LA VOZ LIBRE

El fuego asola los campos de Rasquera, el pueblo de la plantación de marihuana

El incendio que ha azotado este pueblo de Tarragona ha entrado en fase de control tras arrasar 2.773 hectáreas de bosques, cultivos y matorrales

LVL/EP/Foto: Ap
2012-05-18 13:43:06

Tarragona.- El fuego ha asolado el pueblo de la marihuana. Rasquera, en Tarragona, dijo "sí" el pasado mes de abril a la instalación de una plantación de cannabis con el objetivo de crear empleo y salir de la crisis. El Ayuntamiento tarraconense, gobernado por Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), vivía feliz pensando en que sus problemas tenían solución a corto plazo hasta que hizo su aparición el fuego.

El incendio que ha azotado Rasquera y otras poblaciones cercanas ha entrado en fase de control tras arrasar 2.773 hectáreas de bosques, cultivos y matorrales de esta población, y de los pueblo vecinos de El Perelló, Tivenys y Benifallet. La Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de la Generalitat de Cataluña prevé que la treintena de vecinos de Rasquera que han tenido que abandonar sus casas puedan regresar en las próximas horas.

El alcalde de Rasquera, Bernat Pellisa (ERC), ha catalogado los daños del incendio como "incalculables" para cultivos, pastos y el turismo de paisaje. Pellisa ha resaltado que los vecinos del municipio están "en estado de shock" al ver las consecuencias de lo ocurrido. El edil republicano ha argumentado que si bien se trata del quinto incendio del siglo en Rasquera y que históricamente se han vivido fuegos muy potentes, el comportamiento de este último ha sido "super violento, extraordinario".

El pasado martes por la noche, cuando se declaró el fuego, fueron desalojadas 69 personas: 31 en el pabellón de El Perelló y el resto en el centro social de Rasquera y casas de colonias. Este miércoles por la noche han dormido fuera de casa una treintena de vecinos de Rasquera repartidos en casas de familiares y amigos. Además, durante el día los Bomberos, los Mossos d'Esquadra, los Agentes Rurales y efectivos de Protección Civil han organizado convoyes para acompañar a los pastores y propietarios de fincas y granjas para que valoraran los daños en sus masías y ganado.

El consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Felip Puig, ha asegurado que no ha habido ningún herido en el incendio, más allá de un bombero contusionado la primera noche, ni tampoco masías destrozadas, y que se ha evitado que ardan los bosques más valiosos y las pinturas rupestres de El Perelló. El incendio ha calcinado 2.773 hectáreas: 1.231,15 son de Rasquera, 1.168,83 de El Perelló, 372,92 de Tivenys y 0,1 de Benifallet.

La niebla y las nubes bajas de la zona han dificultando la extinción, si bien el viento ha soplado con menos intensidad que en los últimos días. Hasta el flanco activo del incendio se han trasladado con medios terrestres y en helicóptero a efectivos de los Bomberos y del Grupo de Actuaciones Forestales (Graf), que han trabajado con líneas de agua y medios manuales. El incendio pone en peligro la plantación de marihuana aprobada en abril por el Consistorio.

> Arriba, un bombero desolado tras trabajar en la extinción del incendio de Rasquera (Tarragona). A continuación, una panóramica de los primeros momentos del incendio.

Comentarios

Dice ser W. W.
2012-05-19 22:12:02
Al anónimo segundo le digo que no tiene lectura comprensiva, ni puede utilizar la ironia del anónimo primero, porque es el arma de los inteligentes. De lejos se huele que mente privilegiada o que tonto está tras un comentario.

Dice ser Anónimo
2012-05-19 13:12:57
Al anónimo primero le digo que no tiene pu ta gracia. Que haya malnacidos que se dediquen a destruir la naturaleza y llevarse cualquier vida por delante en el intento me parece deleznable y se les debería considerar exactamente igual que a los terroristas.

Dice ser Anónimo
2012-05-18 19:50:12
Si no fuera por el atentado ecológico donde habrán perecido horriblemente animales y se hace un grave daño al medio ambiente, es para decir ¿No querían fumetas? !Mira si tien humo!

 
Publicidad