Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Centenares de personas despiden el año a las doce del mediodía en la Puerta del Sol

MADRID, 31 (EUROPA PRESS) Centenares de personas se han dado cita este viernes en la madrileña Puerta del Sol para celebrar el fin de año, pero lo han hecho a las doce del mediodía, una iniciativa que cuenta cada año con más adeptos y en la que los principales protagonistas son los más pequeños. Mandarinas, ositos de gominola y como no las míticas uvas, todo vale para despedir el año al mediodía y doce horas antes de que el reloj de la Puerta del Sol anuncie la llegada de una nueva década. Entre los que esperaban impacientes a las uvas se encontraba un grupo de amigos de Fuenlabrada que, en declaraciones a Europa Press Televisión, han explicado que es el segundo año que se acercan a la madrileña plaza a celebrar las doce uvas del mediodía. "Es el segundo año, el primero vinimos y nos hizo mucha ilusión. Hay menos gente y se está mejor en la calle, en plan tranquilito. Hemos venido con ositos de gominolas, pero a la noche nos tomaremos las uvas", ha explicado Mireia Carreras. La joven ha afirmado que esta tradición que comenzó hace pocos años es genial para celebrar con amigos ya que "la noche es más para la familia". Los hay también que han acudido con los más pequeños de la casa como es el caso de Eva, una madrileña que ha asegurado estar "preparadísima" para entrar en el nuevo año. Así ha asegurado que vienen de día porque de noche es "imposible" y así los más pequeños pueden disfrutar de las campanadas. Uno de ellos, Jorge, ha asegurado estar muy contento con el momento aunque reconoce que "con tantas uvas se hinchan los mofletes". "ESTE AÑO 24 UVAS" Pero no sólo había ciudadanos madrileños; una familia de Denia (Alicante) ha decidido pasar el fin de año en la capital y no ha dudado en tomarse las uvas por adelantado. Así lo ha explicado Jaime, el padre, quien ha aclarado que es la primera vez que viven esta experencia. "Hemos venido por primera vez por iniciativa de mi mujer que tenía ilusión. Hemos visto en el hotel que ponían las doce (campanadas) y he pensado que vamos a celebrarlo ahora y a la noche. Es buena iniciativa porque por la noche me han dicho que hay muchísima gente, entonces ahora lo celebramos más tranquilos y a la noche meollo. Este año 24 uvas", ha matizado. Entre los más 'fiesteros' se encontraban grupos de familias, amigos y curiosos disfrazados con llamativos atuendos, pelucas y originales gorros, como lo han hecho Joaquina y Sara, madre e hija, que tenían el confeti preparado para cuando el reloj anunciara las doce del mediodía. Por su parte, Emilio, un joven de Moraleja de Enmedio, ha decidido celebrar el fin de año a mediodía ya que por la noche trabaja. "Es el primer año que vengo porque como esta Nochevieja tengo que trabajar he pensado que aprovecho y me tomo las mandarinas. Es muy buena idea porque por la noche con la gente es imposible, el año acaba ahora y la fiesta me la voy a pegar ahora", ha añadido.