Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Familia y jóvenes cristianos reivindican los valores morales "perdidos"

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) Familias enteras y grupos de jóvenes llegados de toda España y de diferentes países de Europa han reivindicado los valores morales que, a su juicio, se han perdido en la sociedad actual y han dado las gracias a sus padres porque "sin ellos" no habrían nacido. En este sentido, Manuel, que ha viajado desde Murcia junto a su mujer y a sus tres hijas, ha asegurado que la familia cristiana es "muy importante", porque, según ha explicado, si sus padres no hubieran tenido fe, no le habrían tenido, al tratarse ya del quinto hijo. Además, ha pedido "más ayudas" para las familias y, concretamente, a la hora de encontrar trabajo y ha lamentado que la protección y promoción de la familia no se vea favorecida por las leyes. Por su parte, Rebeca y José, de 18 y 21 años, y de un grupo del Camino Neocatecumenal procedente también de Murcia han explicado que han participado en el encuentro "porque alguien tiene que apoyar a la familia". Así, han asegurado que "sin la familia la sociedad se derrumba" y que ellos apoyan a la Iglesia, al igual que la Iglesia les ha ayudado "siempre". Del mismo movimiento católico, aunque procedentes de Huelva, eran Pepe y su familia que han subrayado que ha merecido la pena levantarse a las 2,00 horas de esta madrugada para asistir al encuentro. Pepe ha destacado que "se están perdiendo los valores morales" como el valor a la vida y el del matrimonio, y ha resaltado el convencimiento de la fe de aquellos fieles de otras religiones frente a la "vergüenza" que, a su juicio, asalta a veces a los cristianos para testimoniar su fe. De toda España han llegado a la Plaza de Colón con sus hábitos las Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia que han participado por primera vez en este encuentro aprovechando una convivencia que tenían todas en Madrid. La hermana Mercedes, originaria de Cuenca, ha remarcado que es "muy importante" el valor "real" de la familia para "crear valores" y se ha mostrado "sorprendida" de ver tantas familias reunidas porque ha sentido "que la entrega es real". No obstante, en la Misa de las Familias también se encontraban jóvenes que además de defender los valores de la familia, han trabajado para que el encuentro transcurriera sin incidentes. Entre los voluntarios, Elena, Silvia y Lucia se han dedicado a controlar el orden. Las jóvenes, pertenecientes al movimiento Comunión y Liberación, y que ya contribuyeron con su trabajo en la JMJ, se han mostrado dispuestas a ayudar siempre que la Iglesia las necesite y han puesto todas sus esperanzas en la familia cristiana.