a ser diferente, porque eso lo lleva la tierra”. O sea que, según este señor, cuando decimos en catalán una expresión de aquellas tan catalanas, como “això rai”, lo decimos porque nos lo transmite la tierra: el sustrato geológico, el clima del país, la densidad de los haces magnéticos, los vientos dominantes... De esta afirmación, lo más suave que se puede decir es que su autor difícilmente habría superado la prueba de alcoholemia.

Sin caer en un absurdo tan espantoso, los que identifican la lengua con la identidad también confunden la velocidad con el tocino. Resultaría que hablamos diferente porque somos diferentes. Hablamos así porque nos han parido así. La lengua, pues, se debe a una “manera de ser”. En qué consiste esa manera de ser... ¡chi lo sa! Pero, si no es pura especulación, debe estar impresa en el ADN. He aquí cómo la lengua, por la vía de la identidad, viene a ocupar el lugar de la Raza, concepto desacreditado después del nazismo. La lengua cumple el mismo servicio que la raza, pero sin sus inconvenientes.

Me parece que ya es hora de que alguien lo diga claramente, mejor si es alguien del campo de la filología. La lengua no está determinada genéticamente, ni condicionada por el ambiente físico. No hay lenguas más aptas para un paisaje. Si todos los de un país hablan igual, es porque siempre se han tratado entre ellos. Y si hablan diferente que sus vecinos, es porque en un montón de siglos no se han relacionado con sus vecinos. O sea: hablar diferente es el resultado de una restricción del horizonte comunicativo. Hablar catalán no es ninguna gloria. Tampoco es una triste gracia. Es, sencillamente, un hecho más bien banal. Un hecho sin ningún tipo de grandeza. Ni de dramatismo.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 5 comentarios
Dice ser Enric
Saturday, 16 de May de 2009, 13:29
Estupendo artículo, por ser de aquí, de Barcelona, no me siento ni mejor ni peor que nadie, por hablar catalán y castellano, tampoco me siento mejor o peor que nadie. Que los nacionalistas sacralicen el catalán y lo impongan me disgusta enormemente, conmigo conseguirán el efecto contrario (con ellos siempre hablaré castellano), con mi gente, con mis amigos, me seguiré sintiendo libre de utilizar la lengua que quiera. No me gustan las imposiciones, y aquí, en Cataluña se impone el catalán.

Dice ser un de sitges
Saturday, 16 de May de 2009, 13:02
Alex: no has entendido nada, vuelve a leer el comentario de José Miguel y a lo mejor lo comprendes. ¿ de donde sacas "un catalan que no se siente catalán"... yo te lo diré DE TUS IDEAS PREFIJADAs, no admites que otros catalanes piensen de otra manera, revisa tus conviciones democráticas...porque arriba como tu dices no dice nada de eso. A mi me gusta la libertad, la de elegir la lengua oficial también. Salut i visca la llibertat d'eleccio de llengua

Dice ser Alex
Saturday, 16 de May de 2009, 01:02
Lo importante no es tener algo que decir sino algo "bueno" que decir . Fíjense sino en la parrafada cansina, tediosa, larga y aburrida del comentario que hay encima del mío. Siempre igual , un Catalán , que no se siente Catalán pero que le obligan a serlo, o es un Castellanohablante que se siente Catalán pero que habla castellano porque le molesta que le obliguen a hablar Catalán .No se , no parece mucho rollo para tan poco contenido ?. Hay gente que aunque escriba en la lengua de Cervantes no da mas de si.

Dice ser José Miguel
Friday, 15 de May de 2009, 11:27
Yo, como soy de ciencias, intento no ponerme trascendente más que lo mínimo imprescindible. En este asunto de la lengua, también. Para mí, el debate es que ante el hecho de que en la Cataluña de hoy en día, para una gran parte de su población, su lengua natural es el castellano. La cuestión es simplemente que ante eso ¿qué se hace? La clase nacionalista dirigente lo tiene claro. Se le borra la memoria a las nuevas generaciones para que tengan bien programado que cuando pisan Cataluña sólo deben utilizar el catalán. Y yo ante eso me planto. No porque yo tenga ninguna clase de problema técnico para desenvolverme en catalán cuando lo necesito. Me planto porque me parece una chapuza sociológica que nos ridiculiza como sociedad. Las lenguas no son como refrescos, que cuando están bajas las ventas, se hace una buena campaña publicitaria y se arregla el problema. En Cataluña hemos sufrido bastantes de éstas, cada vez más patéticas. Las lenguas no son como habitaciones, que puedes decidir trasladarte de una a otra por la razón que sea. La lengua es la expresión de la forma de ser de la gente. Y si la mayoría castellanohablante que hay en las zonas urbanas renunciamos a nuestra lengua, nos convertiremos en un país de farsantes, simplemente para regocijo de una casta política que no aporta nada positivo

Dice ser gervasio
Friday, 15 de May de 2009, 00:04
MAS CLARO, AGUA. ESTE ESCRITOR DEFINE MUY BIEN TODO ESTE ROLLO CON LAS VELEIDADES NACIONALISTAS RELACIONADAS CON LAS LENGUAS. LO IMPORTANTE NO ES HABLAR UNA U OTRA LENGUA, LO IMPORTANTE ES TENER ALGO QUE DECIR

Página 1 de 1
Encontrados 5 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
La Voz Libre on Facebook
        

La Voz Libre en tu correo