LA VOZ LIBRE

GRECIA-CRISIS/UE

Los europeos preparan medidas contundentes para ganar el pulso a los mercados

Efe
2010-05-08 18:14:00

Bruselas.- Los gobiernos europeos han aceptado el pulso que los especuladores están dispuestos a echar a la moneda única europea y, en una serie de decisiones sin precedentes, afilan este fin de semana sus armas de defensa.

La cumbre del Eurogrupo celebrada anoche en Bruselas marcará un punto de inflexión en la historia de la moneda única después del compromiso en favor de "la estabilidad, la unidad e la integridad" de la zona al que llegaron los dieciséis gobernantes.

En vista de las "circunstancias excepcionales" de los últimos días, con caídas espectaculares de las bolsas y una especulación imparable en los mercados de deuda pública, los miembros de la zona euro acordaron ayer la creación inmediata de un "mecanismo europeo de estabilización" que devuelva la calma y proteja a la moneda única.

Sin más dilación, los veintisiete ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) celebrarán mañana una reunión extraordinaria en Bruselas para concretar los detalles de ese instrumento multilateral de ayuda.

El Consejo Ecofin, el único que puede adoptar legislación relativa a la unión económica y monetaria, será presidido por la vicepresidenta segunda del Gobierno español, Elena Salgado, quien ha convocado el encuentro para las 15.00 horas locales (13:00 GMT).

La reflexión sobre la necesidad de contar con ese mecanismo comenzó hace semanas, cuando los gobiernos europeos se dieron cuenta de que la grave crisis presupuestaria en Grecia se les iba de las manos.

Para salvar de la quiebra a este socio de la Eurozona, los otros quince gobiernos y las instituciones comunitarias (Comisión Europea y Banco Central Europeo) tuvieron que improvisar un mecanismo de rescate 'ad hoc' basado en la entrega de préstamos bilaterales coordinados desde Bruselas junto a una aportación significativa del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se ha tratado de un paquete financiero sin precedentes, por valor de 110.000 millones de euros en tres años, para una pequeña economía (apenas el 2% del PIB de la UE), y cuya tramitación ha requerido pese a todo cinco meses de difíciles negociaciones.

Los mercados se dieron cuenta enseguida de las enormes dificultades que tendrían los europeos si una economía más grande que la griega, léase la española o la italiana, entraba en dificultades para reembolsar su deuda.

La Comisión iba a presentar el próximo miércoles su propuesta de mecanismo de asistencia para ese hipotético escenario, pero el huracán que ha barrido esta semana los mercados internacionales y el sistema bancario europeo ha aconsejado acelerar el proceso.

La crisis de la deuda griega empieza a contagiarse a otros países del sur de Europa, que han visto cómo se disparaba el tipo de interés que tienen que ofrecer a los inversores para colocar sus emisiones de bonos y obligaciones.

Sin una intervención rotunda e inmediata, que corte las ventas masivas de bonos, lo que peligra además es el sistema bancario europeo en su conjunto, porque es el que acumula más deuda de estos países.

Las principales entidades bancarias europeas han encabezado las pérdidas bursátiles durante toda esta semana.

Aunque no han trascendido detalles sobre la intervención que mañana propondrán las autoridades de Bruselas al Consejo Ecofin, tanto el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, como el de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, han subrayado que se recurrirá a "todos los medios" imaginables.

Los Veintisiete podrían autorizar a la Comisión a hacer uso dentro de la Eurozona de la facilidad financiera para la balanza de pagos que ahora se reserva exclusivamente a los socios europeos no miembros del euro.

La Comisión, que goza en nombre de la UE de la máxima calificación crediticia (AAA), puede obtener préstamos en los mercados internacionales a un tipo de interés muy ventajoso que luego traslada al estado con dificultades.

Hungría, Letonia y Rumanía ya están haciendo uso de los préstamos de esta facilidad financiera comunitaria.

La declaración de la cumbre del Eurogrupo afirma que todas las instituciones de la zona -el Consejo, la Comisión y también el Banco Central Europeo-, así como cada uno de sus estados miembros harán uso de "todos los medios a su alcance" para evitar el colapso del sistema.

Todos los líderes coincidieron anoche en que la crisis ya no es sólo griega, sino que se ha convertido en un peligro "sistémico".

El Banco Central Europeo podría decidir una inyección masiva de liquidez a corto plazo y bajo precio, como hizo inmediatamente después de la quiebra en 2008 del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers desencadenante de la ola de pánico que condujo a la peor crisis desde la década de 1930.

La posibilidad de que el BCE compre deuda soberana en el mercado secundario, y se convierta así en garante de emergencia de esos títulos que están debilitando a los bancos europeos, también era evocada anoche en círculos diplomáticos.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook