LA VOZ LIBRE

ALEMANIA-NAZISMO

Cadena perpetua para un ex miembro de las SS por matar a tres miembros de la resistencia en Holanda

Efe
2010-03-23 12:07:00

Berlín.- La justicia alemana condenó hoy a cadena perpetua al ex miembro de las SS Heinrich Boere, de 88 años, confeso de haber asesinado a tres miembros de la resistencia contra Hitler en la Holanda ocupada y que durante décadas vivió sin sobresaltos, pese a haber sido sentenciado a muerte por un tribunal holandés.

Con 64 años de retraso respecto a las ejecuciones imputadas -y en las que él nunca negó haber participado- y 61 respecto a la primera condena a muerte en Amsterdam, Boere escuchó la sentencia en la audiencia de Aquisgrán impasible y desde la silla de ruedas en la que ha seguido todo el juicio.

La cámara consideró probado que Boere, uno de los quince miembros del comando "Feldmeijer" creado para asesinar a miembros de la resistencia, ejecutó a los tres civiles cuyas muertes se le imputan, en 1944 en las ciudades de Breda, Voorschoten y Wassenaar.

El procesado, quien en el juicio se confesó autor de esas muertes, tenía entonces 22 años. Había ingresado en las SS con 18, por "puro fanatismo y convicción", según sus declaraciones. Tras servir en el frente del Este dos años fue destinado a Holanda -país de origen de su padre-, donde se le asignó a ese comando.

El cometido de los miembros de "Feldmeijer", por orden de Hitler, era buscar en sus domicilios y asesinar a sangre fría a civiles sospechosos de pertenecer a la resistencia anti-hitleriana.

Su modo de operar consistía en presentarse ante la puerta de su casa, cerciorarse de su identidad y matarlos a tiros, estuvieran o no en presencia de sus familiares.

Se estima que Boerer participó en 50 ejecuciones, en tres de las cuales se centró el proceso, con tres hijos de dos de sus víctimas como parte de la acusación particular.

Nacido en 1921 en Eschweiler (a 100 kilómetros de la frontera con Holanda), Boerer cayó preso de los aliados antes de terminar la Segunda Guerra Mundial y ya en esos interrogatorios se declaró autor de esas muertes.

En 1947 huyó de su campo de prisioneros, permaneció siete años oculto en Holanda, coincidiendo con el juicio en que se le condenó a muerte en ausencia, sentencia luego conmutada por cadena perpetua.

Tras unos años en la clandestinidad entró en Alemania y desde 1954 vivió sin sobresaltos en su localidad natal, sin esconder, a quien se lo preguntó, que había formado parte del comando de las SS.

Nada le perturbó hasta que en 2000 el fiscal Ulrich Maass, al frente de la Oficina Central sobre los Crímenes del Nazismo, abrió investigaciones sobre su caso y se personó en su residencia de ancianos y le leyó los cargos.

Boere recurrió sin éxito ante el Tribunal Constitucional alegando razones de edad y en octubre de 2009 se abrió su juicio.

Su proceso fue exponente de los obstáculos a que se enfrentan esos casos de justicia tardía, tanto por la avanzada edad de los encausados como de los supervivientes del nazismo.

Paralelamente se desarrolla en Múnich el juicio contra el presunto criminal nazi John Demjanjuk, de 89 años y origen ucraniano, extraditado desde Estados Unidos en mayo de 2009, tras agotar el sospechoso todos los recursos judiciales a su alcance.

El juicio a Demjanjuk, al que se imputa complicidad en la muerte de 27.900 judíos en el campo de exterminio de Sobibor, ha estado marcado por continuas interrupciones alegando razones de salud.

Demjanjuk, como Boere, asiste a las vistas en silla de ruedas. En ambos casos la acusación se sustenta en declaraciones de familiares, por ausencia de supervivientes que puedan identificarlos.

La condena contra Boere fue acogida hoy con alivio por parte de esos familiares, entre ellos el hijo de Teunis de Groot, de 77 años en la actualidad, que conserva la bala que mató a su padre en 1944.

Para los familiares, la sentencia es un acto de justicia reparadora, independientemente de que el condenado acabe sus días en la cárcel.

En agosto de 2009, en la misma Audiencia donde se juzga a Demjanjuk se condenó a cadena perpetua a Josef Scheungraber, de 90 años y ex oficial hitleriano, por el asesinato de civiles en Italia.

Scheungraber no pasó ni un día en la cárcel por razones de edad. El juez de Aquisgrán, Gerd Nohl, expresó hoy sus dudas de que Boere ingrese en prisión, puesto que deberá esperarse al dictamen de los médicos de que está en disposición de hacerlo, a lo que se une el propósito de la defensa de recurrir al Tribunal Europeo.

"La decisión puede tardar años", admitió Nohl.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook