LA VOZ LIBRE

Fiestas de San Fermín: cómo ir y cómo llegar a Pamplona

Diez días de fiesta continua en el corazón de la capital navarra

LVL
2009-07-03 14:47:50

Madrid.- Las Fiestas de San Fermín convertirán a la ciudad de Pamplona, del 6 al 14 de julio, en el epicentro de la juerga mundial, y todo lo que ello conlleva: atracos de comida, intoxicaciones etílicas, chupinazo, encierros, cánticos en grupo, siestas en los parques...Diez días, en definitiva, de descontrol, donde la única regla imperante es la fiesta, el imán para atraer a la capital navarra a miles de personas provenientes de todos los rincones.

Sin duda es una de las fiestas más conocidas y visitadas de cuantas hay en el calendario nacional. Pamplona multiplica su población y agota las vías de acceso a la región.

Pamplona, situada entre San Sebastián, Zaragoza, Vitoria y Logroño, tiene aeropuerto con viajes diarios desde Madrid y Barcelona y semanales desde Lisboa con Iberia y Portugalia.

Si la conexión aérea con la capital navarra resulta dificultosa, se puede optar por aterrizar en Zaragoza, Bilbao y Vitoria, que reciben más enlaces internacionales y tienen muy buena comunicación por autobús con Pamplona. Desde Vitoria, por siete euros y en los autobuses de La Burunesa, se tarda en llegar apenas una hora. Un poco más costoso en precio y en tiempo es desde Zaragoza y Bilbao: doce euros y dos horas de trayecto.

Pamplona también está bien conectada con autobuses que parten desde Madrid -compañía Conda- y desde Barcelona -Vibasa-, pero se aconseja reservar cuanto antes, pues la afluencia de jóvenes es masiva.

La estación de autobuses que recibe al viajero en Pamplona es nueva y moderna. Está situada en pleno centro y enlazada por autobús urbano con la estación de tren y el aeropuerto.

Una vez allí, empieza el problema con el transporte. Pamplona vive en un caos durante San Fermín, sobre todo en los alrededores de la parte vieja. Aunque a los lugareños no les importa mucho, pues durante las fiestas todo el mundo se mueve a pie. Pamplona es una ciudad pequeña; se tarda en recorrerla de punta a punta apenas media hora.

QUÉ COMER Y QUÉ BEBER

En gran parte, una de las atracciones de estas fiestas es su oferta gastronómica. Se puede comer de todo, se puede comer bien y se puede comer muy bien. Por la gran afluencia del turismo, los precios en general son un poco más elevados que los del resto del año.

Eso sí, encontrar sitio en un restaurante o bar San Fermin es difícil, imposible los fines de semana.

Otra de las opciones para comer son los puestos callejeros: carritos móviles de chistorra, panceta, salchichas... 

Cada diez metros, hay un bar en el Casco Viejo de Pamplona. El visitante no debe asustarse si se encuentra en una carnicería o panadería reconvertida en bar. Es algo habitual, forma parte del gran negocio de estas fiestas.

La oferta de camareros se multiplica, pero hay que ser paciente a la hora de pedir. También hay que ir armado de buen humor y estar dispuesto a ser pisoteado o a que le derramen a uno un vaso de plástico lleno de líquido.

> El chupinazo de San Fermín da comienzo a las fiestas.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook