LA VOZ LIBRE

HAITÍ-SISMO

Bill Clinton promete más ayuda y tapar los huecos de la cooperación

Efe
2010-02-05 21:32:00

Puerto Príncipe.- El ex presidente estadounidense y enviado especial de la ONU para Haití, Bill Clinton, prometió hoy más esfuerzos y ayuda para tratar de poner fin a los problemas de coordinación en la distribución de asistencia por parte de la comunidad internacional tras el sismo que azotó al país.

"Siento que se esté tardando tanto, pero estas personas están trabajando duro y lo que estoy tratando de hacer ahora es identificar las cosas que no se han hecho y que deben acelerarse y rellenar esos huecos. Estoy haciendo todo lo que puedo", dijo Clinton tras reunirse con el presidente de Haití, René Préval.

"Lo que voy a intentar hacer es tapar los huecos en el trabajo de la comunidad internacional", agregó.

La visita de Clinton se produce en momentos en que se hacen evidentes los problemas de coordinación entre los diferentes actores internacionales que se encuentran en el país para ayudar, mientras crece la frustración entre la población por la falta de respuesta a sus necesidades.

En declaraciones a periodistas, Clinton recordó que el terremoto de Haití, que según el Gobierno ha dejado más de 212.000 muertos, también supuso la mayor pérdida en términos de vidas para las propias Naciones Unidas.

Además, señaló que la articulación de la entrega de ayuda humanitaria se ha debido llevar a cabo mientras la prioridad estaba en los rescates, porque "salía gente viva aún dos semanas después del desastre".

"He estado en desastres de este tipo por todo el mundo y este es uno de los peores que he visto", dijo.

En su segunda visita a Haití tras el terremoto del pasado día 12, Clinton se entrevistó hoy con el presidente Préval, y el jefe de la misión de la ONU (Minustah), Edmond Mulet, así como con los miembros del mecanismo de coordinación de ayuda de la comunidad internacional.

"Fue una buena reunión, me han dado muchas buenas ideas y tengo mucho trabajo que hacer por delante", dijo el ex presidente estadounidense, al mencionar su intención de centrarse a partir de ahora en acciones inmediatas como conseguir más fondos para el programa "Comida por trabajo" de la ONU.

Por medio de este proyecto, que ya ha dado empleo a más de 32.000 personas, se remunera con un salario diario de unos cinco dólares a los haitianos que trabajan en labores de desescombro y reparación de la infraestructura pública propiciando ayuda humanitaria indirecta y la introducción de dinero en la economía local.

Clinton también espera que en los próximos siete días lleguen 27.000 tiendas de campaña al país y anunció la incorporación de 100 camiones ligeros, que podrían ser 200, según dijo, en las tareas de distribución de ayuda.

Además, subrayó la necesidad de que todos los esfuerzos se encaminen a una reconstrucción pensando en el futuro.

En su opinión, hay que "organizar el trabajo de forma que, independientemente de lo que pase en el futuro, Haití sea un país con su propia economía; al que yo volveré como turista", agregó.

"Me han dado mis instrucciones y me voy a casa a tratar de cumplirlas", dijo Clinton.

Por su parte, Préval expresó su satisfacción por la visita de Clinton, y aseguró que mantuvieron "una buena conversación" sobre la situación del país, conscientes de que "la reconstrucción no va a ser fácil".

El ex presidente evitó referirse a los diez estadounidenses que están siendo procesados en el país por un supuesto intento de secuestro de niños alegando que ese tema no forma parte de su mandato y que la secretaría de Estado de su país y el Gobierno de Haití ya están tratando el asunto.

El abogado defensor de los norteamericanos, Edwin Coq, dijo hoy a Efe que pedirá su libertad provisional y aseguró que atraviesan una "situación muy complicada" en la cárcel.

Los diez procesados, cinco hombres y cinco mujeres, fueron encausados formalmente ayer, jueves, por tráfico de menores y asociación de malhechores tras ser detenidos la pasada semana cuando trataban de pasar a la República Dominicana en un autobús con un grupo de 33 niños con edades de entre dos y doce años.

La reunión de Clinton con Préval se produjo mientras alrededor de una treintena de trabajadores estatales reclamaban el pago de salarios atrasados con pancartas de apoyo al ex presidente Jean Bertrand Aristide en el exterior de la sede de la Policía Judicial, reconvertida tras el sismo en las oficinas del Gobierno.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook