LA VOZ LIBRE

De ‘dinamizadores lingüísticos’ y otras quimeras

Manuel Romero
2009-07-15 19:28:43

 

(15.07.09) Si una habilidad demuestra cada día la Generalitat de Cataluña es la de llamar a las cosas con nombres edulcorados que poco o nada tienen que ver con la funcionalidad real de las mismas. Por ejemplo, a la imposición del catalán combinada con la eliminación del castellano se la bautizó como ‘normalización lingüística’. Al monolingüismo en los colegios le pusieron el nombre de ‘inmersión’. A los centros de reeducación de alumnos procedentes de otros países y culturas los denominaron ‘aulas de bienvenida’. Ahora, a los ‘vigilantes lingüísticos’ que visitarán a los fiscales procedentes de otras comunidades españolas que acaban de jurar sus cargos tras haber conseguido su plaza por oposición, se les llama ‘dinamizadores lingüísticos’.

Lo grave no es que la Generalitat redenomine toda la terminología de su política de rodillo lingüístico, sino que en una comunidad en la que la izquierda se jacta de no ser solidaria con el fondo común, la derecha se enfrasca en ponerle una vela a los nacionalistas por si toca coaligarse y el centro -léase Ciudadanos- se desangra con sus luchas intestinas, mientras que el resto de España asiste impasible a tanto dislate.

A los padres se les impuso hace tiempo el castigo de no poder elegir entre los dos idiomas oficiales de Cataluña, a las empresas se les condicionó las ayudas dependiendo de su sumisión a la política lingüística, a los comerciantes se les persiguió barrio por barrio hasta obligarles a sustituir sus antiguos carteles por otros con la lengua favorecida por el poder regional, a los escritores se les premió con fiestas y ferias dependiendo del idioma en el que escribían, a los médicos se les requirió las fichas de sus pacientes, a los medios se les tapó la boca con subvenciones, encartes, especiales y otras prebendas para acallar cualquier crítica. Y ya, cuando casi no quedaba nada a lo que aplicar el hierro de la ‘lengua propia’ -otro precioso calificativo en contraposición del castellano, que no sólo es impropia, sino enemiga- aparecen los ‘dinamizadores lingüísticos’ para dar a los fiscales su particular bienvenida y para explicarles que, como funcionarios de país extranjero, aquí tienen que aplicarse el cuento si no quieren ser declarados enemigos de Cataluña.

Si a los padres les exhibieron la zanahoria del futuro de sus hijos, a los fiscales les mostrarán el palo de las listas negras. De momento ya los han contabilizado: 30. Vamos a ver cuántos resisten.

Comentarios

Dice ser hermeneuta
2009-07-22 18:27:15
El Yoyas sería un gran lider para los castellanohablantes Conecta muy bien con sus esencias. Le veo de futuro president de la generalitat

Dice ser Karelia
2009-07-22 12:24:07
Para Joan B. Culla: si vas a cortar y pegar los artículos de Joan Baptista Culla, al menos dilo claramente, no te hagas pasar por quien no eres. Además, si alguien te contesta, ¿contestarás tú o buscarás otro artículo para pegarlo aquí?

Dice ser lole
2009-07-20 17:20:33
Yo no entiendo a esos catalufos que hablan tan raro. Se creen con el derecho a imponernos su inútil dialecto a la inmensa mayoría de ciudadanos.Cuando eso ya no lo habla nadie. Ni ellos. A mi que nos llamen polacos me trae sin cuidado.Nos lo dicen como algo cariñoso y no me parece mal ya que muchos son agarraos. !Que les echen de los taxis cuando van a madrid hablando catalán? !pues que quieres que te diga neng?. Es normal. Allí lo ven como una provocación. La próxima vez que sean más listos. Yo eso de la financiación no lo veo por ningún lado. Aquí no hacen más que quejarse. Pero son cuatro gatos.A la inmensa mayoría de ciudadanos nos importa un comino. Y para que despues monten sus embajadas? No seamos ridículos.Hay que ser solidarios y no tacaños. Cuando vas al supermercado te fijas en las etiquetas? Claro que sí, desde hace años en casa no entra nada que esté escrito solo en catalán. Si te hablan en catalán? Depende , si es una vecina mía ya mayor que siempre me regala cosas le contesto en catalán, sino , siempre en castellano. El Estatut?Yo quitaría todas esas cosas que no interesan a nadie más que a ellos. Si tu novio fuera independentista? No sería mi novio. Que quitarías de Cataluña? a esa gente tan rara.También a los moros y a los sudacas. TV3? yo prefiero Antena3, es lo mismo pero en castellano. La música en catalán? que horterada!. El pantumaca? Yo se lo doy cada mañana a monse, mi perrita. El Barsa? Huele a rancio. Cataluña? La parte de España donde yo nací. Piensas que el valenciano es catalan?Claro que no, ni el mallorquín tampoco, ni nada. Todo eso son inventos de los nazis para apropiarse de lo que no es suyo. Madrid? Me encanta. Una ciudad abierta, cosmolita, libre y tolerante.Todo lo contrario de Bcn. España? me pone a cien.El país de las oportunidades.Mi país. El Real Madrid? Mi equipo. ZP? Un desastre vendido a los nacionalistas. Tu programa de radio? La mañana cuando la llevaba federico y la linterna cuando la llevaba cesar. Ahora no se. Tu palabra preferida? Libertad y Tolerancia Tu político preferido? Rosa Diez.

Dice ser Joan B culla
2009-07-20 10:31:26
Comencemos por recapitular lo evidente. Hoy, en Cataluña, la lengua castellana no es objeto de persecución ni atropello, ni tampoco se halla en recesión, ni en un proceso de pérdida de usuarios. Bien al contrario, tras 27 años de autonomía, el castellano sigue siendo largamente hegemónico en todos los sectores de la prensa periódica (desde la deportiva hasta la rosa, pasando por la de información general), en los estantes de las librerías, en el dial de los receptores de radio, en la oferta y el consumo de televisión, en la Administración de justicia, en el etiquetado de toda suerte de productos, en los documentos notariales, en los consultorios médicos, en las carteleras cinematográficas, en la publicidad, en los menús de la telefonía móvil, en los programas informáticos y en muchísimos otros ámbitos o actividades. Y, por supuesto, mantiene sólidas posiciones en todos los demás terrenos, incluyendo algunos tan significativos como la docencia universitaria, la actividad política y la rotulación comercial. Algunos creen en un castellano con 'rango' de 'lengua alta' En la cotidianidad de una jornada cualquiera, al tomar un taxi, consumir un café, almorzar fuera de casa o comprarse unos zapatos, es el ciudadano catalanohablante el que, para evitar una discusión, para no parecer antipático o para no perder tiempo, se ve repetidamente forzado a cambiar de idioma y acomodarse al castellano de su interlocutor. Lo contrario constituye una excepción, y el mero hecho de mantener desde el catalán una conversación bilingüe resulta tan insólito y parece a muchos tan descortés, que hace algunas semanas una médico perdió momentáneamente su empleo en un centro privado por hacerlo. A mayor abundamiento: durante los últimos lustros llegaron y se han establecido en Cataluña más de un millón de personas de procedencia extraeuropea. De ellas, varios cientos de miles tenían el castellano o español como lengua materna; ni una sola, en cambio, era catalanohablante de origen. ¿Acaso este fenómeno no ha modificado el paisaje lingüístico del país en claro beneficio de la lengua de Cervantes? En suma: después de dos décadas largas de inmersión escolar en catalán, ningún niño o adolescente que tuviese el castellano como lengua familiar, como primera lengua, la ha cambiado por el catalán. Ninguno. De haberse dado un caso tal de abducción lingüística, lo sabríamos porque determinadas cabeceras mediáticas habrían hecho famoso a semejante mártir. Simplemente -y de eso se trataba-, cientos de miles de alumnos han adquirido también el dominio del catalán y lo usan de modo selectivo, según las circunstancias y el interlocutor. Casi me emocioné el otro día al coincidir, a bordo de un transporte público, con un grupo de escolares que, por sus rasgos físicos, parecían salidos de aquel álbum de Tintín, El templo del sol. Entre sí, los chavales hablaban un castellano con característico acento andino; cuando, excitados, preguntaban a la maestra acerca de la excursión en marcha, lo hacían en un catalán tan espontáneo como impecable. He aquí -me dije- a unas pobres víctimas del sadismo educativo de la Generalitat en materia de lenguas.

Dice ser Joan B culla
2009-07-20 10:29:14
Siendo ésta la realidad, y una realidad comprobable a simple vista sólo con una semana de estancia en Cataluña, ¿cómo se explica que, cíclicamente y desde principios de los años ochenta, medios de comunicación, intelectuales y partidos políticos españoles denuncien la imaginaria persecución, la ficticia discriminación, la inventada agonía del castellano en Cataluña? Sí, por supuesto: existen presuntos comunicadores instalados profesionalmente en el embuste y la intoxicación, y también fuerzas políticas dispuestas a fabricar un falso problema para luego sacarle rendimiento electoral. Pero, descontadas la mentira consciente, la demagogia y hasta las paranoias personales, tiene que haber algo más. Cuando, todavía la semana pasada, gentes cultas, viajadas y a las que cabe suponer intelectualmente honestas como el vicedirector de la Real Academia Española, don Gregorio Salvador, o el feraz novelista Arturo Pérez-Reverte, insistían en la leyenda persecutoria, no se referían a la salud sociolingüística del castellano en Cataluña, que es envidiable, sino a su posición heráldica, a su estatus simbólico. 75 años atrás, en pleno debate parlamentario del Estatuto de 1932, José Ortega y Gasset había dicho, a propósito del futuro régimen lingüístico en la Cataluña autónoma: "El Estado español, que es el poder prevaleciente, tiene una sola lengua, la española, y ésta es, por ineludible consecuencia, la que jurídicamente tiene que prevalecer". Pues tal parece que algunos no se han movido de ahí, del prevalecer. Quizá sea el legado de Antonio de Nebrija -"es la lengua compañera del imperio..."-, pero lo que de veras desasosiega y resulta intolerable a muchos intelectuales y opinadores de allende el Ebro es que, en una porción de la España legal y política, el idioma castellano no prevalezca lo bastante, no goce de todos los privilegios ni ejerza su arrolladora hegemonía en absolutamente todos los terrenos. El académico Gregorio Salvador casi lo confesó el otro día al afirmar que, "en definitiva, las lenguas no son iguales; sirven fundamentalmente para comunicarse, y no es lo mismo una que permite hacerlo con tres millones de personas que otra que sirve para hablar con 400 millones". Si don Gregorio y sus epígonos defendiesen -como fingen- los derechos de los hablantes, no los vincularían al tamaño de la comunidad lingüística, porque todas las lenguas son iguales en valor y en dignidad. Pero lo que defienden es el rango del castellano en Cataluña, su posición indisputada de lengua alta. Y no aceptan que se le regatee este rango en la escuela o en la Administración autonómica. Y no comprenden cómo, pudiendo abrazar esa gran lengua universal, tres o cinco miserables millones de individuos nos obstinamos en mantener viva una pequeña lengua de andar por casa.

Dice ser roberto
2009-07-19 17:10:49
Quien pone comparaciones inadecuadas eres. Canadà y Finlandia tienen plena cohesión social, como la tenía Catalunya hasta hace una pocas décadas, y como la volverá a tener en un futuro próximo a pesar de vuestros lamentables intentos. Y en Andorra ,cualquier día hacen una ley para repatriar a todos los extranjeros.

Dice ser siget
2009-07-19 10:31:11
Roberto: sigues con tus comparaciones inadecuadas. En Belgica los territorios son homogeneos o casi homogeneos lingüisticamente hablando, me temo que Cataluña (a tu p esar) no es homogenea. Tus intentos de asociar los que no piensan como tu a lo militar son burdos. El artículo dice la verdad: en Cataluña se utiliza una "neolengua" para dulcificar imposiciones. Es eso exactamente. Sobre lo de la elección de lengua en el resto de Europa, de nuevo mientes, la lengua OFICIAL SIEMPRE se puede estudiar, y el bilinguismo con libertad de eleccion se practica en paises "con tanta falta de cohesión social" como Andorra, Finlandia o Canadá. Para Anonimo: que el viento no te lleve a ti pero si a tus ideas que me quitan mi libertad. FGO: estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. Muy acertado.

Dice ser Anónimo
2009-07-19 03:17:26
No t'hi escarrassis gaire Robert que això no duu enlloc. Mal vent que se'ls endugui a tots plegats

Dice ser roberto
2009-07-17 21:18:33
Yo no lo aceptaría. De hecho cuando un tribunal tarda más de tres años de estudios , deliberaciones y discusiones para tratar de llegar a un acuerdo y no lo consiguen es que no están actuando como profesionales sino como políticos, y por tanto son recusables de oficio. Los catalanes no van a aceptar de buen grado de este tipo de tribunales una resolución desfavorable que les quite derechos aprobados por las cortes. Si el concierto económico vasco ha cabido en la Constitución a pesar de todas las contradicciones que implica no veo porqué el estatuto catalán no pueda caber. Ya sabemos que en España todo son apaños. Aunque la letra pequeña solo se suele aplicar a los catalanes. También hay que explicar a las minorías que no entienden la inmersión lingüística, que esta no atenta contra sus derechos ciudadanos. Que en la inmensa mayoría de países no son los ciudadanos particulares los que determinan la lengua de enseñanza de sus hijos. Que si usted está en la parte flamenca de Bélgica no encontrará ni un solo colegio público en francés. Y lo mismo a la inversa. Y eso no atenta contra nadie. Son los mecanismos propios que tienen los países para proteger sus identidades nacionales. Y especialmente en casos de absoluta emergencia como el caso catalán. Pero claro, es que Catalunya ni es un país ni una nación, sino cuatro provincias rebeldes de la España castellana, con grupos separatistas que hablan un dialecto inventada para seguir extorsionando a Ejpaña y bla bla bla.... En fin, nunca nos entenderemos.

Dice ser FGO
2009-07-17 20:30:40
Hola roberto: siempre llevas el agua a tu molino. Defender unas ideas dieferentes a las tuyas e incluso -egún tú- minoritarias, no tienen por qué estar avaladas por militares franquistas o dictaduras. ¿Es que las minorías no tienen derecho a opinar? ¿Es que las minorías no pueden finalmente convencer a la mayoría? Minoría era el brote democrático a mediados de los 70. Luego fue mayoría. Ahora es abrumadora mayoría, afortunadamente. Pero aquellos valientes (minorías) que se la jugaban por la democracia, el catalán y los derechos sindicales, no eran unos locos comunistas, como los calificaba Franco y la Dictadura (y la mayoría de los ciudadanos, pendientes del fútbol y de Eurovisión, casi como ahora). No, era gente que sabía que la presión política doctrinaba a la mayoría. Ahora votamos, somos nuna democracia, tenemos libertad de expresión... pero no por eso deja de haber una presión política del poder a conducir a los ciudadanos a determinados postulados, no siempre justos, no siempre ecuánimes. Por ejemplo, en una democracia se respeta la Constitución (votada por una mayoría) y el Tribunal Constitucional. ¿Aceptará el nacionalismo y el catalanismo una decisión contraria al Estatuto? La democracia tiene sus poderes y la justicia es uno de ellos. Lo que enmana de los tribunales hay que cumplirlo. Sin embargo, las amenazas desde los poderes en Cataluña son continuos. ¿Es eso democrático?

Dice ser roberto
2009-07-17 19:54:07
No hay que ser muy avispado para distinguir entre una posible crítica de una deformación sistemática de la realidad. Cualquier ciudadano en Catalunya sabe que todo eso es mentira. Y esa es la principal razón por la que esa gente encuentra tan poco eco en nuestras tierras. Es justo por eso y no que callan por miedo a los nacionalistas. Menuda sandez. El periodista catalanófobo transmite su fobia bajo el disfraz de noticia o de artículo periodístico. Cuando el periódico en cuestión forma parte de una orquesta donde todas las voces emiten en la misma dirección entonces ya no hay duda de que estamos ante una campaña perfectamente organizada por (.....?). La inmersión lingüística es una decisión mayoritaria del Parlamento catalán y no del gobierno de la Generalitat. Por eso no tiene ningún fundamento que se metan con el gobierno y sus representantes por aplicar la ley. En fin, se que todo eso no les sirve de nada a ustedes. Están convencidos que repitiendo miles de veces sus mentiras acabaran doblegando las cosas a su entera satisfacción. Esa es la naturaleza de ustedes. Y solía darles buen resultado cuando había militares dispuestos a hacerles caso. Ahora les cuesta más.

Dice ser Karelia
2009-07-17 14:04:38
Para Roberto: lo de la catalanofobia se ha puesto de moda. Me gustaría que me explicaras por qué una crítica a lo que hace el gobierno catalán es automáticamente asumida como una crítica a todo lo catalán. No olvides que hay gente que no piensa como tú y son tan catalanes como tú. Gente que no comulga con lo que hace este tripartito y por ello lo critica, pero no pierde su condición de catalán por ello. ¿O sí?

Dice ser Gloria
2009-07-17 10:30:08
La utilización de la lengua para imponer un sistema político es un delito contra los derechos humanos, lo hiciera Franco, lo haga Montilla.

Dice ser roberto
2009-07-17 02:59:51
Manuel: Hay una diferencia clara entre la crítica razonable y la manipulación distorsionada. Tu periódico rebosa catalanofobia desde cualquier ángulo que se mire. Tratas de proyectar una imagen irreal de la cuestión. Ni siquiera Losantos se ha atrevido a tanto. No se si lo haces por convicción o es una estrategia de mercado para atraerte cierto tipo de lectores. Me imagino que deben ser ambas cosas. Pero por otro lado me desconcierta, y debo admitírtelo, el grado de libertad que tienen los lectores al opinar. Lo normal en estos casos sería que las opiniones molestas fueran rápidamente eliminadas, para así mostrar un debate amañado entre lectores para enfatizar más la línea editorial que se trata de promover como se hace en la mayoría de los medios afines. En fin como decimos los catalanes, cabòries.

Dice ser roberto
2009-07-15 21:06:04
quería decir Felicidades. Al menos en lo que a censura de comentarios se refiere. Debo reconocer que no me han censurado nunca.

Dice ser roberto
2009-07-15 21:03:09
El fenómeno más interesante a tener en cuenta es que cada vez hay más catalanes de lengua materna castellana que asumen voluntariamente el catalán como lengua propia. El fascismo no democrático en 3 siglos de prohibiciones, represión y marginación no consiguió erradicar el catalán. Y el fascismo que convive en un régimen aparentemente democrático tampoco lo conseguirá. Saludos Manuel por tu excelente revista

Dice ser Anónimo
2009-07-15 20:41:52
La política catalana es la imposición de la omertá, es decir la ley del la venganza y el silencio. La apariencia cosmopolita de Barcelona choca que la realidad de presión que subyace en sus estructuras sociales.

Dice ser David J
2009-07-15 20:23:35
Mientras el gobierno se limpie el culo con la Constitución, el Tribunal Consticudional no salga de bajo de la cama para sentenciar sobre el Estatuto y los ciudadanos de Cataluña no entiendan que van al precipicio, no habrá nada que hacer. Más o menos, en el resto de España el caciquismo ha sido desterrado. En Cataluña forma parte del sistema (toma tu 3 por ciento, Jordi).

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook