LA VOZ LIBRE

ISRAEL-NUCLEAR

Israel ofreció cabezas nucleares a la Suráfrica del apartheid

Efe
2010-05-24 10:01:00

Londres.- Israel ofreció vender cabezas nucleares al régimen segregacionista surafricano en 1975, según documentos secretos que constituyen la primera prueba documental de la posesión de armas atómicas por el Estado judío.

Minutas de las reuniones celebradas por altos dirigentes de ambos países en 1975 indican, según informa hoy el diario británico The Guardian, que el ministro surafricano de defensa, Pieter Willem Botha, solicitó las bombas y su homólogo israelí Simon Peres, hoy presidente de Israel, se las ofreció "en tres tamaños".

Ambos políticos firmaron asimismo un amplio acuerdo que incluía una cláusula por el que se declaraba secreta la propia existencia de ese comprometedor documento.

El documento, descubierto por el académico estadounidense Sasha Polakow-Suransky mientras preparaba un libro en torno a la estrecha relación entre los dos países, prueba que Israel dispone del arma atómica pese a su política de "ambigüedad" por la que ni lo niega ni lo confirma.

Según The Guardian, las autoridades israelíes trataron de impedir que el Gobierno surafricano post-apartheid desclasificara el documento a solicitud de Polakow-Suransky.

Esa revelación cobra especial importancia esta semana en la que las conversaciones sobre no proliferación nuclear que se celebran en Nueva York se centran en la situación en Oriente Medio.

También echa por tierra la pretensión israelí de presentarse como un país "responsable" que en ningún caso abusaría de sus bombas nucleares, a diferencia de otros como el actual Irán.

Polakow-Suranksy ha dedicado al tema un libro titulado "The Unspoken Alliance: Israel's secrety alliance with apartheid South Africa", que se publica esta semana en Estados Unidos.

Según el autor, entre las personas que asistieron a aquella reunión el 31 de marzo de 1975 estaba el jefe del Estado mayor surafricano, el teniente general RF Armstrong.

Éste elaboró inmediatamente un memorándum que señalaba los beneficios que supondría para el país la obtención de los misiles Jericó armados con cabezas nucleares.

Poco más de dos semanas más tarde, el 4 de junio, Peres y Botha mantuvieron una reunión en Zúrich en la que se trató del proyecto Jericó, rebautizado Chalet.

Las minutas secretas de esa segunda reunión señalan que "el ministro Botha expresó su interés en un número limitado de unidades de Chalet siempre y cuando estuviese disponible la carga correcta".

Y sigue el documento: "El ministro Perez explicó que la carga correcta estaba disponible en tres tamaños. El ministro Botha expresó su gratitud y dijo que pediría consejo".

Según el periódico, la expresión "tres tamaños" se refiere supuestamente a los tres tipos de armas: convencionales, químicas y nucleares.

Israel no había recurrido al eufemismo, "carga correcta" para referirse a armas convencionales y refleja la sensitividad israelí en todo lo relativo a sus armas nucleares.

Eso sólo puede referirse a armas nucleares ya que el memorándum del teniente general surafricano Armstrong deja perfectamente claro que Suráfrica estaba interesada en los misiles Jericó sólo para transportar armas nucleares.

El acuerdo no llegó a firmarse finalmente en parte por el costo que suponía. Además, habría necesitado la aprobación final del primer ministro israelí, lo que no era del todo seguro, escribe The Guardian.

Suáfrica llegó a fabricar sus propias armas atómicas, posiblemente con ayuda israelí, pero la colaboración entre ambos países en materia de tecnología militar se intensificó a lo largo de los años.

Suráfrica suministro a Israel buena parte del uranio que este país necesitaba para desarrollar sus armas nucleares.

Los documentos confirman la versión del ex jefe naval surafricano Dieter Gerhard, encarcelado en 1983 por espiar a favor de la Unión Soviética.

Tras su liberación, Gerhard dijo que existía un acuerdo entre Israel y Suráfrica bautizado Chalet consistente en una oferta por el Estado judío de armar ocho misiles tipo Jericó con "ojivas especiales", término que, según aquél, se refería a las nucleares.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook