LA VOZ LIBRE

Feliciano Martínez (Ligallo de Fablans): "El aragonés ha pasado de ser malo, feo y vergonzante a ser motivo de orgullo"

"Se ha convertido en una lengua que se puede aprender y que está viva"

Belén Piedrafita
2009-07-17 12:55:46

Zaragoza.- Feliciano Martínez Tur es el presidente de 'Ligallo de Fablans de l’Aragonés' de Zaragoza, una asociación creada hace 27 años por un grupo de gente joven que, concienciada con la situación lingüística de Aragón, deseaba difundir y defender la lengua aragonesa. Actualmente cuenta con delegaciones en Jacetania y Alto Gállego (Huesca), Cinco Villas, Zaragoza Capital y Teruel.

- ¿Cuáles son vuestros principales objetivos?

- Básicamente dar a conocer la lengua aragonesa. Queremos concienciar a la gente de que formamos parte de una comunidad autónoma con un estatus lingüístico privilegiado. Aunque nosotros nos centremos en el aragonés, en la comunidad tenemos tres lenguas. Organizamos cursos de aragonés -actualmente tenemos 25 en todo el territorio- y realizamos proyectos de dinamización sociocultural, transmitiendo las diferentes tradiciones de Aragón.

- ¿Cuál es la situación lingüística de Aragón?

- Socialmente es una comunidad privilegiada, ya que quizá es la única que tiene tres lenguas que podemos considerar como propias. En Aragón se habla castellano, por supuesto, pero también aragonés y catalán. Sin embargo, políticamente la situación es diferente, ya que de las tres sólo una es oficial. Tanto el aragonés como el catalán están viviendo una situación de diglosia: están parcialmente ocultas por la fuerza del castellano, pero nos gustaría que dentro de poco ambas lleguen a tener ese punto de importancia y legalidad que se recoge tanto en el Estatuto como en la Ley de Lenguas. Sería básico que las instituciones potenciaran el aragonés desde la oficialidad.

- Ligallo nació a comienzos de la Transición. ¿Por qué cree que se llegó a la situación de la práctica desaparición del aragonés?

- El problema viene de antaño. Durante los siglos XIV y XV, el aragonés se habló en toda la comunidad e incluso en Navarra, La Rioja y algún pico que se adentraría en Murcia. En 1707, la aprobación por parte de Felipe V de los Decretos de Nueva Planta y la consiguiente desaparición de los Fueros de Aragón provocaron la desaparición de nuestros derechos lingüísticos. El castellano se adoptó como lengua vehicular e idioma de cultura, especialmente en las grandes ciudades. Por su parte, el aragonés llegó prácticamente hasta los albores del siglo XX hablándose en los alrededores de la provincia de Zaragoza. Todavía nos quedan restos léxicos muy importantes. Sin embargo, el empuje del castellano fue muy fuerte y en pleno siglo XX, con la llegada del franquismo, todos los derechos que teníamos volvieron a desaparecer y las lenguas minoritarias fueron de nuevo ninguneadas. Por eso, a comienzos de la Transición un grupo de gente, entre ellos el Ligallo y el Consejo d’a Fabla, empezó a recuperar ese patrimonio lingüístico. Se comenzó a estudiarlo, a sacarlo de las cavernas y las catacumbas. Hoy en día, ese núcleo de gente, que todavía aguantamos, hacemos lo que podemos.

"UNA MALA LEY DE LENGUAS ES MEJOR QUE NINGUNA"

- Recientemente, el PSOE ha presentado el anteproyecto de Ley de Lenguas que reconoce como 'lenguas propias e históricas' el aragonés y el catalán, pero no les da la cooficialidad. ¿Qué opina Ligallo de este primer anteproyecto?

- Hace mucho que esperábamos esta ley. Muchas veces se han lanzado globos-sonda y nos han puesto el caramelo en la boca. Esperamos que esta vez sea la definitiva. Sabemos que una Ley de Lenguas no es que vaya a arreglar la situación lingüística en Aragón de un día para otro, pero es vital. Pienso que una mala Ley de Lenguas siempre es mejor que ninguna. Y que no hay ninguna mala ley que un buen reglamento no pueda solucionar. Esperemos que se apruebe y que los políticos reaccionen y comprendan que el catalán y el aragonés son idiomas tan nuestros como el castellano. Además, cuanto más minoritaria es una lengua y más débil es, más protección merece. Espero que alguien se decida a oficializar tanto el aragonés como el catalán en nuestra comunidad y que se recojan los derechos de la gente que tiene estos idiomas como lengua materna.

- ¿Por qué cree que han tenido que pasar 27 años desde el primer Estatuto de Autonomía y 10 años desde que el PSOE llegó al Gobierno y lo incluyó entre sus proyectos para que salga a la luz un primer anteproyecto de Ley de Lenguas?

- Ha habido muchos anteproyectos, pero nadie se había atrevido a presentarlos. Imagino que la fuerza que hemos hecho las asociaciones que nos dedicamos a la defensa de la lengua y la cultura aragonesa habrá tenido algo que ver para que ahora sí haya salido a la luz. Además, no olvidemos que el presidente de Aragón es catalanohablante.

- ¿Por qué cree que no se mencionaron ambas lenguas en el nuevo Estatuto de 2007? ¿Piensa que puede existir cierto miedo a su reconocimiento?

- Sí que se nombran, pero no con la contundencia suficiente. Por otra parte, me parecería absurdo que existiera miedo. La situación es la que es, no la podemos cambiar. Sé que existe cierta reticencia por parte de algunas personas a que una lengua se llame de determinada manera, pero es gente que no habla desde un argumento científico, sino desde una visceralidad que produce los peores argumentos que puedas imaginar. Lo cierto es que cuando el presidente de Aragón se presentó a las últimas elecciones dijo que, quien quisiera pactar con él, tendría que pasar por la Ley de Lenguas. En aquel momento, el PAR dijo que sí pero ahora ha decidido echarse atrás. Deberíamos tener memoria. El PSOE no ha podido pactar esta ley con su socio de Gobierno. Se ha faltado a los principios del pacto, por lo que lo lógico sería que se rompiera el pacto de Gobierno.

- Parece que determinados dirigentes del PAR están pidiendo al núcleo del partido que rompa el pacto de Gobierno con el PSOE por haber incluido el término catalán en la Ley de Lenguas.

- No sé cómo están las cosas, pero una de las premisas iniciales se ha roto. ¿Que quieran romper el pacto de Gobierno porque a una lengua se le da el nombre que tiene realmente? Me parece absurdo. La denominación de una lengua es lo de menos. ¿Que no es catalán porque no estamos en Cataluña? Bueno, entonces en Argentina no se habla castellano porque no están en Castilla o en Australia no se habla inglés porque no están en Inglaterra. Todas estas consideraciones perjudican a las lenguas. Un idioma no es malo en sí, sino que lo hacen bueno o malo las personas que lo utilizan como herramienta política y arma arrojadiza. En cualquier caso, la que sufre en última instancia es la propia lengua.

- Por lo tanto, desde el Ligallo de Fablans, ¿opinan que en Aragón Oriental se habla catalán y no otra lengua diferente?

- Evidentemente, aunque con sus variedades, por supuesto. Sí que hay un catalán estándar, pero en Barcelona se habla un catalán y en Gerona, Valencia o Baleares otro. Todas son variedades de la misma lengua, dentro de las cuales está la del Aragón Oriental. Las personas y asociaciones que argumentan que no se habla catalán lo hacen desde la pura visceralidad.

- Otro de los argumentos que se emplea para rechazar la Ley de Lenguas es que la inclusión del término ‘catalán’ podría suponer que para opositar en Aragón tenga más puntos una persona que habla catalán que otra que no lo habla.

- No creo que llegue a darse esa situación porque el anteproyecto de Ley de Lenguas no recoge la oficialidad, lo que frena esa posibilidad y la hace prácticamente inviable.

- ¿Cree que existe cierto miedo ante una posible obligatoriedad del aragonés y del catalán?

- La obligatoriedad es inviable y produciría un mayor rechazo. No se puede imponer nada. Hay que tener en cuenta que el aragonés lo hablan unas 30.000 personas dentro de una población de 1.200.000. Somos pocos y no podemos hacer esa fuerza. Actualmente el anteproyecto habla de voluntariedad, pero únicamente dentro de los municipios donde se emplean esas lenguas. Eso implica que una persona de los pueblos del Pirineo donde se habla aragonés podría dirigirse a la Administración en su lengua, mientras que ésta le respondería en el idioma que considerara oportuno, ya sea en castellano o en aragonés. Es un gran avance pero nos parece kafkiano que no se aplique a todo el territorio. Una persona que vive en Zaragoza no podría dirigirse en aragonés a la Administración, cuando en la capital hay una población abundante que habla este idioma.

