LA VOZ LIBRE

PRIMERO MAYO-CUBA

La "actualización" económica y sus sacrificios marcan el Primero de Mayo en Cuba

Efe
2010-05-01 17:45:00

La Habana.- Cuba celebró hoy un Primero de Mayo de nuevo multitudinario y marcado por el llamamiento para apoyar la "actualización" de su modelo económico con la advertencia de que esa "batalla" necesitará de "extraordinarios esfuerzos y sacrificios".

La Plaza de la Revolución de La Habana acogió, una vez más, el acto central por el Día de los Trabajadores con un desfile en el que participaron decenas de miles de cubanos para rechazar también la "injerencia" y las "mentiras" de Estados Unidos y de la Unión Europea contra la isla.

Con guayabera blanca y protegido del sol con un sombrero de paja de "yarey", el presidente Raúl Castro encabezó desde la tribuna de autoridades un acto donde por cuarto año consecutivo no estuvo presente su hermano Fidel, alejado de la vida pública por enfermedad desde 2006.

Como en los últimos años, Raúl Castro no habló y el único discurso fue el de Salvador Valdés, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, sindicato único).

El dirigente sindical exhortó a todos los cubanos a apoyar la "actualización" del modelo económico socialista anunciada por el presidente Castro y avisó que el reto requerirá de "extraordinarios esfuerzos y sacrificios".

Destacó que "el reordenamiento institucional y laboral" afecta a todos, que es necesario "compartir carencias" y esforzarse por vencerlas y que, en definitiva, la "batalla económica" es una "tarea vital" para preservar el sistema social cubano.

Cuba, sumida en una profunda crisis económica y una aguda falta de liquidez, ha llegado a este Primero de Mayo con la advertencia realizada por Raúl Castro a primeros de abril de que sobra más de un millón de funcionarios en las plantillas estatales y que su Gobierno no puede mantener subsidios "excesivamente paternalistas".

Junto a las consideraciones económicas, el Día de los Trabajadores en Cuba sirvió también para responder a las críticas internacionales que ha recibido el Gobierno de Castro por la situación de los derechos humanos en la isla.

Salvador Valdés comentó que la multitudinaria celebración de hoy es una "enérgica y firme respuesta a los que desde los centros de poder de EE.UU. y la UE, secundados por grupúsculos y mercenarios internos, intentan desacreditar" a Cuba con "falsas calumnias, fruto de su odio ancestral".

Tras sus palabras, se inició el desfile en la Plaza de la Revolución, abierto por un bloque de cientos de jóvenes y estudiantes uniformados, que portaban un cartel con el lema "Unidos por el deber" y que gritaban "Fidel".

La mayoría de los cubanos asistieron a la Plaza vistiendo camisetas rojas y muchos con retratos del "Che" Guevara, de los hermanos Castro y carteles donde se leía "Viva Cuba libre", "Con la patria unidos" y "Fieles a las ideas".

Como cada año, el desfile reunió muñecos de carnaval, el sonido de tambores y trompetas de la conga cubana, y decenas de accesorios gigantes en representación de los diferentes sectores sindicales, como tabacos, señales del tránsito, jeringas y libros.

Julián Benítez, un obrero cubano de 57 años, dijo a Efe que el Primero de Mayo siempre ha sido una fiesta en la isla, y el anuncio de Raúl Castro de que sobra un millón de trabajadores en las plantillas estatales "no le quita el sueño a nadie".

"En esta revolución nunca nadie ha quedado desamparado, y no va a ocurrir ahora", afirmó Benítez.

Michel, estudiante de Derecho de 27 años, comentó a Efe que asistió al desfile por "una cuestión de curiosidad", porque hace tres años que no participaba y quería "ver el real amor del pueblo por la revolución".

Yeisis, venezolana de 21 años, confesó por su parte que esperaba "más rollo, pero es una simple caminata" y que la celebración fue "menos interesante que lo esperado".

"Esta es la manifestación más importante que se realiza hoy en todo el mundo, sin lugar a dudas", expuso por su parte el español Ángel Crespo, secretario general del sindicato Comisiones Obreras de Barcelona.

Para Diann, una estadounidense que viajó a La Habana junto a otros siete colegas del sindicato de la salud de Nueva York, vivir la celebración ha sido "una confirmación personal contra la propaganda" que se divulga en su país sobre Cuba.

"Quería ver por mí misma la respuesta de la gente, la multitud. Yo creo en la revolución y estoy muy excitada", explicó Diann, quien consiguió la "licencia" de Washington que necesitan los estadounidenses para viajar a la isla, una de las restricciones del bloqueo económico de EE.UU. contra Cuba.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook