Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Combates con el Ejército

Al menos siete militantes de Al Qaeda fallecen en Yemen

DUBAI, 31 (Reuters/EP) Al menos siete militantes islamistas vinculados a la organización terrorista Al Qaeda han fallecido en combates con las Fuerzas Armadas yemeníes en el sur del país, según han informado fuentes presenciales de una de las localidades ocupadas por los insurgentes. Uno de los fallecidos sería uno de los sobrinos de Naser al Wuhayshi, el líder de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), según estas fuentes. Tres de ellos fallecieron en Zinjibar, mientras que los otros cuatro perdieron la vida en un accidente en un almacén de Al Hush, cuando explotó un artefacto casero que estaban fabricando. Horas antes, un oficial de seguridad yemení falleció por los disparos realizados por un grupo de hombres armados en el sur del país, según informó la agencia oficial de noticias SABA. El agente fue abatido en la ciudad de Sabr, cerca de Aden y Taiz, epicentro de las manifestaciones contra el presidente, Alí Abdulá Salé. Por otra parte, cientos de seguidores de Salé se han manifestado en Saná por primera vez desde la firma del acuerdo de paz el mes pasado en respuesta al estallido de la violencia. Los manifestantes se han concentrado cerca del palacio presidencial portando banderas yemeníes y fotografías del mandatario saliente. "Todos dijeron que firmar la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) pondría fin a las protestas para que la vida vuelva a la normalidad, pero la oposición ha continuado sus manifestaciones, así que aquí estamos de vuelta", ha dicho Murad al Unsi, uno de los manifestantes. El Congreso General del Pueblo (CGP), partido encabezado pro Salé, abandonó las manifestaciones, tal y como figuraba en el acuerdo firmado. "La oposición no quiere que la situación se calme. Se quieren deshacer de los manifestantes del CGP, así que estamos aquí para defendernos", ha apuntado Salé al Matari, otro de los presentes. Salé afirmó el sábado que viajará a Washington para recibir tratamiento médico, aunque el Gobierno estadounidense aún no ha decidido si entregarle el visado para que pueda entrar al país.