LA VOZ LIBRE

ARGENTINA-DESAPARECIDOS

Relatan en el juicio a Massera cómo mujeres daban a luz y luego eran asesinadas

Efe
2010-03-18 16:25:00

Roma.- Dos testigos relataron hoy, ante el Tribunal Ordinario de Roma, cómo las mujeres daban a luz y luego eran asesinadas por mandos de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) bonaerense, principal centro de detención y tortura de la dictadura argentina (1976-1983) que dirigía el ex militar Emilio Massera.

En la sesión, los testigos trataron de demostrar la activa participación de Massera en la ESMA y su implicación en los casos de los italianos Angela Aietta Gullo, Giovanni Pegoraro y su hija Susana, por cuya desaparición, tortura y asesinato entre 1976 y 1977 en Argentina se juzga al ex militar en Italia.

La primera en declarar fue Estela Barnes de Carlotto, activista de derechos humanos en Argentina y presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, cuya hija Laura dio a luz en un cuartel del Ejército y, dos meses después, le entregaron su cadáver, sin que todavía sepa dónde se encuentra su nieto, Guido.

Carlotto dijo al juez que la italiana Susana Pegoraro tuvo una hija en la ESMA, llamada Evelyn y que fue adoptada por un militar.

Evelyn fue localizada por las Abuelas de Plaza de Mayo y se le instó a someterse a un análisis de ADN, lo que ella rechazó, pero posteriormente consiguieron entrar en su casa y, mediante restos en sus ropas y en el baño, se hizo dicho examen que confirmó que era hija de Susana Pegoraro, refirió a Efe el abogado Jorge Iturburu.

Actualmente, Evelyn mantiene relaciones con la familia Pegoraro, aunque está muy ligada a su padre adoptivo, añadió.

De Carlotto explicó que las mujeres daban a luz en la ESMA y, entre tres a diez días después del parto, eran asesinadas en los llamados "vuelos de la muerte", es decir, lanzadas al mar desde aviones, como fue el caso de Susana Pegoraro.

La hija de Estela Barnes de Carlotto, Claudia de Carlotto, funcionaria de la unidad de investigación de la Justicia dedicada a las pruebas de ADN, fue la segunda en testificar y mostrar documentos sobre 30 maternidades clandestinas en la ESMA.

Por otro lado, Graciela Lois -cuyo marido, Ricardo Lois, fue lanzado al mar desde un avión en noviembre en 1976- explicó al tribunal que el ex militar argentino Adolfo Scilingo participaba en esos vuelos, un hecho que negó en la anterior audiencia celebrada por videoconferencia desde la cárcel en Madrid.

Scilingo cumple una condena de 1.084 años de prisión impuesta por el Tribunal Supremo español por delitos de lesa humanidad y detención ilegal durante la dictadura argentina.

Graciela Lois dijo a Efe que se entrevistó con Scilingo en el aeropuerto madrileño de Barajas, le preguntó si había visto a su marido en la ESMA, a lo que él respondió que no, y mantuvo una conversación con él en la que le habló de los vuelos de la muerte.

Lois presentó, además, el interrogatorio a Scilingo realizado por el juez español Baltasar Garzón y los fundamentos de la sentencia española que apoya su tesis.

La próxima vista de este proceso se celebrará el 25 y el 27 de mayo próximo.

En 2005 el sumario por la supuesta implicación de Massera en la desaparición de los tres italianos quedó suspendido, tras un informe pericial que determinaba que el acusado padecía "demencia".

Pero el 4 de marzo del año pasado el juez del Tribunal de Roma Marco Mancinetti aceptaba un nuevo informe pericial médico que certificaba que Massera, de 83 años y cuyo caso fue separado del proceso principal por la muerte de los tres italianos, estaba en "plenas facultades" para afrontar el proceso.

Massera integró junto a Jorge Rafael Videla y Héctor Agosti la primera Junta Militar que gobernó Argentina y dirigió el Grupo de Tareas en la ESMA de Buenos Aires, adonde fueron conducidos y posteriormente desaparecieron los tres italianos.

Gullo desapareció el 5 de agosto de 1976, tras ser detenida por apoyar a los opositores al régimen, entre los que se encontraba su hijo Juan Carlos Dante Gullo, actual diputado en Argentina.

Tras su arresto el 18 de junio de 1977 en la ESMA, tampoco se volvió a tener noticias de Pegoraro y de su hija Susana, militante peronista, quien dio a luz a una niña durante su detención que fue entregada a una familia.

Por este mismo caso, fueron condenados anteriormente en rebeldía los ex oficiales argentinos Jorge Eduardo Acosta, Alfredo Ignacio Astiz, Jorge Raúl Vildoza y Antonio Vañek.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook