LA VOZ LIBRE

LITERATURA CUBANA

Abilio Estévez afirma "siento nostalgia de todo, hasta de lo que no conozco"

Efe
2010-05-16 13:33:00

Barcelona.- Abilio Estévez, escritor cubano afincado en Barcelona, convierte su última novela, "El bailarín ruso de Montecarlo", en un homenaje a su ciudad adoptiva y en un canto a la nostalgia, un sentimiento que reconoce que le define: "Siento nostalgia de todo, hasta de lo que no conozco".

"Creo que la vida siempre es mejor donde no estoy", ha observado Estévez durante una entrevista con Efe, en la que ha opinado que el deseo de huir es algo que tiene en común con los personajes de sus novelas: "Mis personajes siempre están buscando otra realidad que, si no es la geográfica, es cultural".

Así, Constantino Augusto de Moreas, el protagonista de la última novela de Estévez, decide no presentarse a un congreso sobre José Martí que se celebra en Zaragoza y huye a Barcelona provisto de 327 euros y cincuenta céntimos en el bolsillo, un tomito reducido de las "Memorias de ultratumba" de Chateaubriand y la melodía de los "Pájaros de fuego" de Stravinski en la cabeza.

El protagonista de "El bailarín ruso de Montecarlo", que edita Tusquets, es "un hombre al que la vida no ha tratado bien y que ha hecho de la cultura su modo de vida" y que huye de su propia vida, algo de lo que es imposible huir, según Estévez: "Yo huyo, pero mis problemas, mis angustias y mis miedos van conmigo".

Igualmente, en novelas anteriores como "Tuyo es el reino", "Los palacios distantes" o "El navegante dormido", los personajes de Estévez escapan de una realidad que les agobia o que no pueden afrontar.

La huida de sus protagonistas es hacia el norte, porque, según observa con cierta ironía Constantino, "para un cubano el triunfo se halla inevitablemente en otro lugar, con frío. Inversamente proporcional: a menor temperatura, mayor triunfo" y "si se hace preciso prender la chimenea, es la apoteosis de la prosperidad", reflexiona el protagonista durante un paseo invernal por Montjuïc.

La primera novela que Estévez escribe desde que se afincó en Barcelona es también un homenaje a la ciudad que, según él, le salvó la vida, y lo ha explicado diciendo que en Barcelona "uno puede ser libre, y esta sensación no la tienes en La Habana", ciudad donde el escritor tenía la sensación de estar siempre vigilado: "Aquí puede que el Estado te vigile, pero uno no lo siente".

Al llegar a la estación de Sants, Constantino se deja sorprender por una ciudad que no conoce, explora la Rambla, el Raval y las calles y plazas con nombres de artistas: la de Pintor Fortuny, George Orwell, Jean Genet, Carmen Amaya e incluso la calle de Aviñón, que inspiró a Picasso para sus "Señoritas de Aviñón".

"El bailarín ruso de Montecarlo" es la historia de una huida, pero también la de la particular amistad que establece su protagonista con la propietaria del hostal del Raval en que se aloja, una mujer mezcla de la soprano italiana Adelina Patti y la novelista Emilia Pardo Bazán.

El protagonista descubre que, a pesar de las diferencias, la mujer gorda con "maquillaje de cantante imposible" y el intelectual cubano que cita compulsivamente a José Martí tienen algo en común, y es que, "cuando uno vive en una isla muy cerrada cree que la gente es muy diferente, y cuando uno sale al mundo ve que tenemos problemas parecidos, los mismos deseos y necesidades", ha dicho Estévez.

Tras una década en Barcelona, Abilio Estévez considera cerrada su etapa en Cuba y no se plantea volver: "Es como cuando vas por el canal de Panamá; hay una esclusa, se llena, el barco pasa, se llena la siguiente, pero ya no puedes volver atrás, igual que en la vida".

El escritor cubano tampoco descarta marcharse de Barcelona: "El camino es hacia adelante, puede que un día eche a andar hacia Montecarlo y no pare hasta llegar a Bucarest".

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook