LA VOZ LIBRE

Los secretos de belleza de Fabio Capello: un baño de barro

El seleccionador inglés acudió junto a su mujer Laura a un lago de aguas termales al sur de Italia

LVL
2009-09-21 11:52:08

Madrid.- Con la selección inglesa de fútbol rumbo al Mundial de Suráfrica 2010, Fabio Capello, su entrenador, se puede relajar al margen de todo lo que acontece en el agitado panorama de las ligas europeas. Él ya ha hecho los deberes y ahora le toca descansar antes de afrontar su último examen como preparador.

Para llevar a cabo tal propósito, el seleccionador inglés, de origen italiano, ha visitado junto a su esposa Laura un lago de aguas termales calientes al sur de su país para poner a prueba los beneficios del lodo sobre su cuerpo.

Y así, embadurnado en barro, se ha dejado ver Capello, quien dejó secar al sol el lodo que caía sobre su cuerpo con el fin de quitar las impurezas y mejorar el tono de la piel. Sin embargo, este natural método de belleza tiene sus efectos secundarios, ya que, a veces, las aguas termales que alimentan el lago producen gases sulfurosos desprendiendo un terrible olor a huevos podridos.

RUMBO AL MUNDIAL

El ex entrenador del Real Madrid, equipo con el que ganó dos campeonatos ligueros en sendos años, ha logrado hasta ahora evitar las muy frecuentes críticas en Inglaterra. El italiano no practica un fútbol muy vistoso, pero sus jugadores han conseguido hilvanar ocho victorias consecutivas, lo que les ha llevado a tener asegurado un puesto en la próxima Copa del Mundo, de la que Inglaterra espera salir campeón tras su único éxito en 1966.

Fabio Capello, el segundo entrenador extranjero de la selección Inglesa, tras el sueco Sven Goran Eriksson, percibe cerca de seis millones de euros al año por una decena de partidos. Este salario le permite soñar con un retiro dorado; un adiós ya anunciado para cuando finalice su aventura como seleccionador inglés.

En Inglaterra, la prensa sensacionalista, ávida de cualquier embrollo para sacarlo a la luz, no han conseguido gran cosa de Fabio Capello, ya que la vida privada del italiano está lejos de cualquier reproche. Después de más de 40 años juntos, él y Laura, con quien ha tenido dos hijos, se muestran tan cerca uno del otro como siempre.

Comentarios

 
Publicidad