LA VOZ LIBRE

TEATRO-ESTRENO

"El Brujo" rinde tributo "al cante y a Cádiz" en Madrid con "El testigo"

Efe
2010-02-04 07:32:00

Madrid.- Ver a Rafael Álvarez "El Brujo" defendiendo un texto en solitario sobre un escenario es en sí mismo un subgénero teatral y algo que el actor andaluz vuelve a hacer desde mañana en el Teatro Alcázar de Madrid, donde presenta su adaptación de "El testigo", texto de Fernando Quiñones "que suena a flamenco".

"Envenenado" por el escrito del autor gaditano, Rafael Álvarez encarna en este montaje a un personaje imaginario que da testimonio de vida de Miguel Pantalón, músico también ficticio en el que convergen las personalidades de distintos cantaores a los que admiraba Quiñones.

"El Brujo" adapta, dirige e interpreta "El testigo", que estará en el teatro madrileño hasta el próximo 14 de marzo, en la que es para el actor "una maravilla poética, porque al leerlo se oye cante sin guitarra ni cantaor", apuntó ayer en Madrid durante la presentación del espectáculo impulsado por el Centro Andaluz de Teatro.

La notoriedad que obtuvo en los años 80 dando réplica a Paco Rabal en televisión como el limpiabotas Búfalo en la serie "Juncal" nunca le apartó de los escenarios, donde se ha sentido especialmente cómodo en espectáculos unipersonales con los que ha dado vida a las creaciones de Dario Fo o Fernando Fernán Gómez.

Esta vez, su interpretación vuelve a ser el único artificio narrativo, y de él se sirve este homenaje "al cante y a Cádiz" que ya ha recorrido Andalucía en gira y que "suena a la ciudad", apuntó.

La afición al flamenco del intérprete andaluz nace "de una madre que cantaba saetas en el balcón en Semana Santa y un padre flamenco de casino provincial", y de un gato negro y maullador, de nombre Macandé como el legendario cantaor gaditano, que fue en su infancia su "primer profesor de ortofonía".

Siempre fue este género musical un gran aliado de Rafael Álvarez a la hora de convertirse en un hombre de teatro, amigo de muchos cantaores de los que aprendió a mover a un auditorio con la voz, algo que en su profesión, asegura, "difícilmente ocurre, salvo en casos como los de Nuria Espert o Adolfo Marsillach".

En "El testigo", el verdadero protagonista es un ausente Miguel Pantalón, que es "quimera y es quijotesco, como lo es el flamenco", defiende "El Brujo", curtido sobre las tablas desde que debutara con el autor y director José Luis Alonso de Santos, una de las constantes en su carrera interpretativa, al igual que el personaje de Lázaro de Tormes.

Comentarios

 
Publicidad