"EL INTERÉS POR EL ARAGONÉS ES CRECIENTE"

- ¿Por qué cree que está aumentando el número de personas interesadas por el aragonés, cuando las generaciones anteriores se avergonzaban de él?

- Aquello que en su momento se consideró malo, feo y vergonzante, ahora es motivo de orgullo. El aragonés se está convirtiendo en una lengua propia que se puede aprender, que se puede transmitir y que está viva. Siempre que hacemos algún curso acabamos yendo a las poblaciones en las que todavía se utiliza el aragonés como lengua vehicular para que la gente vea que es una lengua viva. Ayuda a que la gente de Zaragoza y Teruel se interese más. El hecho de que exista un 'Ligallo de Fablans' en Teruel es importantísimo. Día a día vemos como el interés por el aragonés es creciente.

- Determinados grupos rechazan que el aragonés sea una lengua con el argumento de que en cada valle del Pirineo se habla una variedad dialectal propia, por lo que concluyen que no existe un aragonés único, sino que son modalidades lingüísticas independientes. ¿Ligallo está a favor de la enseñanza de un aragonés normalizado?

- Nosotros abogamos por enseñar ese aragonés normalizado en las zonas en las que no se habla todavía aragonés, como Zaragoza y Teruel, pero somos partidarios de que en cada valle se enseñe el aragonés de ese valle, sin olvidar el argumento de la unidad de lengua. Es aragonés todo lo que se habla en las cuatro comarcas del Pirineo Aragonés. Es absurdo tenerle miedo a una normalización lingüística del aragonés. Es algo que ha ocurrido previamente en todas las lenguas. De hecho, el castellano es la lengua más normalizada. Un vallisoletano y un gaditano hablan español, pero entre ellos casi no se pueden entender. Existe una diferencia de pronunciación y de léxico muy importante. Lo mismo sucede en el aragonés. Ésa es la riqueza de la lengua, lo que no afecta a la unidad del idioma. El castellano es mi lengua materna y la quiero, pero no podemos olvidar que es la lengua más normalizada del mundo. No hay un castellano, hay muchos; no hay un catalán, hay muchos; no hay un vasco, hay muchos. Las lenguas se normalizan: se produce un estándar que es el que se aprende. La gente de Cádiz aprende un castellano que no es el que habla. Ellos pueden pronunciar como quieran, pero a la hora de escribir, la gramática es la misma.

- ¿Cree que es imprescindible que exista ese aragonés normalizado para que pueda pervivir?

- Claro. Una lengua es como un árbol: las ramas serían el entramado dialectal. Si no tuvieran un tronco que las uniera y las alimentara, morirían.

- ¿Cuál sería para 'Ligallo de Fablans' la situación ideal?

- Aspiramos a que el aragonés se reconozca como lengua propia e histórica. Queremos que la Administración se interese por ella y la apoye, de manera que el trabajo de las asociaciones se convierta en algo inútil, porque haya alguien por encima de nosotros que coja el toro por los cuernos y lo lleve adelante.

- Desde determinados sectores se habla de que el concepto de lengua propia es erróneo porque puede provocar una discriminación del castellano. ¿Qué opina?

- Nosotros hablamos de tres lenguas propias, no olvidamos el castellano. No pretendemos obviar ninguna. No porque el aragonés goce del estatus de lengua propia, va a imponerse por encima del castellano. El español es la lengua materna del 99 por ciento de los aragoneses. Lengua histórica y lengua propia quiere decir que es una lengua que nació en Aragón, que se habló en Aragón, que todavía se habla y que tenemos que proteger, exactamente igual que el catalán y el castellano, que por razones históricas de pujanza, cultura y fortaleza lingüística llegó a imponerse en todo el territorio. Queremos que las tres lenguas estén funcionando al mismo nivel y con el mismo grado de oficialidad. Se trata de recuperar un patrimonio que es nuestro.

Comentarios

Dice ser ana
2011-01-31 21:14:55
Me gstaría saber dónde se puede aprender la fabla, aquí en Zaragoza.

Dice ser aragones
2010-09-04 14:48:28
Menuda pandilla de hijos de perra que son los que quieren que desaparezca el aragonés. Prefieren juntarse con gitanos, moros, sudacas o rumanos que con aragoneses que aún conservan la lengua de nuestros origenes. Es repuganante ver aragoneses agitanados, lamiendole el culo a moros y demás gentuza y mientras, nuestra herencia cultural destrozada. Hijos de perra!!!

Dice ser Pere
2009-12-23 15:01:37
La historia del romance aragonés que nos explica es ficticia, desde el siglo XV el romance navarro-aragonés ha convergido con el romance castellano y éste a su vez con el leonés, hasta configurarse como dialecto de la lengua española, a excepción de lugares montañosos como el Pirineo (o cordillera cantrábrica en otros casos) donde por aislamiento han conservado hablas arcaícas que enraízan con el romance navarro-aragonés. Ahora en base a esas hablas hacen un estandar y pretenden expanderlo por toda Aragón, porque ya sabemos que en España los nacionalismos lingüísticos están en auge.

Dice ser Anónimo
2009-08-06 11:20:02
Los argumentos sobre el catalán que esgrime son los mismos de siempre. Que si el andaluz y el mejicano. Es único argumento "válido" que utilizan sin saber que el mismo fue utilizado por filólogos hispanistas para desprestigiar las modalidades altoaragonesas de las cuales inventaron su coiné o su aragonés. Que puedan venir de una lengua común vale, como el castellano viene del latín. Pero ese común sería el provenzal ibérico, no el catalán, al cual, se le reconocía como un dialecto del provenzal hasta que no empezó su proceso normalizador. El valenciano que lo reduce a un mero dialecto, tuvo gramática muchos siglos antes de la de Pompeu Fabra en el XX y eso no lo dicen. La denominación sí es importante; esta persona parece justificar las denominaciones de Països Catalans, Confederació Catalanoaragonesa o reyes catalanes. La verdad, es que son muy permisivos con sus colegas y muy agresivos con sus no colegas pero más cercanos.

Dice ser Cazalmendron
2009-07-22 20:01:32
Curioso que todos estos neofabláns tienen el castellano como lengua materna. Ese aragonés que quieren imponer y del que quieren vivir es artificial, un invento de laboratorio que no lo quieren los verdaderos hablantes de dialextos aragoneses que quedan (Benasque, Ribagorza, Hecho, Ansó, Jacetania). Inventarse un idioma y divulgarlo es como el esperanto, pero no lengua propia de Aragón. Y encima estos fablistas son catalanistas...por qué no dejan a los del Aragón oriental que hablen y denominen a su lengua como quieran??? Estos castellanoparlantes que se inventan la fabla solo tienen un complejo, que sus antepasados perdieron su modalidad aragonesa y ahora quieren imponer su fabla, el catalán y su independentismo aragonés a todos. Típico comentario de burgues zaragozano que sube al pirineo, a esquiar, y a su chalet que no se ha mezclado con su gente, ni sabe como piensa. Haztelo mirar que mezclas churras con merinas.

Dice ser aragones
2009-07-20 14:31:27
Curioso que todos estos neofabláns tienen el castellano como lengua materna. Ese aragonés que quieren imponer y del que quieren vivir es artificial, un invento de laboratorio que no lo quieren los verdaderos hablantes de dialextos aragoneses que quedan (Benasque, Ribagorza, Hecho, Ansó, Jacetania). Inventarse un idioma y divulgarlo es como el esperanto, pero no lengua propia de Aragón. Y encima estos fablistas son catalanistas...por qué no dejan a los del Aragón oriental que hablen y denominen a su lengua como quieran??? Estos castellanoparlantes que se inventan la fabla solo tienen un complejo, que sus antepasados perdieron su modalidad aragonesa y ahora quieren imponer su fabla, el catalán y su independentismo aragonés a todos.

Dice ser Mensachero
2009-07-18 12:13:24
Se le olvida comentar a Feli, la gran importancia que tendría el salto de la lengua a los medios audiovisuales como Aragón Televisión, serviría para que la gente le perdiese el miedo, lo aprendiese y oye si les gusta y quieren utilizarlo a diario de una forma natural.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook