LA VOZ LIBRE

PSOE-BALEARES

Antich asume la dificultad de un gobierno en minoría, pero cree que habrá acuerdos con UM

Efe
2010-02-06 13:55:00

Palma.- La secretaria de Organización del PSIB-PSOE, Rosamaria Alberdi, ha reconocido hoy que cuando el presidente del Govern balear, Francesc Antich, cesó del ejecutivo a los representantes de UM del Ejecutivo sabía que la consecuencia sería un difícil gobierno en minoría, pero confiado en la responsabilidad de los nacionalistas para llegar a acuerdos.

Las elecciones anticipadas son para los socialistas, que hoy han dado su "apoyo máximo" a la decisión de Antich, "el último recurso" porque supondría un "parón" que la comunidad no puede permitirse en la actual situación de crisis económica, ha aclarado Alberdi en la rueda de prensa posterior a la ejecutiva extraordinaria del partido.

Tampoco hay en la mente del presidente balear el plantear una cuestión de confianza sobre su gobierno -algo que la secretaria de Organización Socialista ha considerado "no conveniente"- y, en estos momentos, ya se ha comenzado a estudiar la reorganización de consellerias que se hará en criterios de "eficacia y austeridad".

El trabajo de los socialistas al frente de este gobierno en minoría con el Bloc será el de buscar el máximo consenso en las propuestas que se lleven al Parlament, y para ello Alberdi ha afirmado que esperan contar también con un PP dispuesto a aportar soluciones y no "solo propuestas catastrofistas".

Acerca del PP, la responsable socialista ha matizado que lo que le preocupa es que los conservadores tengan un interlocutor válido para tratar del futuro con el presidente, en alusión a José Ramón Bauzá, quien no acudió a la última reunión concertada con Antich porque, según Alberdi, "un sector de su partido no le dejó".

En la ejecutiva extraordinaria, Antich ha explicado la expulsión de UM de su gobierno de pacto debido a las últimas detenciones de altos cargos de UM presuntamente vinculados a un caso de corrupción en la presente legislatura, investigado en la denominada "operación Voltor" y seis de los cuales han pasado hoy a disposición judicial.

Alberdi ha reconocido que este último caso -que a diferencia de los anteriores hace referencia a la actual legislatura, ha derivado en que los socialistas hayan retirado su confianza a la formación mallorquina en lo que se refiere a su capacidad de gestión.

"Los apartamos de la responsabilidad de gestión no del pacto de 2007" firmado por PSOE, Bloc y UM para el Govern, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma, ha puntualizado Alberdi, para insistir en que los corruptos son las personas y que si a esas personas se las aparta, "los partidos pueden regenerarse".

En este sentido, Alberdi ha señalado que el partido socialista espera poder llegar a acuerdos puntuales con UM, sobre todo en aquellas propuestas que llevan el sello de la formación mallorquina en el pacto de 2007, restando así importancia a la advertencia lanzada ayer por el presidente "uemita", Josep Melià, quien declaró que, con la ruptura del pacto, UM "tiene las manos libres".

No obstante, la dirigente socialista ha remarcado que el objetivo del presidente balear y del partido es dejar muy claro que existe "un antes y un después" en lo que se refiere a casos de corrupción en el seno de las administraciones públicas de la comunidad.

Los socialistas afirman ser conscientes de que se enfrentan también al duro trabajo de limpiar la "herencia envenenada dejada por el PP" que, según Alberdi, supone los "mayores casos de corrupción" del período democrático balear.

"Estamos convencidos de la necesidad de devolver la credibilidad a las instituciones y a los ciudadanos, para hacer que se sientan responsables y orgullosos" de su clase política, ha dicho Alberdi, que también se ha mostrado confiada en que UM querrá ofrecer lo mismo a sus votantes.

Ha apuntado que en UM, "como en todos los partidos, hay personas honradas" que quieren trabajar por sus ideales y por la ciudadanía y admitido que el actual presidente de UM "sí ha intentado cumplir el código ético", documento firmado en la penúltima crisis de gobierno, tras la dimisión de Miquel Nadal como conseller de Turismo al ser imputado en otro caso de presunta corrupción.

Este documento firmado por Bloc, PSIB y UM ha sido definido por Alberdi como un pacto por la transparencia y la integridad y en él se señala que todos los imputados sobre los que pesen medidas cautelares o penales deben abandonar sus cargos ejecutivos.

Un código ético en el que Alberdi ha integrado a la presidenta del Parlament y líder de honor de UM, Maria Antònia Munar,también imputada por presunta corrupción en la pasada legislatura cuando era presidenta del Consell Insular de Mallorca.

"Estoy segura de que la señora Munar es consciente de que su partido firmó el código y de que será consecuente con él", ha apostillado Alberdi.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook