Friday, 21 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE

GRECIA-CRISIS

Los ministros de Economía de la eurozona estudiarán mañana la activación de la ayuda a Grecia

Efe
Saturday, 01 de May de 2010, 16:35

Bruselas.- Los dieciséis ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán mañana en Bruselas para analizar el severo plan de ajuste que está a punto de aceptar el Gobierno griego y la eventual activación de la ayuda financiera internacional prometida a cambio.

Es la primera vez en los once años de historia de la moneda única europea que uno de los miembros de la zona ha de ser salvado de una bancarrota segura, por culpa de una gestión irresponsable de sus finanzas públicas.

Todavía no está claro, sin embargo, si la reunión extraordinaria del Eurogrupo del domingo será la última y acabará con una decisión definitiva de activar ya los préstamos europeos a Grecia.

Todo indica que la decisión, para la que no existen precedentes ni reglas en los tratados, será tomada al máximo nivel político, entre los jefes de Estado o Gobierno de la eurozona en una cumbre extraordinaria que podría celebrarse entre el 7 y el 10 de mayo, según fuentes diplomáticas.

Convocados por el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, los responsables de Finanzas escucharán mañana el informe del comisario Olli Rehn sobre las negociaciones que mantienen desde hace casi dos semanas en Atenas técnicos de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con las autoridades helenas.

El objetivo de esas negociaciones es acordar un estricto programa trienal que permita yugular la espiral del déficit, lo más urgente, y poner en marcha un amplio abanico de reformas estructurales que coloquen a la moribunda economía griega sobre bases sostenibles.

Atenas tiene que asegurar a sus socios que generará pronto superávit para devolver lo que se le preste.

Desde que comenzó el drama griego, en otoño de 2009, inmediatamente después del cambio de Gobierno en el país, la crisis ha pasado de ser considerada un caso de déficit excesivo, abordable con las herramientas de la unión económica y monetaria, a convertirse en una bomba para la estabilidad de la eurozona entera.

En todo este tiempo, gobiernos e instituciones europeas se han visto obligados a innovar e ir tomando decisiones, casi siempre por detrás de los mercados.

Juncker ha convocado a los ministros a partir de las 16.00 hora local de mañana (14.00 GMT) en la capital belga. Esta vez no será por teleconferencia, sino en persona.

Al encuentro asistirá por parte de España la vicepresidenta segunda del Gobierno y titular de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

En abril, en la última reunión urgente, los Dieciséis se pusieron de acuerdo sobre los detalles de un "mecanismo conjunto" de asistencia financiera a Grecia, si llegaba el caso de que este país no podía obtener más crédito del mercado.

Los europeos se comprometieron a prestar 30.000 millones de euros en 2010, cantidad a la que sumarían entre 10.000 y 15.000 millones de euros procedentes del FMI este primer año.

Informaciones posteriores han elevado a unos 120.000 millones de euros el paquete global de ayuda extranjera que Grecia necesitará para el conjunto del período 2010-2013, y de esa cifra total y la secuencia de desembolsos hablarán mañana los ministros.

Para activar dichas ayudas es necesaria la unanimidad de los Dieciséis sobre la base de un dictamen de evaluación que tiene que presentar la Comisión Europea en coordinación con el BCE.

El portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj, explicó a Efe que la Comisión tendrá preparado para mañana ese informe.

Quienes afirman que los ministros no podrán mañana decidir la activación del dinero argumentan que el Parlamento griego no habrá dado todavía su aprobación al severo programa de ajuste que el jefe de Gobierno de Grecia, Yorgos Papandréu, está a punto de cerrar con la Unión Europea (UE) y el FMI.

Si el Parlamento lo rechaza, no habrá reformas y, sin reformas, no habrá dinero extranjero.

No obstante, después de tantos meses de zozobra e incertidumbre, todos los gobiernos son conscientes de la urgencia: otra semana de dudas puede provocar un ataque masivo y el contagio a países como Portugal o España.

Hoy, tras mantener una conversación telefónica, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, acordaron "actuar rápido" para la puesta en marcha del plan de ayuda a Grecia, según informó el Palacio del Elíseo en un comunicado.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook