LA VOZ LIBRE

El mejor Gallardón, el Rey

Fernando Jáuregui
2009-09-24 13:28:14

Ahora resulta que el Rey, nada menos, viajará a Copenhague el próximo día 2 para apoyar, en el momento decisivo, la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos de 2016. Por allí también andarán el presidente Zapatero, supongo que en calidad de ministro de Deportes, y otros muchos -desde la presidenta madrileña Esperanza Aguirre hasta Pau Gasol- que arrimarán el hombro, cuando ya todo esté sin embargo decidido y bien decidido, a favor de la capital española frente a sus competidoras.

Claro que a mí, como a la mayoría de los españoles, me gustaría que Madrid fuese la elegida, aunque tiemblo al pensar en el furor por las zanjas que le podría entrar al ya fanático por las obras alcalde y regidor de la Villa: más calles levantadas -aún- para preparar el cortejo olímpico. Pero reconozco que tengo mis dudas de que la ciudad española sea la favorita, y menos después de que el mismísimo Obama se haya decantado en la lucha, a favor, naturalmente, de Chicago.

Que yo sepa, sin embargo, el presidente de los Estados Unidos no piensa ir a Copenhague a ver si lo suyo sale o no adelante. Pero sí estará allí don Juan Carlos, a quien, aparentemente, los organizadores del Madrid'16 han presionado para que encabece el séquito en la capital danesa. Puede que Obama no quiera arriesgarse a que Chicago no sea la elegida. Puede que tenga otras cosas más importantes que hacer. En todo caso, me parece un peligro que, sin tener confirmada la victoria de Madrid, se haga comparecer al Rey en Copenhague, apoyando las ambiciones algo faraónicas de Alberto Ruiz-Gallardón.

Si todo va bien, champán y aplausos. Pero ¿y si, como es perfectamente posible, va mal? Pues resultará que los números uno y dos en el protocolo del Estado, es decir el Monarca y el jefe del Gobierno, volverán con las orejas gachas, escoltando a un cabizbajo Gallardón. Volverán a que los de siempre, ignorando estos complicados mecanismos del ombliguismo olímpico, les digan que no pesan nada en el concierto mundial y todo eso que los del 'cuanto peor, mejor' suelen esgrimir cada vez que hablan de la marcha del Estado.

Me parece que sería mejor, dadas las circunstancias, que el Rey se quedase en La Zarzuela, para, en su caso, descorchar el champán en privado o, por el contrario, quedarse chafado, pero en sus aposentos. Pero eso, claro, a Gallardón no le conviene, porque, si los hados no nos son propicios, el fracaso sería suyo, y no lo compartiría con más altas instancias. Así es el superalcalde: generoso a la hora de compartir. Sobre todo, las culpas.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook