LA VOZ LIBRE

Primero, solidarios

Alberto Serrano
2009-04-29 11:59:12

Estoy de acuerdo con la decisión del presidente de Gobierno de no restar ni un euro a las prestaciones sociales, de no dejar desamparados a los parados, en no permitir que se abarate aún más el despido, en que el Estado proteja a quienes más lo necesitan. Lo que me resulta sorprendente es que alguien pueda defender lo contrario. Afortunadamente, un Gobierno socialista, si algo no se puede permitir, es no ser solidario.

Cuatro millones de parados es una cifra que pone el pelo de punta, por lo que supone de tragedia para estos cuatro millones de personas. Porque lo peor no es quedarse sin empleo, lo peor es que dada la situación económica es muy posible que tarden mucho en encontrar otro puesto de trabajo, y en algunos casos es probable que no lo encuentren nunca. De manera que no se puede añadir desesperación a la desesperación de quienes se encuentran de la noche a la mañana sin empleo.

Ahora bien, creo que además de mantener todas las prestaciones sociales, de no dejar a nadie abandonado, el presidente tiene que hacer algo más. Y es que las medidas de protección deberían de ir acompañadas de otras medidas que alumbren empleo, pero no sólo empleo creado por las Administraciones.

También habría que pedir al Gobierno que sea más austero, que gaste bien los recursos. El presidente perdió una magnifica oportunidad al remodelar su Gobierno porque podía haber prescindido de ministerios. Pero no sólo hay que ahorrar prescindiendo de ministerios y altos cargos públicos, también se puede ahorrar en el gasto corriente y, sobre todo, el Gobierno tiene que hacer entender a las comunidades autónomas que no están los tiempos para malgastar. Hay partidas presupuestarias de las comunidades autónomas que provocan irritación, por ejemplo las dedicadas a la propaganda, o a abrir oficinas representativas a lo largo y ancho del mundo. A mí me parece una indecencia malgastar el dinero de los contribuyentes en propaganda.

De manera que la negociación para la financiación autonómica debería estar marcada por un principio y es que a cada comunidad tenga la financiación que necesita de acuerdo a la actual situación económica y, eso sí, pedirles que se ajusten el cinturón.

La financiación autonómica va a ser la prueba del nuevo del Gobierno Zapatero y si los ciudadanos no le perdonarían a un Gobierno socialista que les dejara desprotegidos, tampoco le perdonarán que por calmar los ánimos encrespados de algunas comunidades reparta el dinero que no hay, y mucho menos que el poco dinero que queda en la caja se dedique a partidas prescindibles como es la propaganda, o esas oficinas de representación que algunas comunidades tienen abiertas fuera de nuestras fronteras, o que se gaste el dinero, como hizo recientemente la Generalitat, en promover lenguas indígenas en Ecuador. Francamente esa no es la prioridad.

La política autonómica del presidente Zapatero no ha sido precisamente un éxito y hoy las relaciones son más difíciles que años atrás, sencillamente porque este Gobierno ha ido más allá de lo razonable, queriendo arreglar las desavenencias con los gobiernos autonómicos a base de dar.

Ya digo que me parece un acierto que el presidente haya reiterado su compromiso en no dejar desamparados a quienes lo necesitan y, sobre todo, a no mermar el Estado de las prestaciones del Estado de bienestar, pero también debe de gastar mejor y sobre todo impulsar políticas para crear empleo, son estos dos últimos puntos donde por ahora no termina de acertar pero ¡ojalá¡ acierte.

Comentarios

Dice ser pandemia social
2009-04-30 12:02:38
La política del subsidio es la política del suicidio. Hay mil formas de subsidiar a los parados, y la mejor siempre es ponerlos a trabajar. El Estado podría eliminar los impuestos a las empresas de nueva generación, porque aunque se pierde el impuesto, se gana dinámica de trabajo, generación de riqueza, y es la única forma de retomar un crecimiento. Política de microcréditos a gestionar por ayuntamientos y Cajas, eliminación de completa de tasas para nuevas empresas, y abaratar el despido. A ningún empresario le sale rentable ir cambiando cada x tiempo el mismo puesto, porque resulta ineficiente. Eso es lo que consigue incentibar los contratos basura. Se acaba el incentivo, se despide, y se coje uno nuevo para gozar del incentivo otra vez. Así, las personas con contratos más precarios siguen en la rueda indefinidamente. Abaratando sin límite de tiempo, algunos inútiles con responsabilidad harían mejor su trabajo, y se premiaría el trabajo y no el haber conseguido aguantar X tiempo en un empleo siendo la rémora de la empresa.

Dice ser pepebadajoz
2009-04-30 11:05:10
Si Julia hay que proteger al parado, pero la mejor manera de protegerlo es dandole un trabajo y este gobierno no ha tomado ni una medida que fomente el empleo, ni una. Lo de las comunidades autonomas simplemente es de juzgado de guardia, hay algunos dirigentes autonomicos que deberian esta en la carcel por incompentes y prepotentes, pero es lo que tenemos.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook