Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

CHILE-FREI

La justicia chilena confirma los procesamientos en el caso del ex presidente Frei Montalva

Santiago de Chile.- La Corte Suprema chilena rechazó hoy todos los recursos de amparo presentados en contra de los procesamientos dictados por el juez Alejandro Madrid por el supuesto crimen del ex presidente Eduardo Frei Montalva.

Según fuentes judiciales, el máximo tribunal revocó de esta manera la decisión de la Corte de Apelaciones que había dejado sin efecto los procesos de dos de los seis imputados, los doctores Pedro Valdivia y Patricio Silva.

En la práctica, la Corte Suprema mantiene los procesos a los galenos Silva, Valdivia, Sergio González y Helmar Rosenberg, además del ex agente de la CNI (Central Nacional de Inteligencia, aparato represor de la dictadura) Raúl Lillo y del ex chófer del ex mandatario, Luis Becerra.

El juez Madrid procesó y ordenó el pasado 7 de diciembre, el arresto de Silva, Lillo y de Becerra, un antiguo empleado de confianza de la víctima, como presuntos autores del homicidio de Frei Montalva.

Valdivia fue procesado como cómplice y Rosenberg y González, de la Universidad Católica, que practicaron una autopsia al cadáver del ex presidente, como encubridores.

Silva, coronel retirado del Servicio de Sanidad del Ejército, dirige actualmente el departamento de Contraloría del Hospital Militar, mientras Valdivia fue médico de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), la policía secreta del ex dictador Augusto Pinochet.

Lillo es un civil que trabajó sucesivamente como agente de la DINA, la CNI y la DINE (Dirección de Inteligencia del Ejército).

De acuerdo con fuentes judiciales, este acusado, que está también procesado en el juicio por el secuestro y homicidio del químico y agente secreto Eugenio Berríos, era uno de los responsables en la CNI de espiar a la Democracia Cristiana y, como tal, fue quien reclutó a Luis Becerra para que informara de las actividades del ex mandatario.

Frei Montalva, que gobernó Chile entre 1964 y 1970, se sometió a fines de 1981 a una cirugía de carácter simple, a causa de una hernia, en la Clínica Santa María, pero tras la intervención su condición empeoró hasta su fallecimiento el 22 de enero de 1982, a los 71 años.

Oficialmente, el deceso se habría producido por una infección bacteriana que habría originado una peritonitis aguda y un posterior shock séptico, pero la investigación judicial ha apuntado a que en realidad murió envenenado.