Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

El "amanecer de un nuevo día" en Irak

Maliki celebra la retirada definitiva de las tropas estadounidenses

BAGDAD, 31 (Reuters/EP) El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha calificadocomo el "amanecer de un nuevo día" para el país porque supone la salida definitiva de Irak de las tropas estadounidenses, en un acto rodeado de fuertes medidas de seguridad y en el que no han estado sus principales rivales políticos. Irak se encuentra sumido en su peor crisis política en un año tras la salida del país de los últimos soldados norteamericanos el pasado 18 de diciembre después de que al Maliki solicitara el arresto del vicepresidente suní Tareq al Hashemi, lo que ha hecho tambalear el frágil gobierno de coalición que integran chiíes, suníes y kurdos. Este sábado supone el fin de un acuerdo de seguridad alcanzado en 2008 por el entonces presidente estadounidenses George W. Bush y que fijaba hoy como el último día para que los soldados norteamericano salieran del país, casi nueve años después de la invasión que derrocó al presidente Sadam Husein, un suní, y permitió que la mayoría chií del país tomara el poder. "Declaro este día, el 31 de diciembre, en el que la retirada de las fuerzas extranjeras de Irak es completa, un día nacional", ha afirmado Al Maliki en una ceremonia televisada. "Es el día de Irak, es una fiesta para todos los iraquíes, es el amanecer de un nuevo día en Mesopotamia (...) vuestro país es libre", ha subrayado. El primer ministro ha asegurado que trabajará para mantener la libertad y "respetar la diversidad política, intelectual y religiosa" en el país. Previamente, miles de iraquíes habían recibido un mensaje de texto en sus móviles con el nombre "Al Maliki" en mayúsculas. "Todos por Irak (...) gloria para el pueblo", rezaba el texto. "Te felicito a ti y al orgulloso pueblo de Irak en este gran día en la historia (...) mi amor y respeto está con vosotros y vuestras familias. Vuestro hermano Nuri al Maliki", concluye el mensaje. Cientos de personas han asistido a la ceremonia en un recinto deportivo de Bagdad que tradicionalmente se usa para partidos de beísbol y voleibol, pero entre los presentes no estaba Iyad Allawi, líder del bloque interconfesional Iraqiya, Usama al Nujaifi, el presidente suní del Parlamento, ni ningún diputado suní. El lugar estaba rodeado de cientos de soldados y policías, mientras que helicópteros militares sobrevolaban la zona y había francotiradores apostados en los edificios cercanos. El paso de Al Maliki contra Al Hashemi, al que se acusa de mandar escuadrones de la muerte, y su petición al Parlamento de que destituya al viceprimer ministro, Saleh al Mutlaq, otro importante suní, ha hecho temer un nuevo brote de violencia confesional en Irak. Iraqiya, que cuenta con apoyo mayoritario suní, ha anunciado un boicot del Parlamento y Al Maliki ha advertido de que podría formar un gobierno de mayoría. No obstante, el primer ministro no ha hecho alusión a la actual crisis política ni ha Al Hashemi por su nombre, si bien ha dicho "después de hoy, no habrá lugar para aquellos que ponen un pie en el proceso político y otro con las organizaciones terroristas".