Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

R.UNIDO-IRAK

Londres no tiene pruebas de la implicación de Irán en secuestros en Irak

Londres.- El Gobierno del Reino Unido afirmó hoy que carece de pruebas que involucren a Irán en el secuestro de cinco ciudadanos británicos en Irak, uno de los cuales -Peter Moore- fue liberado el miércoles tras dos años y medio de cautiverio.

Londres contestó así a las informaciones de varios medios británicos, según las cuales los secuestrados fueron trasladados a Irán justo después de haber sido capturados en la sede bagdadí del Ministerio de Finanzas y Tecnología de Irak, en mayo de 2007.

Diversas fuentes iraquíes e iraníes informaron al diario "The Guardian" que las víctimas fueron encarceladas en centros dirigidos por la unidad Al-Quds de la Guardia Revolucionaria, especializada en operaciones en el extranjero para el Gobierno iraní.

A estas informaciones se sumaron las declaraciones a la BBC del ex comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak, David Petraeus, quien dijo estar seguro "en un 90 por ciento" de que los rehenes fueron retenidos en Irán durante parte de su secuestro.

A este respecto, un portavoz del Foreign Office británico declaró: "hemos visto las especulaciones de que Irán está directamente involucrado en este secuestro. Irán, desde luego, tiene influencia en Irak, pero no tenemos pruebas que corroboren las informaciones de una implicación directa en el secuestro".

"No tenemos evidencias de que los rehenes británicos, incluido Peter Moore, fueran retenidos en Irán. No estamos en situación de decir con seguridad dónde estuvieron retenidos durante cada uno de los días de sus dos años y medio de cautiverio", añadió.

El Foreign Office no quiso confirmar si Moore, informático de 36 años, está en contacto con la embajada británica en Bagdad para preparar su regreso inmediato al Reino Unido y manifestó que quiere que la vuelta del británico tenga un perfil bajo.

Moore fue secuestrado junto a cuatro guardaespaldas. Los cadáveres de tres de ellos aparecieron el año pasado y el Gobierno británico cree que el cuarto también ha sido asesinado.

Downing Street informó de que el primer ministro, Gordon Brown, habló hoy por teléfono con el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, para agradecerle los esfuerzos para la liberación de Moore.

"The Guardian" aseguró que Sami Al Askari, un asesor del primer ministro iraquí, viajó a la localidad iraní de Qom en diversas ocasiones para entrevistarse con el líder de los secuestradores.

Entrevistado por la BBC, Al Askari dijo que no había viajado a Irán a negociar, aunque sí reconoció haber estado involucrado en las conversaciones para solucionar el problemas de los rehenes en Irak.

Por su parte, el jeque Jassim Al Saidi, dirigente de la milicia chiíta Asaib al-Haq, acusada de los secuestros, también negó que Moore hubiera sido conducido a Irán tras el secuestro.

"No fue retenido en Irán y le puede preguntar al rehén, que supo donde estaba. No ha estado en Irán un solo día", dijo Al Saidi, quien también aseguró que el primer ministro iraquí prometió a esta milicia la inminente liberación de su líder Qais Al Khazali.

Al Khazali, acusado de participar en un ataque en Kerbala en 2007 que costó la vida de cinco soldados de EEUU, fue entregado por las autoridades estadounidenses a las fuerzas de seguridad iraquíes al tiempo que Moore era liberado, lo que ha suscitado especulaciones en torno a que se haya producido un intercambio de prisioneros.

El Foreign Office también negó este extremo y declaró que se trata de casos "completamente separados".

Los medios también informaron de que Moore fue secuestrado porque estaba en Irak para instalar equipos informáticos destinados a rastrear el uso de los fondos para la reconstrucción de Irak que podrían demostrar que parte del dinero de EEUU y los aliados terminaba en manos de los grupos insurgentes apoyados por Irán.

Las informaciones sobre la implicación de Irán en el secuestro de británicos han añadido tensión a las relaciones entre ambos países, después de que Londres pidiera a Teherán un mayor respeto a los derechos humanos durante las recientes manifestaciones opositoras.

En respuesta a esa petición, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, manifestó que el Reino Unido se merecía "un sopapo en la boca" sino "ponía fin a sus tonterías".