Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Josep Maria Pijuan, el juez del 'caso Palau', recibe subvenciones de la Generalitat

Es fundador y miembro de honor del Instituto para la Reinserción Social de Barcelona, una fundación que percibió 677.581 euros en ayudas por parte del Gobierno catalán

Madrid.- El juez que instruye el ‘caso Palau’, Josep Maria Pijuan, que se ha mostrado durante todo el proceso sorprendentemente diligente, es fundador y miembro de honor del Instituto para la Reinserción Social de Barcelona, una fundación que percibió 677.581 euros en subvenciones por parte de la Generalitat de Cataluña.

Según informa este miércoles el diario ‘La Gaceta’, el 14 de septiembre de 2006, Pijuan constituyó la Fundación Instituto para la Reinserción Social de Barcelona, cuyo objetivo es la reinserción de presos, participando como vocal del patronato junto a Oleguer Soldevilla Godo, implicado en la querella de Banca Catalana y propietario del Hotel Majestic y del grupo textil Mitasa. Junto a ellos, participó como vocal Manuel Adroer Iglesias, consejero episcopal del arzobispado de Barcelona, que aportó 35.000 euros.

Curiosamente, a los tres días de ser nombrado titular del juzgado número 30 de Barcelona -el que instruye la trama de subvenciones que implica a altos dirigentes de CiU-, la Consejería de Empresa y Ocupación de la Generalitat publicó una resolución con ayudas para la igualdad de oportunidades en el mundo laboral de 2010 y 2011. La fundación de Pijuan recibió 677.581 euros. Esa misma fundación, en 2009, sólo percibió una ayuda de 10.397 euros.

Como instructor del caso Palau, Pijuan ha imputado al ex tesorero de CiU, Daniel Osacar. Previamente había condenado al directivo de Unió Josep María Servitge por el ‘caso Treball i Turisme’. Este último fue indultado por el Gobierno de Mariano Rajoy. Tras las informaciones de 'El Mundo' sobre el borrador policial que acusa a Artur Mas y Jordi Pujol de haber desviado las comisiones del 'caso Palau' a cuentas personales en Suiza y Liechtenstein, pidió explicaciones al jefe de la UDEF, argumentando que él no solicitó ese informe y que la Policía no puede operar si no es por mandato judicial.

Josep Maria Pijuan comenzó como juez de instrucción en Tremps, Herrera del Duque, Olot y Figueras entre 1979 y 1982. En 1983 fue magistrado de Trabajo en Bilbao y Barcelona y entre 1983 y 1989 fue magistrado de instrucción en el número 3 de Barcelona. En 1990 pasó a ser magistrado del juzgado de lo penal número 9. De 1993 a 1998 fue magistrado de la sección décima de la Audiencia Provincial de Barcelona. En junio de 1998 le hicieron presidente de dicha sección y en abril de 2011 regresó como magistrado número 30, por ser el candidato con mayor antigüedad.

> En la imagen, la portada de 'La Gaceta' de este miércoles.