LA VOZ LIBRE

R.UNIDO-ARTE

La Tate Modern dedica una gran retrospectiva a Arshile Gorky

Efe
2010-02-09 10:46:00

Londres.- La galería Tate Modern, de Londres, dedica a partir de este miércoles y hasta el 3 de mayo una gran retrospectiva a Arshile Gorky, pintor de origen armenio que ocupó un papel central en el desarrollo de las nuevas corrientes artísticas en Estados Unidos.

Gorky (1904-1948) fue un eslabón imprescindible entre las vanguardias europeas, especialmente el surrealismo, y el expresionismo norteamericano de Jackson Pollock, Willem de Kooning o Mark Rothko, entre otros.

Nacido en Armenia cuando ésta aún formaba parte del imperio otomano, se llamaba en realidad Vosdanig Manoog Adoian, pero tras su llegada, aún adolescente, a Estados Unidos, se inventó una nueva identidad haciéndose pasar por primo del novelista ruso Máximo Gorky.

Fue una de varias mentiras con las que intentó ocultar su origen armenio, como las de que era en realidad ruso o georgiano, había estudiado en París y había tenido como maestro a Kandinsky.

Su padre emigró a Estados Unidos cuando Vosnadig era aún niño y buena parte de su familia fuera víctima del genocidio armenio cometido por los turcos entre 1915 y 1918.

A la muerte de su madre por hambruna, Vosdanig y su hermana Vartoosh viajaron en 1920 para unirse al padre, que había encontrado allí trabajo.

Arshile Gorky comenzó a utilizar su nuevo nombre artístico en 1924, cuando en la Nueva Escuela de Diseño de Boston (EEUU), donde trabajó como profesor ayudante, firmó como tal sus primeros cuadros.

Gorky demostró desde el primer momento una enorme capacidad de absorción de los artistas europeos, sobre todo Cézanne, Picasso, Matisse, Miró o Léger, y fue además uno de los primeros en reconocer la importancia del cubista estadounidense Stuart Davis.

Él mismo realizó a finales de los años veinte abstracciones cubistas, aunque prefirió poner esa técnica aprendida con el estudio de Picasso al servicio de la expresión pictórica.

Gorky supo combinar distintos elementos de la abstracción libre aprendida de Kandinsky con el surrealismo orgánico de Miró o el erotismo de Picasso en una nueva síntesis que fue adquiriendo, como documenta la exposición de la Tate, rasgos cada vez más personales.

De una manera en cierto modo similar al automatismo surrealista -que pretendía liberar la mano del artista del control consciente de su mente-, Gorky desarrolló un estilo totalmente original que anticipa claramente el expresionismo abstracto.

André Breton, el gran profeta del surrealismo, le descubrió cuando pintaba el que es tal vez su cuadro más famoso, el misteriosamente titulado "The Liver is the Cock's Comb" ("El Hígado es el Peine del Gallo), del que la galería londinense exhibe un importante estudio preparatorio.

Ordenada más o menos cronológicamente y estructurada en torno a momentos significativos de su obra, la retrospectiva de la Tate documenta la evolución del vocabulario visual del artista desde sus comienzos, bajo claras influencias europeas, hasta sus obras más personales y ya decididamente americanas.

Junto a obras seminales de los años veinte y treinta, entre ellas dos delicados autorretratos de niño inspirados por una fotografía de 1912 en la que el artista aparece junto a su madre y que reflejan su profunda nostalgia de un mundo perdido, se exhiben muchas de sus creaciones de los años cuarenta.

Gorky pasó en esos años buena parte de su tiempo en la campiña de Connecticut y Virginia, donde, en clara sintonía con ideas y prácticas surrealistas, creó cuadros que combinan sus impresiones inmediatas con los recuerdos de su niñez armenia y cuya compleja y personal imaginería, con una fuerte carta erótica, sigue impresionándonos por su originalidad y frescura.

Sus últimos años se vieron ensombrecidos por una serie de desgracias: un incendio en 1946 destruyó la producción de todo un año, el artista enfermó de cáncer y, cuando estaba recuperándose, sufrió un accidente de automóvil en el que se fracturó dos vértebras del cuello. Todo ello, unido a sus problemas maritales, influiría en su decisión de ahorcarse.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook