LA VOZ LIBRE

KENIA-NIÑOS

Un productor de Hollywood convierte a huérfanos kenianos en fotógrafos

Efe
2010-03-18 15:16:00

Nairobi.- El productor Norman Golightly ha pasado en unas semanas de batallar en el plató con las estrellas de Hollywood a vivir en una pequeña habitación de un orfanato keniano, donde llegó una veintena de cámaras digitales dispuesto a convertir a los niños en pequeños fotógrafos.

Canadiense de nacimiento, Golightly se mudó a Los Ángeles en su juventud y ha producido películas como "El señor de la guerra", "World Trade Center", "Knowing" y "El aprendiz de brujo", que se estrenará este año.

"Vivir en Hollywood rodeado de tanta riqueza y gente con tanto dinero me hizo pensar sobre la desigualdad en el mundo", explica a Efe Golightly en el orfanato, donde lleva viviendo un mes, a media hora de Nairobi en automóvil por caminos sin asfaltar.

En enero, decidió irse un tiempo fuera de Los Ángeles para trabajar como cooperante y, como a muchos otros, le sorprendieron las dificultades: "El proceso para encontrar plaza como cooperante es complicadísimo y frustrante y, además, muchas ONG me pedían bastante dinero para permitirme trabajar sin cobrar".

A través de unos amigos, Golightly supo del orfanato de Cura, en Kenia, financiado por los rotarios y otros donantes y que ahora mismo aloja a 50 niños cuyos padres murieron de sida.

Se puso en contacto con sus administradores y "les pedí pasar un tiempo aquí, viviendo en el orfanato con los niños, ayudando a cavar pozos o a lo que fuera. Quería vivir como viven ellos", recalca.

Les pareció bien y le dijeron que, además, pensara en alguna idea o proyecto para llevar a cabo durante su estancia: "Soy fotógrafo aficionado y pensaba tomar muchas fotos en Cura, así que pensé, ¿por qué no hacer que sean los propios niños los fotógrafos?"

Golightly tenía previsto su viaje a Kenia para mediados de febrero y, antes de venir, "pensé en Facebook y creé una página llamada Kenya Spare a Camera (Da tu cámara de sobra para Kenia). En apenas unos días me llegaron unas 25 cámaras digitales usadas, que me traje en mi equipaje".

De ellas, comenta Golightly, varias de las cámaras no funcionaban o no tenían batería, pero finalmente pudo rescatar quince y dividió a los niños "en quince grupos y nunca los he visto más felices que cuando les di las cámaras. Ya el primer día me sorprendieron, tienen un ojo increíble para la fotografía, para mostrar su mundo, su vida, su alegría".

Moses Machara, el director del orfanato, cuenta que no esperaban algo así: "Pensamos que vendría con una cámara, ¡no con 20!, y estoy realmente sorprendido de la calidad de algunas de las fotos de los niños en tan poco tiempo".

El productor les enseñó cómo usar las cámaras y cada día, después de la escuela, practican un rato y los fines de semana apenas hacen otra cosa.

"Por las noches me tiro horas despierto pasando cientos de fotos al ordenador y algunas de las imágenes y algunos de los niños son tan buenos que ya estoy en conversaciones con galerías de Los Ángeles para hacer varias exposiciones", apunta Gologhtly.

La idea es vender las mejores fotos a los adinerados de Hollywood y enviar las ganancias al orfanato: "Estoy seguro de que Angelina (Jolie) o Madonna pagarían muchísimo por tener una de estas fotos en gran tamaño en su pared. Algunas son verdaderas obras de arte".

De momento, Golightly ya ha mostrado algunas de las imágenes a través de la página que creó en Facebook, que a los pocos días contaba ya con cientos de seguidores a los que el productor pidió ayuda.

"Esto permitió a la gente ver las caras de los niños a los que estaba ayudando, ver casi en directo el resultado de sus donaciones. Yo creo que es la mejor forma de hacer caridad", señala.

Gracias a ese dinero, Golightly ha comprado una vaca y 200 pollitos: "Algunos de los niños no habían bebido leche en su vida y además, en unas semanas, podrán comer huevos y no sólo las judías que comemos aquí todos los días".

Su última adquisición han sido 50 almohadas para los niños, un lujo que hasta ahora el orfanato no se podía permitir.

"Cualquiera de nosotros podríamos haber sido como estos niños, somos muy pero que muy afortunados y nuestro único mérito fue nacer en unas coordenadas geográficas determinadas, en Estados Unidos, en España", reflexiona Golightly, que hoy deja Cura y vuelve a Los Ángeles: "Pero volveré al orfanato, ya no puedo abandonarles", asegura mirando a los niños que le rodean.

José Miguel Calatayud

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook