Friday, 28 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE

URUGUAY-GOBIERNO

Mujica promete mejorar la situación de los militares en una primera reunión con las FF.AA.

Efe
Tuesday, 16 de March de 2010, 23:56

Montevideo.- El presidente de Uruguay, José Mujica, que estuvo trece años preso por su antigua militancia guerrillera, prometió hoy mejorar la situación económica de los soldados uruguayos en su primera reunión con las Fuerzas Armadas, marcada también por el llamado del gobernante a la unidad nacional.

Después de un poco más de dos semanas de haber sido investido gobernante, Mujica acudió hoy a la Brigada Aérea Número 2 de Durazno, localidad situada a unos 180 kilómetros al norte de Montevideo, para dirigir un mensaje a la institución castrense que tuvo tono conciliador aunque también demandante.

El gobernante, que ganó las elecciones generales de noviembre pasado con la agrupación izquierdista Frente Amplio, mantuvo antes una reunión privada, rodeada de secretismo, con los tres comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, la primera que se produce entre las partes desde la asunción de Mujica a principios de mes.

De esta forma, los militares se convirtieron en uno de los primeros sectores de la nación suramericana con los que se entrevista el nuevo mandatario.

En su discurso posterior, dirigido a los jerarcas de todas las unidades castrenses, repitió su consigna de "ni vencedores ni vencidos", lanzada tras su triunfo electoral de noviembre pasado, y remarcó que "las Fuerzas Armadas de hoy no deben cargar con ninguna mochila del pasado ante su pueblo".

Mujica, de 74 años, perteneció al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, una guerrilla urbana que protagonizó asaltos, secuestros, atentados y asesinatos antes y durante la dictadura militar (1973-1985), y que fue también víctima de la represión policial y castrense de aquellos años.

Por esta razón, estuvo trece años en la cárcel en las décadas de los sesenta y setenta, la mayoría durante el Gobierno de facto.

"La unidad nacional solo es posible si se practica un inmenso respeto a lo diverso, a lo contradictorio, porque en toda sociedad hay diferencias de todo tipo", argumentó hoy al reclamar a los militares "servir noblemente" a los ciudadanos y "ser capaces de generar sentimiento, afectividad en el pueblo".

Reconoció asimismo que tras caer en 1985 la dictadura, causante de decenas de desaparecidos en el país, una parte de la sociedad clama todavía por justicia y otra prefiere mirar hacia adelante, pero aclaró que él, como presidente, no va a juzgar a nadie, e instó a la conciliación por encima de cualquier otra cosa.

"Yo no veo otro camino, soldado, que encontrar causas comunes como nación que nos identifique en construcciones comunes", manifestó.

Además, admitió que "la mayoría de los soldados rasos" del país "navegan en la pobreza" y viven en una situación de "postergación en lo económico", sobre todo en comparación con "el resto de los trabajadores públicos".

Por ello, indicó que de cara al próximo presupuesto general del país "se impone ayudar concretamente" al sector, "lo que no equivale a reparar".

Aunque les ofreció mejoras económicas, Mujica les pidió también que colaboren en la lucha contra la pobreza ayudando en sectores como la construcción, la infraestructura ferroviaria o el acopio de agua dulce, con el mensaje de fondo de que "no puede haber Fuerzas Armadas ricas en un país pobre, porque eso sería un abuso".

"No vengo a buscar mano de obra esclava, ni vengo a desplazar a otros trabajadores", matizó, sin embargo.

Se trata del segundo mensaje que ofrece Mujica al estamento militar después del que lanzó el pasado 2 de marzo, durante la toma de posesión del ministro de Defensa, Luis Rosadilla, también ex guerrillero tupamaro y que igualmente estuvo preso varios años.

Entonces, ya advirtió que no pretende saldar cuentas del pasado desde el poder.

"Cada cual tendrá que cargar con su mochila, pero las mochilas no son ejercicio de saldar cuentas cuando hay que construir, por eso hoy esto es muy simbólico, tremendamente simbólico", argumentó ese día.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook