LA VOZ LIBRE

La SGAE reclama a Zalamea 14.000€ por la representación de su 'Alcalde'

500 vecinos de la villa actuan gratuitamente

LVL
2009-08-13 03:13:09

Zalamea de la Serena (Badajoz).- “Al Rey la hacienda y la vida se ha de dar / pero el honor es patrimonio del alma / y el alma sólo es de Dios”. Por lo visto, la Sociedad General de Autores de España (SGAE), a cuyo frente se encuentra Teddy Bautista, considera que la hacienda también hay que repartirla con la entidad de carácter privado que él preside.
Por ello, ha reclamado a la muy noble villa de Zalamea de la Serena, el no despreciable ‘botín’ de 14.000 euros. Todo ello, cuatro siglos después de que Pedro Crespo, el mítico personaje de ‘El Alcalde de Zalamea’, de Calderón de la Barca, se enfrentara con un capitán tras ver mancillado el honor de su hija.

Ahora la localidad pacense se encuentra ante otra afrenta, la de pagar el diezmo a la SGAE por representar la obra que cada año da vida al pueblo y que sirve para mantener una tradición y reunir a los miles de emigrantes que salieron en las últimas cinco décadas.

Cada año, unos quinientos vecinos, de los 5.000 que tiene el pueblo, representan la obra que inmortalizó la localidad. Toda Zalamea de la Serena se echa a la calle para revivir durante cuatro días el honor del mítico alcalde, los desmanes de las tropas de Felipe II y la rebelión de sus vecinos.

El cura hace sonar las campanas, las mujeres más mañosas cosen los trajes, y los mozos más bien plantados se visten de soldados. Ovejas, cañones, fuego y tambores invaden las calles y su plaza de la Constitución, donde este año se espera reeditar el éxito en su decimosexta edición.

El 20, 21, 22 y 23 de agosto, una vez más, Miguel Nieto, director de la obra, tratará de poner de acuerdo a los vecinos y representar, para sus propios habitantes, “El Alcalde de Zalamea”.

Pero esta vez, no es un capitán, sino el propio Teddy Bautista quien amenaza a los vecinos de la localidad. Les reclama 14.000 euros en concepto de derechos de autor, los que pide Francisco Brines por la adaptación callejera de la obra teatral.

Las subvenciones de la Junta de Extremadura y de la Diputación de Badajoz da escasamente para pagar a Miguel Nieto, a las empresas de las gradas, la iluminación y sonido y para confeccionar camisetas conmemorativas con las que agradecer a los participantes su contribución desinteresada. Eso, y unos cuantos bocadillos y latas de cerveza y refrescos con las que mantenerse de pié hasta la 1 de la madrugada, hora en la que 3.000 espectadores aplauden a rabiar cada día el final de la obra.

La indignación se ha apoderado de los vecinos, que no entienden por qué ellos han de actuar gratis y encima, ahora, han de pagar por aprenderse los versos de la obra que ha hecho inmortal a Zalamea.

La SGAE ha amenzado con reclamar la presencia de la Guardia Civil para impedir que se celebre la actuación, si antes no se ha saldado la deuda.

Comentarios

 
Publicidad