Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Cataluña ante el desafío secesionista

Mas mete presión a la CUP y les recuerda su 'deber de decidir' en el discurso de Fin de Año

El presidente catalán asegura que "queda poco tiempo y poco margen" para lograr un Gobierno

Madrid.- El presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, utilizó su discurso de Fin de Año para meter presión a la CUP sobre su investidura. Lejos queda el mensaje de años anteriores sobre la independencia o el 'derecho a decidir'. Este pasado miércoles, Mas apremiaba a sus socios para que ejercieran su "deber de decidir" y le otorgaran el Gobierno catalán, argumentando que "queda poco tiempo y poco margen" para lograr formar Govern.

Poco se podía imaginar Mas que el tradicional discurso de Fin de Año lo haría aún sin ser investido. De hecho, en su hoja de ruta contaba ya con, a estas alturas tras las elecciones del 27S, liderar al Gobierno catalán. Sin embargo, la CUP retrasa ese momento y, en vista del final de plazo que se acerca, -el 9 de enero es el último día para lograr su investidura-, Mas ha tenido que aprovechar para meter presión y apelar al proyecto secesionista por encima de ideologías.

Sin mencionar explícitamente a la CUP, Mas basó su discurso en traspasarles el peso de "los escenarios políticos de una enorme complejidad" y apeló al "deber de decidir" de los 'cupaires'. Una responsabilidad "insoslayable" aunque el escenario en el que se encuentren "no sea fácil". Sí fue explícito el presidente catalán al referirse a los "meses inciertos, con inquietudes y algunas decepciones".

El complejo escenario, dijo, insta a "dialogar, negociar y pactar entre ideas, personas y partidos muy diferentes". Un mensaje que aplicó no solo a Cataluña si no también a España, en referencia a la formación de un Gobierno estable para el Estado.

"Como presidente de Cataluña, tengo muy presente el derecho a decidir de nuestro pueblo, fundamento de nuestra soberanía. Pero también tengo muy presente el deber de decidir de nuestros representantes políticos. En Cataluña, después de tres meses de intensas negociaciones, seguimos pendientes de la formación del nuevo Govern", añadía, situando el calendario y sus limitaciones en el discurso. "Queda poco tiempo y poco margen", reiteraba.

"Los ciudadanos han decidido con su voto quienes son los representantes que han de asumir la responsabilidad de dirigir las instituciones", dijo, añadiendo que esa responsabilidad "no puedes ni debes rehuir una vez has pasado por las urnas y has recibido el mandato democrático de la población".

Aunque basó su discurso en Cataluña, Artur Mas no dudó en referirse también a los problemas que tiene Rajoy para formar Gobierno. "Los que en las últimas semanas se han mofado y han hecho escarnio de la situación política catalana deberán de aplicar en sus casas la terapia para resolver aritméticas de suma muy complicada", aseguró en referencia a ello, aunque aseguró que le conviene, al igual que en el caso catalán, un Gobierno de diálogo.

El deseo del presidente catalán no pudo ser otro que encontrar "en los pocos días que quedan la manera de tener un nuevo Govern, y una estabilidad que permita hacer un buen trabajo y cumplir los mandatos recibidos en las urnas", aunque sin excluir la celebración de otras elecciones.

> En la imagen, Artur Mas en su discurso de Fin de Año.